logo
Camarera tomando una orden. | Foto: Shutterstock
Fuente: Camarera tomando una orden. | Foto: Shutterstock

Jefe despide a mesera por llevarse las sobras del restaurante: al día siguiente le da todo su dinero - Historia del día

Vanessa Guzmán
26 oct 2022
01:20

El dueño de un restaurante se venga de una camarera que se negó a salir con él y la despide por llevarse las sobras a casa. Poco después, se arrepiente y le ruega que regrese.

Publicidad

Jorge era un hombre agradable. Era talentoso, exitoso y muy rico, pero a nadie realmente le gustaba. A sus clientes les encantaba su comida, pero sus empleados lo detestaban.

El hombre de cuarenta y siete años estaba acostumbrado a salirse con la suya, especialmente con las mujeres. Porque incluso si Jorge no era encantador, era muy guapo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Muchas mujeres pensaban que era del tipo fuerte y silencioso y, por lo general, se sentían decepcionadas por su sarcasmo. Era un hombre amargado con el mundo que lo rodeaba.

Una noche, estaba en uno de sus restaurantes cuando notó que una de sus camareras atendía a un cliente notoriamente difícil pero muy bueno. A pesar de que el hombre era desagradable, su sonrisa nunca vaciló.

De hecho, después de unos minutos, vio que el hombre le devolvía la sonrisa y asentía. Obviamente, se las había arreglado para darle la vuelta. Jorge notó que la mujer tenía una sonrisa encantadora.

No era joven ni particularmente hermosa, pero esa sonrisa la hizo brillar. Cuando ella pasó, Jorge la detuvo y se presentó. "¡Encantado de conocerlo, señor!", dijo con esa gloriosa sonrisa.

Publicidad

"Por favor, llámame Jorge", agregó. "¿Cuál es tu nombre?".

"Soy Daniela", contestó. "Empecé esta semana".

"Bueno, Daniela, ¿por qué no tomas una copa conmigo después de que cerremos?", dijo Jorge arrastrando las palabras. "Puedes hablarme de tu vida".

Daniela apartó la mirada rápidamente. "Lo siento, señor, me temo que no puedo, pero gracias por la invitación. Me siento muy halagada".

Lee también: Dueño de restaurante descubre que limpiadora guarda en secreto las sobras de las mesas para alimentar a sus hijos - Historia del día

Publicidad

¡Jorge no podía creer lo que escuchaba! ¿Esta mujer de mediana edad lo estaba rechazando? ¿A ÉL? ¿El guapo y rico Jorge? "¡Hay un cliente esperando en la mesa doce!", dijo con frialdad. "¡Deja de holgazanear y muévete!".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Jorge le preguntó a su gerente nocturno sobre Daniela, y el hombre la elogió. "¡Es inteligente, rápida y eficiente, y puede manejar a los clientes como nadie más!".

"Ya que estamos buscando un subgerente, es posible que desee vigilarla. ¡Tiene potencial!".

Pero Jorge no estaba interesado en lo más mínimo en promocionar a Daniela. Quería deshacerse de ella lo más rápido posible. En los ojos de Daniela, vio la sombra de otro hombre, un hombre rechazado. No quería recordar a ese hombre ni su pasado.

Comenzó a observarla cuando estaba en el restaurante y pasaba más a menudo durante su turno. Entonces, una noche, obtuvo exactamente lo que quería: una excusa para despedirla que el cariñoso gerente no pudo refutar. Atrapó a Daniela robando.

Publicidad

Entró en la cocina y vio a la camarera metiendo cuidadosamente un envase plástico en su bolso. "¡Daniela!", la llamó. "¡Por favor ven a mi oficina!".

Vio con satisfacción que Daniela se estremecía. ¡Sí, él quería que ella tuviera miedo! Cuando ella entró en su oficina, él estaba sentado detrás de su escritorio. "Por favor, abre tu bolso", dijo con una sonrisa desagradable.

Daniela se sonrojó vívidamente. Jorge estaba encantado de ver que ya no había brillo en ella. Con manos temblorosas, sacó dos envases de plástico de su bolso y las colocó sobre el escritorio.

Jorge abrió las cajas. Uno contenía restos de bistec y verduras, el otro un trozo de pastel de chocolate. "Estás despedida", alardeó.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

"Por favor", susurró Daniela. "¡Por favor, no! Esta comida iba a parar al basurero".

"Es mi comida", dijo Jorge. "Hago lo que quiero con ella, y no quería dártela".

Publicidad

Daniela parecía tan devastada como Jorge lo deseaba, pero él comenzó a sentirse incómodo. No estaba disfrutando esto tanto como había imaginado.

"Por favor", volvió a decir Daniela. "No entiendes...".

"Oh, cuéntame una historia triste", se burló Jorge. "¡Tu querida madre se está muriendo!".

"Mi hijo", dijo Daniela en voz baja, y el corazón de Jorge casi se detiene. "Mi hijo tiene leucemia y necesita tratamientos que no puedo pagar. He estado ahorrando en comida y me llevo las sobras a casa".

Jorge sintió como si le hubieran arrancado el suelo bajo los pies. "Tu hijo... tiene leucemia...", susurró. "¿Esto es cierto?".

Publicidad

Daniela sacó una foto de su bolso. Mostraba a un niño de ocho años en una cama de hospital luciendo una gran sonrisa, la versión masculina de la brillante sonrisa de su madre.

"Mi hijo", dijo Jorge, y su voz se quebró. "Mi hijo tenía leucemia. Él...". ¿Cómo podía explicarle a la mujer que estaba frente a él que una vez él había sido aún más pobre y más desesperado que ella?

Una vez, Jorge tuvo una esposa y un hijo, y aunque trabajaba medio tiempo en una pizzería mientras estudiaba y el dinero escaseaba, era feliz. Entonces, un día, su esposa llegó a casa con terribles noticias.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto:  Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Unsplash

Publicidad

Su pequeño hijo, Cristián, de solo cinco años, estaba terriblemente enfermo. Jorge dejó la universidad y comenzó a trabajar dos turnos completos en el restaurante, pero no importaba cuánto ganara, no era suficiente para cubrir las facturas médicas.

Y sin importar lo que hicieran los doctores, el pequeño Cristián no mejoraba. Jorge se encontró de pie frente al pequeño ataúd de su hijo, observando cómo el sepulturero arrojaba tierra sobre su bebé.

"¡PERDEDOR!", gritó su esposa. "¡Mi bebé está muerto y es tu culpa!". Esas palabras atravesaron a Jorge hasta el corazón. Un terrible sentimiento de culpa lo abrumó. El pequeño Cristián estaba muerto porque era un mal proveedor.

Publicidad

Había matado a su precioso bebé. Jorge no se dio cuenta de que las personas enojadas y adoloridas arremeten contra quienes las rodean cuando no pueden arremeter contra Dios. También se culpó a sí mismo.

Ahora, con Daniela de pie valientemente frente a él, recordó al hombre que había sido el padre del pequeño Cristián. Un hombre más amable. Respiró hondo, miró a Daniela a los ojos y dijo con voz suave. "Toma la comida. Hablaremos de eso mañana".

Daniela se sorprendió, pero se apresuró a obedecer. Necesitaba el trabajo desesperadamente, no solo por el dinero, sino también por el seguro. Al día siguiente, antes de fichar por su turno, Daniela fue al hospital a pagar algunas de sus cuentas.

Publicidad

"Totalmente pagado", dijo la mujer. "Puede tener el recibo".

¡Daniela no podía creerlo! ¡Debía decenas de miles de dólares por los últimos tratamientos de su hijo! Se apresuró al trabajo y la llamaron a la oficina del jefe.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Jorge estaba allí, sentado con el gerente. "Daniela", dijo. "Hemos decidido ascenderte. A partir de ahora serás asistente del gerente, con un aumento considerable y beneficios adicionales".

Daniela miró a los ojos de Jorge y vio compasión en ellos, vio a un hombre que le importaba. "Tú pagaste el hospital", preguntó ella. "¡Fuiste tú! Pero era demasiado dinero".

Lee también: Mujer confunde al dueño del restaurante por un mesero: lo trata como basura hasta que recibe la factura - Historia del día

"El dinero no es un problema para mí", dijo Jorge con desdén. "Pero tu hijo es precioso. Cuídalo, Daniela; es tu propio milagro personal". Su recompensa fue una de sus radiantes sonrisas, y se sintió especial por primera vez en mucho, mucho tiempo.

Publicidad

Por su parte, Jorge se sintió como el papá del pequeño Cristián otra vez.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La amargura puede ocultar un corazón roto: Jorge era un hombre enojado y amargado porque se culpaba a sí mismo por la muerte de su pequeño hijo.

Ayudar a otros puede sanar un corazón roto: Cuando ayudó a Daniela y a su hijo. Jorge comenzó a aceptar la muerte de su hijo. Empezó a sanar.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Papá soltero de 5 niños cuida a su anciana vecina: a cambio, un día recibe $25.000 para la educación de sus hijos - Historia del día

04 de octubre de 2022

Dos hombres ayudan a mamá primeriza a calmar a su bebé lloroso: al otro día ella se acerca a ellos en un vehículo policial - Historia del día

17 de agosto de 2022

Abogado mayor envía la noticia de su muerte a sus 5 hijos para determinar su heredero - Historia del día

26 de julio de 2022

Familia abandona a niño tras la muerte de su madre: años después lo ven saliendo de una limusina - Historia del día

04 de octubre de 2022

Conserje se entera de que su hija está saliendo con su jefe: un día el jefe se burla de él frente a su hija - Historia del día

24 de agosto de 2022

Madre en duelo vende cuna tras perder un embarazo: el comprador vuelve a su casa al día siguiente - Historia del día

07 de julio de 2022

Huérfana le muestra a hombre rico un dibujo de su abuela: él se desconcierta al ver la imagen de su madre - Historia del día

09 de agosto de 2022

Niño promete regar las plantas de la anciana cuando ella se muda a un asilo: halla una nota en la tierra - Historia del día

16 de agosto de 2022

Viudo adopta a niña con síndrome de Down: 20 años después, el padre biológico aparece en su boda - Historia del día

20 de septiembre de 2022

Papá se entera de que su hija pasa horas en la cocina de la escuela después de clases y va la oficina del director - Historia del día

20 de julio de 2022

Madre soltera con 3 hijos es despedida por ayudar a hombre en silla de ruedas: el hijo menor la ayuda a recuperar su trabajo - Historia del día

15 de septiembre de 2022

Mujer se sobresalta al ver a la prometida de su hijo: es la chica que ha estado buscando por 18 años - Historia del día

02 de octubre de 2022

Anciano es despedido de su trabajo de toda la vida: 1 mes después se convierte en dueño de la empresa - Historia del día

29 de septiembre de 2022

Niño cumple con la lista de tareas de su madre mientras ella trabaja: al otro día ella lo lleva a vivir con la abuela - Historia del día

03 de septiembre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2023 AmoMama Media Limited