logo
Shutterstock
Fuente: Shutterstock

Mujer confunde al dueño del restaurante por un mesero: lo trata como basura hasta que recibe la factura - Historia del día

Mayra Pérez
09 mar 2022
16:20
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Cuando una mujer arrogante maltrató al dueño de un restaurante tras confundirlo con un mesero, él decidió seguirle el juego y darle una gran lección.

Publicidad

Juan P. Marcano, de 79 años y propietario de un restaurante, había llegado a la capital cuando tenía 15 años. En ese entonces, todo lo que tenía eran unos pocos dólares y la confianza de que triunfaría en la vida, como le había prometido a su difunta madre.

Comenzó su carrera como lavaplatos en un pequeño restaurante, y después de unos años, la idea de convertirse en su propio jefe cruzó por su mente. Así que se inscribió en clases de negocios en un instituto cercano y luego abrió su propio restaurante.

Elegante salon de un restaurante. | Foto: Shutterstock

Elegante salon de un restaurante. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Su restaurante, que inicialmente había sido una estructura vieja y abandonada con un ambiente siniestro, se había convertido en un lugar para eventos de celebridades y fiestas de alto nivel.

El amable hombre de gran corazón y amplia sonrisa no podía creer lo lejos que había llegado. Y a pesar de haberse convertido en un millonario, aún se sentaba en la oficina trasera y se ocupaba de muchas tareas, como saludar a los visitantes y limpiar las mesas y los pisos si era necesario.

Una noche, estaba recibiendo a algunos clientes cuando ocurrió un percance: una mujer joven lo había confundido con el mesero y se estaba comportado en forma grosera con él.

Publicidad

“Espera, ¿qué acabas de decir? ¿Cómo que no? ¡¿Sabes quién soy?!”, le gritó Clara Bermúdez al Sr. Marcano. “Quiero una mesa ahora mismo, ¡y será mejor que la consigas!”.

“Lo siento, pero eso no es posible, señorita”, respondió suavemente el Sr. Marcano. “No damos mesas sin una reserva”.

Clara sonrió. “¿De verdad no tienes mesas libres o estás haciendo esto a propósito? Escucha, si crees que te voy a sobornar con unos dólares y luego rogaré por una mesa, ¡eso no va a suceder!”.

“Nunca haría eso, señorita; nos oponemos enérgicamente a ese comportamiento en nuestro restaurante. Tenemos una política de reservas y esperamos que todos la respeten”.

Publicidad
Rostro de una hermosa joven. | Foto: Pexels

Rostro de una hermosa joven. | Foto: Pexels

“¿Una política?”. Clara se echó a reír. “Escucha, puede que no lo sepas, pero soy amiga del dueño del restaurante. Así que puedes romper las reglas en esta oportunidad”, le dijo en voz baja.

Publicidad

El Sr. Marcano esbozó una ligera sonrisa. “¿Conoce al dueño, al Sr. Juan Marcano?”.

“¡Por supuesto que sí!”, dijeron las amigas de Clara en voz baja. “Esperamos que no le resulte demasiado difícil encontrarnos una mesa ahora”.

Pero el Sr. Marcano negó con la cabeza. “Lo siento, señorita, pero las reglas siguen siendo las mismas y no podemos dejarla entrar”.

En este punto, Clara perdió la calma. Sacó su teléfono y tomó una instantánea del Sr. Marcano sin su consentimiento. “¡Me aseguraré de enviar estas fotos a tu jefe y conseguir que te despidan! ¡Idiota!”.

Publicidad

“Me gustaría pedirle que elimine la imagen, y se abstenga de causar una conmoción aquí”, dijo cortésmente. “Por favor”.

“¿Por qué demonios borraría la foto?”, preguntó de mala manera Amanda, la amiga de Clara. “¿Quién te crees que eres? Tú no puedes darnos órdenes, pero nosotras sí a ti. ¡Pagamos a nuestros conductores más de lo que ganas en todo un año!”.

Ante eso, Clara y Amanda se echaron a reír, y su amiga, Raquel, siguió con los ataques. “¡Mira, sigue nuestro consejo y no seas tonto! ¡Solo consíguenos una mesa y soluciona el problema!”.

Un hombre mayor con un celular en la mano. | Foto: Pexels

Un hombre mayor con un celular en la mano. | Foto: Pexels

Publicidad

“Como dije anteriormente, eso no es posible”, respondió el Sr. Marcano, mostrándoles la salida. Pero Clara y sus amigas no habían terminado. Causaron una conmoción frente a todos, lo que obligó al gerente Frank Wilson a intervenir.

“Lo siento, pero ¿hay algún problema aquí, señoritas?”, preguntó, lanzando una mirada preocupada al dueño.

“¿Un problema? ¿Por qué has contratado a un viejo idiota que ni siquiera puede entender lo que digo? ¡Soy amiga del propietario! ¿Y no puede conseguirme una mesa? ¡¿Qué diablos le pasa?!”.

“Disculpe señorita…” Frank tragó saliva y se aclaró la garganta. “Creo que hay algún error, pero este hombre no es…”. Estaba a punto de revelar la verdad, pero el Sr. Marcano lo detuvo.

Publicidad

“Lo siento mucho, señor Wilson, parece que cometí un error”, dijo, volviéndose hacia el gerente. “Por favor, déjeme manejar esto. ¿Podrían seguirme, señoritas?”.

“¡No, no, no!”, replicó Clara. “Primero debes disculparte adecuadamente conmigo. ¡Chicas, graben su disculpa!”, les dijo a sus amigas.

En este punto, el Sr. Marcano podría haber revelado su identidad, pero sintió que la joven necesitaba que le enseñaran una lección. Así que se tragó la humillación porque había formulado un plan.

Juan Marcano le indicó a las mujeres que lo siguieran a una de las mesas más exclusivas y costosas del lugar, y ese fue el comienzo de su plan. Decidió atenderlas personalmente.

Publicidad

“Las primeras tres rondas corren por nuestra cuenta, como una disculpa por la forma en que las traté”, comentó mientras servía las bebidas. “¿Les gustaría hacer sus pedidos ahora? ¿O necesitan más tiempo?”.

Algunas mesas de un restaurante de lujo. | Foto: Pexels

Algunas mesas de un restaurante de lujo. | Foto: Pexels

Publicidad

“¡Ahora si te comportas como un buen mesero! Pediremos nuestras entradas ahora, y te informaremos más tarde sobre el plato principal”. El Sr. Marcano anotó las órdenes y se alejó.

Cuando pasaron 20 minutos sin que llegara la comida, Clara se impacientó. “¡Mesonero!”, gritó, un poco mareada en las dos primeras rondas de bebidas. “¿Dónde está nuestra comida? ¿Por qué diablos está tomando tanto tiempo? ¡Literalmente nos estamos muriendo de hambre!”.

“Lo siento, señorita, hoy tenemos un día ocupado. ¡Traeré el pedido en 5 minutos!”, dijo el hombre, preparándose para irse. “También traeré la tercera ronda de bebidas”, dijo con una sonrisa, mientras se marchaba.

Publicidad

Lee también: Anciano millonario finge ser ciego para decidir quién heredará su fortuna - Historia del día

A lo largo de la noche, el Sr. Marcano prestó atención personal a las tres mujeres y les trajo todo lo que ordenaron. Al final de la noche, las jóvenes estaban complacidas con el servicio y le prometieron al Sr. Marcano una buena propina.

Él les sonrió y dejó la cuenta sobre la mesa lentamente. Cuando las jóvenes la revisaron, quedaron impactadas. “¡3 mil dólares! ¿Estás loco?”, arremetió Clara.

“Eso no incluye los impuestos, señora. Y dado que estaban sentadas en nuestro salón de celebridades, me temo que también hay algunos cargos adicionales”.

Publicidad

“¿Qué?”. Clara y sus amigas se pusieron de pie de inmediato. “¡Mira, esto es demasiado! Nunca nos dijiste…”.

Tres amigas disfrutando de una cena en un restaurante. | Foto: Pexels

Tres amigas disfrutando de una cena en un restaurante. | Foto: Pexels

Publicidad

“Le expliqué que no teníamos mesas. Habíamos reservado esta mesa para uno de nuestros invitados, pero tuvimos que cancelarla en el último minuto. Oh, un momento... ¡Cometí un error!”, dijo tomando la cuenta.

“¿Qué dije? ¡Sabía que había un error! La cuenta nunca llegaría a…”.

“Olvidé agregar el cargo por los espaguetis. Oh, lo siento. Déjeme hacer una nueva factura”.

El rostro de Clara se puso pálido cuando escuchó eso. Sabía que ella y sus amigas no podían pagar, así que intentó usar el mismo truco.

“Oye, sabes que somos amigas del dueño. Estoy segura de que a él no le importará que cenamos aquí gratis por una vez. Podemos arreglarlo discretamente. ¿Cuál es el punto en crear un alboroto?”.

Publicidad

“Permítame confirmar eso, señora. Le pediré al Sr. Wilson que lo llame”. Llamó a Frank y le pidió que se comunicara con el “dueño del restaurante”. El gerente procedió a hacer la llamada y cuando sonó su teléfono, el Sr. Marcano sacó su celular del bolsillo. El rostro de Clara se desencajó.

“Muy buenas noches. Mi nombre es Juan Marcano y soy el dueño de este restaurante”, respondió sonriendo.

“Debido a que usted y sus amigas fueron irrespetuosas asumiendo que yo era un mesero, sé que habrían maltratado a cualquiera de mis empleados, así que paguen la cuenta y váyanse en silencio. Si no pueden, en la cocina hay muchos platos sucios, y están esperando ser lavados”.

Publicidad

Clara y sus amigas no tuvieron elección. Esa noche, tuvieron que lavar los platos para pagar la cuenta.

Una taza con café espumoso. | Foto: Unsplash

Una taza con café espumoso. | Foto: Unsplash

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

Serás tratado de la misma manera en que tratas a los demás. Clara y sus amigas insultaron al Sr. Marcano y finalmente recibieron un trato acorde a su indolencia.

A veces es necesario enseñarle a la gente una lección de la manera más difícil. El Sr. Marcano podría haberle dicho a Clara la verdad y haberle pedido que se fuera, pero decidió darle una lección después de presenciar su comportamiento irrespetuoso.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Te puede interesar: Colegas se burlan de joven empleado de geriátrico por encariñarse con una anciana - Historia del día

Este relato está inspirado en la historia de un lector y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Millonario ve a mujer sin hogar mendigando afuera de su tienda: la echa hasta que le ve la cara - Historia del día

17 de marzo de 2022

Dueño de tienda echa a un empleado por dar comida a gente sin techo: cambian roles meses después - Historia del día

21 de febrero de 2022

Mujer pobre paga los víveres de padre de dos hijos y recibe mansión de $2,1 millones a cambio días después - Historia del día

16 de marzo de 2022

Anciano pobre en una subasta gasta sus últimos $60 en vieja caja oxidada que lo convierte en millonario - Historia del día

08 de mayo de 2022