logo
Mujer en silla de ruedas. | Foto: youtube.com/DramatizeMe
Fuente: Mujer en silla de ruedas. | Foto: youtube.com/DramatizeMe

"No servimos a personas como usted": Discapacitada es rechazada en un restaurante y al día siguiente vuelve a pie - Historia del día

Vanessa Guzmán
01 nov 2022
07:50
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Una mujer en silla de ruedas entró en un restaurante, pero el mesero la rechazó con disgusto. Fue a su casa a cambiarse de ropa, regresó y la dejaron entrar. Pero la trataron terriblemente. Al día siguiente regresó, y asombró a todos con la verdad de su visita.

Publicidad

“Señora, no puede entrar”, le dijo un mesero a Fiona en la puerta de un restaurante en el centro de la ciudad. La ceja de la mujer se elevó.

“Tengo una reserva”, dijo ella.

“Sí, bueno, verá, es que no servimos a personas como usted aquí”, explicó el hombre, con tono despectivo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Personas como yo? ¿Qué significa eso?”, preguntó Fiona con calma. Sabía que el mesero quería rechazarla porque estaba en silla de ruedas. Pero ella quería ver lo que decía. Ella tenía un plan.

El hombre se humedeció los labios y se pasó una mano por la frente, exasperado. “No está vestida para este restaurante, señora”, dijo con los labios apretados.

“Ah, ¿eso es todo? No se preocupe. Me cambiaré y volveré”, dijo Fiona y se alejó rodando. Su casa estaba cerca.

Lee más: Mujer de talla grande es rechazada por los padres de su prometido: luego ellos le ruegan que se case con él - Historia del día

Publicidad

Unos minutos más tarde, estaba de vuelta y esperó a que el mismo hombre le dijera que no podía entrar. “Mire, joven. Me cambié de ropa. Ahora sí cumplo con el código de vestimenta, ¿verdad?”, dijo con tono burlón, pero el mesero no entendió su tono.

“Sí, señora. Adelante”, dijo él. Luego la hizo pasar de mala gana. Él comenzó a poner la mesa, aunque Fiona notó que lo estaba haciendo a regañadientes, arrojó el menú y se alejó.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Durante el resto de la comida, fue casi imposible llamar su atención o la de casi todos los demás en el restaurante. En cambio, una mujer joven, que parecía ser camarera, se le acercaba cada vez que llamaba. Le llevaba agua e incluso la ayudaba con los cubiertos.

Cuando Fiona pidió la cuenta, el mesero la ignoró y prefirió hablar con el cantinero o con otra camarera. “Supongo que no le gustan las propinas”, pensó la comensal con sarcasmo.

Pero la camarera llevó la cuenta. La mujer pagó rápidamente y le dejó $50 a la chica. Ella comenzó a empujar la silla de ruedas de su cliente para ayudarla a salir del restaurante, pero Fiona la detuvo.

Publicidad

“Joven”, dijo la mujer en silla de ruedas llamando la atención del mesero que la había recibido con rechazo. El hombre tuvo la audacia de torcer los ojos y mirarla con impaciencia.

“Esto no ha terminado”, continuó ella. El mesero la ignoró y volvió a lo que estaba haciendo, y Fiona salió rodando del lugar.

El día siguiente, la mujer se vistió de punta en blanco porque iba al mismo restaurante esa noche. Pero esta vez, no usó una silla de ruedas. Se vistió con su ropa de negocios más elegante, añadió sus mejores accesorios y se puso un poco más de maquillaje.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Llegó al lugar y fue recibida por el mismo mesero del día anterior. Pero obviamente no la reconoció. La guio alegremente a una mesa y la atendió con mucha amabilidad.

“Mi nombre es Javier, y seré su mesero por la noche. ¿Quiere algo de beber?”, preguntó él, y Fiona sonrió al saber finalmente su nombre.

Pidió una botella del vino más caro del lugar, pero detuvo al hombre cuando vio a la camarera del día anterior. “¿Cómo se llama esa chica?”.

“Ah, Sarah, creo. Ella es nueva aquí”, dijo Javier, un poco confundido, pero hoy estaba siendo muy servicial. “Iré a buscar su vino mientras examina nuestro menú”.

Publicidad

Fiona comió y bebió como si no hubiera pasado nada, pero cuando Javier llevó la cuenta, pidió algo. “Joven, ¿puede decirle al gerente que venga aquí? Y me gustaría que usted lo acompañara”.

“Claro”, respondió Javier, tragando saliva. Fiona lo vio sonreír como si estuviera teniendo la idea de que ella iba a elogiarlo ante su jefe.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando llegó el gerente, el Sr. Garrido, ella se presentó. “Ah, Sra. Díaz. ¡Por supuesto! Es muy bueno verla”, dijo y se volvió hacia Javier. “Ella va a comprar el restaurante. Javier aquí es uno de los mejores en el personal. Me alegro de que la haya atendido hoy”.

Ambos le sonreían ampliamente, pero Fiona negó con la cabeza. “No estoy contenta. Vine aquí ayer y recibí un trato extremadamente diferente de este hombre”, comenzó la mujer, levantando las cejas hacia Javier.

“¿Qué? No la recuerdo”, respondió él, frunciendo el ceño.

“Yo era la mujer en la silla de ruedas”, reveló, y los ojos del mesero se abrieron como platos. El gerente estaba muy confundido. “Primero, me dijo que no estaba vestida correctamente, y luego, cuando me cambié de ropa y regresé, se negó a atenderme adecuadamente, y sé por qué”.

Publicidad

“Él no soporta a los discapacitados y pensó que yo no era nadie. Otros miembros del personal me ignoraron también”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El Sr. Garrido miró a Javier y comenzó a disculparse profusamente. “¿Hay algo que pueda hacer por usted ahora?”.

“Sí, haré revisión de todo el personal. Están todos despedidos, y usted también, Sr. Garrido. Porque estoy segura de que Javier aprendió este comportamiento de sus superiores”.

“No quiero gente así en mi restaurante”, dijo la mujer, poniéndose de pie y arrojando su servilleta de tela sobre la mesa. “Ah, excepto esa camarera. Sarah puede quedarse”.

Fiona salió, dejando a los hombres con la boca abierta. Ella mantuvo su promesa. Casi todo el personal fue reemplazado, excepto Sarah.

Publicidad

Cuando contrató a gente nueva, los entrenó para tratar a todos con respeto, a pesar de trabajar en el restaurante más elegante de la ciudad.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Todos merecen respeto sin importar su género, estado, discapacidad, orientación, etc. Javier trató horriblemente a Fiona por estar en una silla de ruedas y no parecer una persona con dinero, y aprendió una dura lección.
  • Es esencial contar con personal que honre tus valores. Como propietaria de un negocio, Fiona creía en tratar a todos con cortesía. Tuvo que despedir a algunas personas para mejorar su restaurante.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Lee también: Pobre anciana es rechazada de la clase ejecutiva hasta que foto del piloto se cae de su cartera - Historia del día

Publicidad

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Puedes dejar tu mensaje en la sección de comentarios y suscribirte a AmoMama para leer las mejores historias en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Dueño de restaurante invita a anciana y a su perro a mesa VIP después de que mesero los echara a la calle - Historia del día

29 de agosto de 2022

Mesera renuncia a su almuerzo por un anciano mal vestido que huele mal: ve a su jefe abrazándolo - Historia del día

01 de septiembre de 2022

Un mes antes de convertirse en millonaria, mujer pobre estaba hurgando en la basura - Historia del día

13 de julio de 2022

"Pareces un barril", mesero se burla de mujer de talla grande hasta que ve a su jefe besándola - Historia del día

20 de julio de 2022

Mesera ve a un hombre sospechoso entrar al café con una niñita que luce incómoda y decide permanecer cerca - Historia del día

06 de julio de 2022

Mujer le compra una hamburguesa a niño pobre y hambriento: toda su familia va a su casa al otro día - Historia del día

16 de julio de 2022

Mamá da en adopción a hija en silla de ruedas: 18 años después la ve bajarse de auto de lujo y caminar - Historia del día

08 de agosto de 2022

Madre soltera de dos hijas no puede pagar sus hamburguesas: "Su factura ya fue pagada", escucha - Historia del día

02 de septiembre de 2022

Jefe despide a mesera por llevarse las sobras del restaurante: al día siguiente le da todo su dinero - Historia del día

26 de octubre de 2022

Mesera envía nota de agradecimiento en lugar de la factura a dos bomberos: al día siguiente van a su casa - Historia del día

25 de julio de 2022

Mesera alimenta a un mendigo y a su perro: "Cambiaste mi vida", le dice él cuando aparece vistiendo un traje fino - Historia del día

29 de octubre de 2022

Chico rompe con su novia por $25.000: años después se entera de que tienen un hijo - Historia del día

25 de agosto de 2022

Niñera se burla y hace llorar a la niña hasta que su mamá llega a casa antes de lo habitual - Historia del día

26 de octubre de 2022

"Estás despedido, viejo", le grita encargada al empleado de la limpieza, sin saber que él será su jefe al día siguiente - Historia del día

20 de octubre de 2022

logo

AmoMama crea contenido interesante y útil para mujeres. En Amomama recogemos y contamos historias de gente de todo el mundo.

Creemos firmemente que la historia de cada ser humano es muy importante y ofrece a nuestra comunidad una oportunidad para que ninguna mujer se sienta sola en sus sueños, creencias y sentimientos. Nuestro contenido toca los corazones y no deja indiferente a nadie.

InstagramFacebookYoutube
© 2022 AmoMama Media Limited