logo
Novia llorando. | Foto: Flickr/quinn.anya (CC BY-SA 2.0)
Novia llorando. | Foto: Flickr/quinn.anya (CC BY-SA 2.0)

"Ojalá estuvieras aquí papá", llora novia huérfana y se sorprende cuando un grupo de policías llega a la boda - Historia del día

Vanessa Guzmán
23 nov 2022
04:30

El padre de Charlotte respiró por última vez sin llegar a ver a su hija como novia. Cuando ella se derrumbó por el baile de padre e hija que nunca tendría, un grupo de extraños la distrajo y se colaron en su boda.

Publicidad

En el momento en que Arthur vio por primera vez a su hermosa niña, ella se convirtió en su mundo. Él y su esposa, Briana, compartieron un momento de pura felicidad al tener entre sus brazos a la recién nacida.

Arthur siempre había querido una niña, y había pensado en un nombre años antes de que Briana estuviera embarazada. "Charlotte", la llamó y vio que sus ojos seguían su voz.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Arthur y Briana se encontraron disfrutando de los simples placeres divinos de la paternidad. Por supuesto, también hubo desafíos. Algunas noches, Briana estaba demasiado cansada para atender a Charlotte, mientras que Arthur trabajaba horas extras como sheriff en la comisaría local.

Pasaron tres años felices, tres cumpleaños, tres vacaciones y tres navidades en su nuevo mundo. Ese fue todo el tiempo que Briana pudo estar cerca de su hija.

Publicidad

Poco después del tercer cumpleaños de Charlotte, Briana sufrió un paro cardíaco y respiró por última vez sin despertar a su esposo ni a su hija para despedirse...

El mundo de Arthur se había derrumbado a su alrededor, y en medio de todos sus pedazos estaba su pequeño ángel sin madre, Charlotte. Era demasiado pequeña para entender que ya no tenía a su madre. Pero Arthur estaba decidido a prepararla para vivir con el vacío que quedaba en su vida del que pronto se daría cuenta.

Y sabía que mimarla no iba a ayudar. Tenía que endurecerla, hacerla fuerte para enfrentar las curvas que la vida le presentaría.

"Charlotte, recuerda, ¡eres fuerte, eres inteligente, eres feroz!". Ese era el eslogan que Arthur imprimía en la mente de su hija todas las mañanas, lloviera o hiciera sol.

"¿Qué está pasando? ¿Alguien hizo algo malo? ¿Estamos en algún tipo de problema?", preguntó Charlotte con nerviosismo.

Arthur le enseñó a su hija a ser indómita por el mundo y a ser disciplinada en las cosas más pequeñas de la vida, como hacer la cama y lustrar sus zapatos.

Publicidad

Él le enseñó a tratar de solucionar sus propios problemas. "Recuerda: fuerte, amable y feroz, niña. No siempre estaré cerca para arreglarte las cosas solo porque soy el sheriff. Escucha la voz que mamá dejó en tu corazón y síguela".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Durante muchos años, Charlotte conoció a Arthur como un hombre que era más estricto en casa que en el trabajo como sheriff. Pero también había visto la ternura de su corazón.

Él también estaba allí, acariciándole el cabello y cantándole durante las noches en que estaba enferma. Abrazándola cuando lloraba, extrañando a su madre y, finalmente, esperándola despierto para asegurarse de que llegara a casa a salvo de una cita o un retraso en su turno de trabajo.

Publicidad

La hijita de Arthur ya no era tan pequeña, y ella era la más aterrorizada el día que trajo a casa al hombre con el que quería casarse…

"¡Papá, conoce a Antony!", dijo y rápidamente se excusó para ir al baño.

"¡Espero que le guste a papá! Espero que papá no me odie por... crecer de repente. Espero que no esté demasiado asustado por mí, o triste porque lo dejaré pronto, o triste porque él pueda vivir una vida solitaria entre estas paredes después de que me vaya...". Antes de que Charlotte se diera cuenta, había estado en el baño durante casi una hora.

Su padre finalmente llamó a la puerta. "¡Charlotte! Ya puedes dejar de esconderte, cariño. ¡Tu chico y yo hemos terminado de hablar!".

Charlotte abrió la puerta con manos temblorosas, sin saber qué esperar.

Y encontró a Antony arrodillado en la sala de estar, esperando para proponerle matrimonio.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¿Qué pasó papá?", preguntó Charlotte, apenas capaz de hablar a través de las emociones abrumadoras.

"¡Él dijo que sí!", agregó Antony, sonriendo y haciéndola reír.

La fecha estaba fijada y Arthur estaba demasiado emocionado por el gran día de su hija como para ocultarlo. Les había dicho a todos sus colegas en su lugar de trabajo y, a veces, se las arreglaba para decirles a amigos distantes y extraños en la calle: "¡Mi hermosa hija se va a casar!".

En su corazón, sabía lo emocionada que habría estado la madre de Charlotte.

"Hice todo lo que pude para criarte bien, Charlotte", dijo Arthur, sosteniendo la mano de su hija en la iglesia una semana antes de la boda. "Estás lejos de ser perfecta, pero tienes la honestidad de tu madre y su corazón amoroso. ¡Y ella habría estado orgullosa de la mujer en la que te has convertido! Lo siento si fui demasiado estricto contigo a veces...".

"No tienes nada por lo que disculparte. Eres el hombre que me crio para ser una mujer en un mundo de hombres, papá. Sé que pusiste tu sangre, sudor y lágrimas para criarme. Y sé que sacrificaste mucho para estar conmigo. Te amo por todo eso, papá. ¡Y siempre seré tu niña!".

Publicidad

Se sentaron en el banco vacío de la iglesia, hablando con el corazón durante horas. Gracias a Dios que lo hicieron.

Porque más tarde, ese día, Arthur y su equipo estaban en medio de un tiroteo en las afueras de la ciudad, tratando de atrapar a un criminal buscado. Atraparon al tipo, pero Arthur recibió una bala en el pecho y falleció haciendo el trabajo que amaba.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

"Charlotte, cariño, pospongamos la boda si necesitas tiempo para llorar. La gente entenderá...", dijo Antony, tratando de consolar a su prometida, dos días antes de que se casaran.

"Eso no es lo que papá querría", precisó Charlotte y se secó las lágrimas. "Estaba tan emocionado por esta boda...".

Publicidad

Cada vez que Charlotte quería derrumbarse y llorar, recordaba el eslogan de su padre. "¡Eres fuerte, eres inteligente, eres feroz!".

Entonces, el día de su boda, no lloró cuando se arregló y no pudo preguntarle a su padre cómo se veía. No lloró cuando caminó por el pasillo de la iglesia hacia el altar con una foto enmarcada de su padre. Pero cuando llegó el momento del baile padre-hija, no pudo contener las lágrimas.

"¡Esto es tan tonto!". Ella se rio entre lágrimas, mientras sostenía el micrófono con manos temblorosas.

"Le prometí que iba a ser fuerte hoy, y ahora estoy llorando como una niña. ¡Ojalá estuvieras aquí, papá! Y sé que me extrañas terriblemente porque pasaste un mes entero tratando de elegir la canción perfecta y todo lo que significaba este baile para ti".

La hermosa novia se derrumbó y todos los invitados presentes también derramaron lágrimas. Hasta que vieron a una multitud de hombres y mujeres inesperados irrumpir en la fiesta.

Era un grupo de 12 policías en uniforme, caminando con rostros serios directamente hacia la novia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

"¿Qué está pasando? ¿Alguien hizo algo malo? ¿Estamos en algún tipo de problema?", preguntó Charlotte con nerviosismo.

“Hola, Charlotte. ¡Felicitaciones por el día de tu boda! Lamento irrumpir así, pero tenemos una solicitud", dijo el hombre que parecía estar a cargo, mirando a una confundida Charlotte.

Uno por uno, los policías explicaron que eran antiguos colegas de Arthur y él le había contado todo sobre la boda. "¡Especialmente sobre el baile padre-hija! ¡Él no se callaba! Al igual que no dejaba de hablar de ti y lo orgulloso que estaba de su hija cada día", reveló un colega.

"¡Siempre serás la niña de tu papá, incluso después de su muerte!", dijo otro anciano policía con lágrimas en los ojos.

"Está bien que llores, niña. ¡Hoy, de todos los días, puedes ser valiente y vulnerable al mismo tiempo!", añadió el hombre de mayor rango en la tropa, agarrando su mano.

"Y dado que nuestro Arthur no está aquí para bailar esa canción especial para ustedes, pensé en preguntarte en su nombre: ¿Podemos tener este baile contigo, jovencita?", consultó el jefe, poniendo su mano hacia adelante.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Charlotte estaba llorando y le tomó un minuto poder decir "¡Sí!".

Mientras bailaba con los hombres que conocían a su padre como el mejor sheriff y mentor, vio algo en sus ojos: era un atisbo del amor de su padre por ella en cada uno de ellos.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El amor de un padre por su hija es infinito: Arthur hizo todo lo que pudo para criar bien a su hermosa hija y convertirla en una mujer fuerte, especialmente después de la pérdida de su madre.
  • Sé un arcoíris en la nube de alguien: Los colegas de Arthur sabían cuánto significaban para él la boda y el baile. Y se preocuparon lo suficiente como para presentarse y cumplir su deseo de la manera que pudieron.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta pieza está inspirada en historias de la vida cotidiana de nuestros lectores y escrita por un escritor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes son solo para fines ilustrativos. Comparte tu historia con nosotros; tal vez cambie la vida de alguien. Si desea compartir su historia, envíela a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer engaña al padre discapacitado de su novio - Historia del día

11 de abril de 2024

34 Invitados de boda de pesadilla que arruinaron por completo el gran día

23 de enero de 2024

Mi hija recién adulta estuvo a punto de casarse con un viejo, me escandalicé hasta que descubrí la verdad - Historia del día

09 de abril de 2024

4 historias reales de padres que se negaron a pagar la boda de sus hijos

27 de febrero de 2024

Sorprendí a un hombre en nuestro armario y al principio sospeché que mi mujer me engañaba, pero la verdad fue mucho más impactante

25 de abril de 2024

3 historias desgarradoras en las que padres solteros se enfrentaron a lo peor

09 de abril de 2024

Hija desaparece, papá rastrea su teléfono y pierde el don del habla - Historia del día

17 de enero de 2024

Mesera nota que la novia actúa raro en su propia boda, luego encuentra una nota en su bolsillo - Historia del día

12 de abril de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024

Mi única hija me desinvitó en la víspera de su boda: "No mereces estar en mi vida"

22 de marzo de 2024

Mi hija pequeña destapó accidentalmente el secreto de mi marido - Su revelación me dejó pálida

18 de abril de 2024

Un padre prohíbe a su hijo que sea bailarín y más tarde recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

05 de marzo de 2024

En la primera noche después de la boda, mujer recibe una prueba que desvela el terrible plan de su marido

22 de marzo de 2024

Mujer es infiel delante de suegro discapacitado - Historia del día

28 de marzo de 2024