logo
Señora mayor con bastón entra a una tienda departamental | Foto: Getty Images
Señora mayor con bastón entra a una tienda departamental | Foto: Getty Images

"¡Fuera, vagabunda!": Guardia de una tienda de lujo impide el paso a una anciana hasta que siente un fuerte golpe en el hombro - Historia del día

Guadalupe Campos
10 mar 2023
19:00

Rose rompe a llorar cuando un grosero guardia de seguridad de una tienda la acompaña hasta la puerta de unos grandes almacenes de lujo. Cuando ya piensa que su día no puede ir peor, un hombre le da un golpecito en el hombro al guardia y se hace cargo de la situación.

Publicidad

Rose se detiene en la entrada de una grandiosa tienda. Es dolorosamente consciente de su raído abrigo y de las suelas sueltas de sus zapatos, que se despegan de la parte superior. Todo el mundo que entraba o salía de la tienda iba bien vestido con ropa de marca.

"No pertenezco a este lugar", murmuró Rose.

Las miradas de la gente que se cruzaba con ella daban a entender que estaban de acuerdo. Un hombre torció los labios y la miró de reojo. Una mujer arrugó la nariz y se apartó como si Rose, que era pobre pero pulcra, apestara.

Rose suspiró. Pensó en marcharse, pero sólo por un momento. El Sr. Rogers la estaba esperando. Nunca había llegado tarde a una cita en más de sesenta años y no pensaba hacerlo ahora. Se acercó a las puertas automáticas y entró.

La tienda era inmensa. Le recordó al almacén en el que trabajaba su difunto marido, pero mucho más lujoso. Paseó por un camino de exuberante alfombra que salía de la entrada. Se detuvo a admirar un bolso cuando oyó que alguien gritaba.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Rose se giró y vio a un guardia de seguridad que corría hacia ella. El miedo se apoderó de su pecho. ¿Había un ladrón en la tienda? ¿Estaba en peligro? Miró a su alrededor pero no vio a nadie sospechoso.

"Fuera de aquí". El guardia de seguridad agarró a Rose por el brazo.

"Este es un establecimiento de lujo y tú no perteneces aquí. Fuera, vagabunda".

Rose no podía creer lo que oía. Otros compradores los miraban ahora, y Rose sintió que un rubor le subía por el cuello.

"El señor Rogers me ha invitado", le dijo al guardia de seguridad mientras la acompañaba de vuelta a las puertas automáticas de la entrada.

El guardia se rio. "No sé cómo una vagabunda harapienta como usted conoce ese nombre, pero yo no nací ayer. El Sr. Rogers ni se limpiaría los zapatos con una basura como tú".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

A Rose se le saltaron las lágrimas. Nunca nadie había sido tan desagradable con ella. Quería defenderse, pero ¿qué podía decir cuando su aspecto la desmentía? Era cierto, su guardarropa ya pedía recambio.

Una mano apareció en el hombro del guardia de seguridad y le dio un golpecito lo bastante fuerte como para que el hombre se estremeciera. Se dio la vuelta y Rose vio al Sr. Rogers de pie detrás del guardia.

"Estás despedido", le dijo el Sr. Rogers al guardia con una sombría sonrisa. "Alguien tan cruel como usted no es bienvenido en mi nómina".

El guardia y todos los clientes que estaban cerca observaron sorprendidos cómo el Sr. Rogers se acercaba a Rose y le pedía perdón por la grosería del guardia. Luego le cogió la mano y la besó en la mejilla.

"Te mereces sentirte como una reina en esta tienda, porque eso es exactamente lo que eres", le dijo Rogers.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Unos días antes...

Rose intentó no mirar fijamente al hombre familiar que estaba en la cola junto a ella en el supermercado. Sin embargo, no sabía de dónde lo había reconocido, así que siguió echando miradas furtivas al joven.

Se giró un poco y se apartó el pelo rubio de la frente. Rose observó una cicatriz sobre su ceja derecha y, de repente, las piezas encajaron.

Buscó en su cartera y sacó una fotografía. En ella, su hijo fallecido estaba junto a uno de sus compañeros de armas. Ambos vestían uniforme y se abrazaban. Detrás de ellos, el desierto iraquí se extendía hacia el horizonte.

Rose miró al camarada de su hijo en la foto y luego volvió a mirar al hombre de la cola. Lo hizo varias veces antes de hacerse a un lado y darle un golpecito en el codo.

"Disculpe".

Rose levantó la foto para mostrársela al hombre. "Es usted, ¿verdad?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Johnathan había estado soñando despierto cuando sintió que la mujer le tocaba el codo. Cuando bajó la vista, se sorprendió tanto al ver la foto que se le cayó la cesta de la compra.

"Sí, somos Tristán y yo. Era mi mejor amigo". Miró más de cerca a la mujer. "¿Quién eres?"

Ella le dedicó una leve sonrisa. "Soy la madre de Tristán".

"Oh." Johnathan inmediatamente tomó su mano entre las suyas. "Me alegro mucho de conocerla, señora. Su hijo era un gran hombre. Todavía pienso en él todos los días".

La mujer apretó los labios y asintió. "Yo también pienso en él. Todos lo echamos mucho de menos".

La cajera llamó entonces a la mujer, interrumpiendo su conversación. Johnathan quería decirle muchas cosas más. Observó cómo ella colocaba unos cuantos artículos en el mostrador para que la cajera los cobrara. La mayoría eran artículos baratos y de baja calidad.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Empezó a sacar calderilla de un monedero para pagar sus compras, y Johnathan sospechó que la mujer tenía problemas económicos. Su suposición se confirmó cuando ella pidió a la cajera que le devolviera la leche.

"Ya la pago yo". Johnathan se adelantó y presentó su tarjeta a la cajera. La mujer mayor se opuso, pero él insistió.

Fuera, Johnathan cogió las bolsas de la compra de la mujer. "Yo se las llevo", dijo. "Me alegro mucho de haberla encontrado hoy, señora. Venía pensando en buscar a la familia de Tristán, pero no estaba seguro de que fuera buena idea acercarme."

"¿Por qué?" La mujer frunció el ceño. "Y por favor, llámame Rose".

"Bueno, Rose, siento que tengo mucho que decir y sin embargo no tengo ni idea de cómo decirlo".

Se esforzó por mirarla mientras seguía a Rose hasta su coche. "La guerra... fue uno de los peores momentos de mi vida y Tristán... Yo estaba con él cuando sucedió".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Rose le puso suavemente la mano en el brazo. "Debió ser horrible para ti".

"Lo fue. Cuando se me acabó el tiempo, no soportaba volver a casa. Viajé por el sur de Asia, Filipinas, Indonesia y Australia. Conocí a gente estupenda por el camino, y algunos me ayudaron a sentirme más como la persona que era antes de la guerra."

Johnathan suspiró. "Volví hace poco más de un año y compré un negocio. También empecé a ver a un terapeuta. Pero, ¿y tú, Rose?".

"Me las he ido arreglando". Rose abrió el maletero de un coche viejo. "Me mudé con mi nuera para ayudarla con los niños. Tiene dos trabajos para mantenerlos. Yo no tengo mucho en este mundo, pero ayudo en lo que puedo". Entonces le sonrió. "Ojalá Tristán pudiera ver crecer a sus hijos".

"Estaba tan orgulloso de su familia", dijo Johnathan en voz baja. Volvió a mirar los comestibles y el viejo coche de Rose y supo que tenía que hacer algo por ella.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

"¿No me acompañas a cenar la semana que viene?". le preguntó Johnathan.

Sugirió un restaurante que había descubierto hacía unos meses. Rose abrió los ojos sorprendida y negó con la cabeza.

"No puedo ir", respondió. "No tengo nada que ponerme para ir a un sitio tan elegante".

"Por favor, Rose". Johnathan metió la compra en el maletero y tomó las manos de Rose entre las suyas.

"Te debo al menos esto, por Tristán. Yo no estaría aquí hoy si no fuera por él".

Rose le miró con el ceño fruncido. "¿Qué quieres decir?"

Johnathan inclinó la cabeza mientras la culpa que tanto le había costado resolver se apoderaba de él una vez más. "Tristán murió por mi culpa".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Eso no puede ser cierto", replicó Rose. "Me dijeron que hubo una emboscada".

Johnathan asintió. Le contó cómo los enemigos aparecieron de la nada y atacaron su convoy, sobre las bombas y los gritos que siguieron. Los sonidos habían perdurado en sus pesadillas desde aquel día.

"Tristán me sacó del transporte. Encontró un edificio y me hizo guardia, me prestó primeros auxilios". Johnathan se tragó el nudo que tenía en la garganta. "Me mantuvo con vida, y cuando nos rodearon... luchó hasta el final. Usó su cuerpo para protegerme".

Aún recordaba el momento en que Tristán se desvaneció y se dio cuenta de que su amigo había desaparecido. Las horas que pasó esperando a que una unidad lo recuperara fueron insoportables. Pero ese dolor quedaba entre él y su terapeuta. Rose ya estaba llorando, y él no veía la necesidad de alterarla más.

"Por favor, acompáñame a cenar la semana que viene. No te preocupes por la ropa. Tengo una gran tienda en la ciudad. Ven mañana y coge lo que quieras; yo invito. Si el personal tiene alguna pregunta, dígales que el Sr. Rogers le ha invitado personalmente".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

El día de hoy...

Rose salió del vestuario y se miró en el espejo. Hacía varios años que no se compraba ropa nueva, y eso que había sido para sustituir un par de calcetines que ya no podía zurcir. Nunca había soñado que se pondría un vestido así.

"Luces fantástica", dijo Johnathan. Miró su reloj. "Siento interrumpir, pero tengo que asistir a una reunión importante".

Johnathan se volvió hacia la joven ayudante que estaba cerca. "Por favor, asegúrate de que esta maravillosa mujer tenga unos zapatos a juego con su nuevo vestido. Y cualquier otra cosa que pueda necesitar. Algo de ropa nueva para sus nietos, quizás".

"¿No será mucho?".

"En realidad, no está ni cerca de ser suficiente", dijo Johnathan, y la miró con seriedad.

"Y a partir de ahora, quiero que me hagas saber si hay algo que tú y el resto de la familia de Tristán necesiten. Lo menos que puedo hacer por él es asegurarme de que su familia esté a salvo y sea feliz."

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Rose le tomó la palabra a Johnathan. Escogió ropa y zapatos nuevos para los niños y su nuera, María. Cuando llegó a casa y le entregó la ropa a María, la mujer rompió a llorar.

"Tristán debe de estar cuidando de nosotros desde el cielo", dijo María. "¿Cómo si no íbamos a tener tanta suerte?".

Rose la abrazó y las dos mujeres se sentaron en silencio. Ambas contemplaron su terrible pérdida y las penurias que habían soportado desde la muerte de Tristán.

"Sí que somos afortunadas", dijo Rose al cabo de un rato. "Siento que ese día estaba destinada a conocer a Johnathan en el supermercado".

"Yo también lo creo". María se secó los ojos. "Parece que pasó por un infierno cuando murió Tristán. Sólo puedo imaginar las cicatrices que la experiencia dejó en el corazón de ese pobre hombre".

Rose asintió. Ella había visto la mirada atormentada en los ojos de Johnathan. Era una mirada que conocía de su juventud, con los jóvenes que volvían de Vietnam. Rose se dio cuenta entonces de que la guerra dejaba cicatrices no sólo en el cuerpo, sino también en los corazones y las mentes de todos los que sobrevivían a ella.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Rose se reunió con Johnathan para cenar la semana siguiente. Hablaron durante horas sobre Tristán y sus recuerdos de él. Fue triste para ambos, pero también sanador.

Poco después, Rose presentó a Johnathan a la viuda y los hijos de Tristán. Pronto le visitó semanalmente para llevarle regalos y artículos de primera necesidad. Al cabo de un año, Johnathan era como un miembro más de la familia.

Todavía había noches en las que Johnathan se despertaba sudando a causa de las pesadillas, pero se consolaba sabiendo que Tristán seguramente los miraba a todos con una sonrisa.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Tratar a todas las personas con cortesía y respeto. Aunque Rose no iba bien vestida, el guardia de seguridad no debería haberla insultado tanto. La juzgó por su aspecto sin saber nada de ella.
  • La amabilidad puede abrir la puerta a la curación. Cuando somos amables con los demás, no solo mejoramos la vida de otra persona, sino que también abrimos nuestros corazones a la bondad de este mundo.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad