logo
Un soldado frente a una casa. | Foto: Getty Images
Un soldado frente a una casa. | Foto: Getty Images

Veterano regresa a casa de la guerra: vecino le advierte que no entre - Historia del día

Un veterano regresó a casa tras pasar meses en tierra extranjera. Estaba a punto de entrar en su vivienda, ansioso por ver a su esposa, cuando su vecino le advirtió que no lo hiciera. “Será mejor que no entres”, le dijo el anciano vecino.

Publicidad

“El olor de tu perfume favorito aún está fresco en mi memoria. Recuerdo claramente lo hermosa que lucías con ese vestido rojo cuando te vi hace 228 días. Te conocí antes de partir a la guerra, pero no sabía que no te vería pronto. Espero que nos veamos pronto”, escribió Anthony en su pequeño cuaderno, entrecerrando los ojos porque la celda de la prisión no era el lugar perfecto para leer y escribir.

Hacía frío y el sol casi se había puesto cuando Anthony escribió sus sentimientos. Le gruñía el estómago y no recordaba cuándo había comido. La última vez que vio su casa en Estados Unidos fue hace 228 días, cuando se marchó a la guerra.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Anthony siempre había soñado con alistarse en las fuerzas armadas desde que era un niño, pero no tenía idea de que el destino lo llevaría a un punto en el que se cuestionaría la elección de sus sueños. No sabía en qué país estaba ni qué día era. Lo único que sabía era que tenía que seguir vivo para reencontrarse con su esposa.

Publicidad

Poco después de despedirse de ella, Anthony se unió a sus compañeros y viajó a otro país para la guerra. Confiaban en su victoria, pero la estrategia de última hora del enemigo les hizo perder, y se convirtieron en prisioneros de guerra.

Unas semanas después, Anthony vio la luz del día por primera vez en meses, cuando un soldado del bando enemigo le pidió que saliera. Al salir de su estrecha celda, entrecerró los ojos intentando reconocer dónde estaba.

“¡Date prisa!”, le gritó un hombre enfadado, diciéndole que caminara hacia un autobús que había en un estacionamiento.

Anthony vio a sus compañeros caminando como zombis hacia el autobús al salir del edificio de la prisión. Su vello facial, crecido y enmarañado, les cubría la cara mientras se protegían los ojos de la luz del sol con las manos. Ninguno de ellos sabía adónde los llevarían los enemigos en el autobús, y no tenían energía suficiente para hacer preguntas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿Nos trasladarán a otra prisión? ¿Volveremos a casa?”, pensaba Anthony mientras cojeaba, intentando desesperadamente caminar rápido hacia el autobús.

Se sentía somnoliento, pero sus ojos seguían buscando a su esposa porque estaba atrapada en su subconsciente.

A pesar de tomar medicinas para la herida de bala en la pantorrilla, Anthony seguía sintiendo un dolor insoportable. Fue herido durante la guerra, como sus compañeros, antes de que los enemigos los capturaran.

Cuando todos subieron al autobús, el jefe del ejército enemigo, un hombre alto y musculoso, ordenó al conductor que girara hacia la carretera principal. Mientras tanto, los prisioneros de guerra seguían mirando por las ventanillas el terreno ajeno, intentando adivinar si seguían en la misma ciudad donde habían desembarcado meses atrás para la guerra.

“¡Vamos!”, volvió a gritar el hombre al mando. “¡Salgan, todos!”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Habían viajado durante una hora antes de que el autobús se detuviera en medio de un descampado. Uno a uno, Anthony y sus compañeros bajaron del transporte y esperaron nuevas instrucciones. Miraron al hombre musculoso con los ojos muy abiertos, pensando si llamaría a alguien para que los matara o simplemente los dejaría marchar.

Entonces, el hombre les pidió que lo siguieran hasta un edificio, donde vieron al jefe del ejército de su país de pie junto a un grupo de soldados enemigos. En ese momento, Anthony y sus compañeros se dieron cuenta de que volverían a su país. Por fin aterrizarían en suelo estadounidense.

Tras el intercambio de prisioneros de guerra, Anthony fue trasladado a la base aérea estadounidense con sus compañeros. Algunos lloraban de alegría, mientras que otros sonreían con orgullo y patriotismo.

Como había pocos helicópteros para transportar a los soldados de vuelta, el jefe del ejército dio prioridad a los soldados con heridas importantes. Como resultado, Anthony fue uno de los primeros en aterrizar en su país de origen tras pasar meses en cautiverio.

Al llegar a Estados Unidos, Anthony suspiró aliviado a pesar de sentir el peor de los dolores en la pierna. Las autoridades lo trasladaron inmediatamente al hospital militar, donde los médicos lo llevaron a urgencias para operarlo. En ese momento, ninguno de los amigos y familiares de Anthony sabía que había regresado.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

El militar abrió los ojos en el quirófano unas horas después de la operación, todavía bajo los efectos de la anestesia. Se sentía somnoliento, pero sus ojos seguían buscando a su esposa porque estaba atrapada en su subconsciente.

“¡Hola, Anthony!”, lo saludó un médico unos minutos después. “¿Cómo te sientes ahora?”.

“Me siento mejor”, dijo el soldado mientras miraba al médico.

“¡Qué buena noticia!”, le respondió. “Te mantendremos en observación durante dos días”.

“¿Podré irme a casa entonces?”.

“Sí, Anthony. Tu herida se ha curado sola en los últimos meses”, dijo el médico. “Estoy seguro de que estarías bien con un andador por ahora”.

Publicidad

“¡Oh, qué alivio!”, sonrió el veterano.

“¿Debo llamar a Melissa ahora mismo? ¿O la sorprendo mañana?”, se preguntó. “Creo que iré a casa y le diré que he vuelto”.

Anthony pensó que sorprendería a su esposa en cuanto los médicos le permitieran volver a casa, sin saber lo que le esperaba. No tenía idea de que su mujer y su hermana se habían acostumbrado a su ausencia.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Dos días después, los médicos le permitieron volver a casa. “¡Mucha suerte, Anthony!”, le dijo una enfermera. “Eres un hombre valiente”.

“¡Gracias!”, dijo él sonriendo mientras salía a toda prisa del edificio del hospital con su andador.

Publicidad

Estaba impaciente por ver a Melissa y decirle cuánto la había extrañado. Quería darle su cuaderno y hacerle leer lo que había escrito en cautiverio. De camino a casa, se detuvo en la floristería y compró un ramo de rosas frescas.

“A mi esposa le encantan las rosas”, le dijo a la señora que empaquetaba las flores. “Por fin la veré después de casi ocho meses”.

“¡Debes estar muy emocionado por verla!”, exclamó la mujer.

“Lo estoy. Lo estoy”, asintió Anthony.

Volvió a sentarse en el taxi y le pidió al conductor que lo llevara a casa. Por el camino, Anthony no dejaba de pensar en lo que le diría a su amada. Planeaba pedir su pizza favorita para cenar, sin saber que no querría quedarse en su vivienda después de verla.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando el taxi se detuvo frente a su casa, Anthony salió rápidamente de él y se dirigió hacia la entrada. Se paró en el umbral y metió la mano en su bolsillo, buscando las llaves, cuando escuchó que su vecino lo llamaba por su nombre.

“¡Me alegro de verte después de tanto tiempo, Anthony!”, dijo el anciano.

“Pero será mejor que no entres en casa”.

Anthony frunció el ceño y miró confundido a su vecino. Estaba a punto de preguntar por qué, pero sus dedos tocaron las llaves que llevaba en el bolsillo y las sacó. Le sonrió a su vecino e introdujo la llave por el ojo de la cerradura. En ese momento sólo podía pensar en el bello rostro de su esposa, girando la llave para entrar en su casa.

Sin embargo, su emoción se convirtió inmediatamente en decepción cuando vio a su esposa sentada en el sofá apoyada en un hombre desconocido. Las flores de las manos de Anthony cayeron al suelo mientras miraba los ojos de su mujer, que se abrían de par en par mientras sus cejas se arqueaban horrorizadas.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

El rostro de Melissa palideció mientras el hombre a su lado no podía procesar el repentino regreso de Anthony. Ella intentó hablar, pero no podía mover la lengua para explicar su posición. Anthony se tapó la boca con la mano y sacudió la cabeza con incredulidad. Retrocedió unos pasos, se dio la vuelta y salió corriendo de la casa que creía su refugio.

“¿Por qué me hizo esto?”, se preguntó sentado en un taxi, camino a casa de su hermana Angelina. “¿No podía esperarme?”.

Unos minutos después, llegó a casa de Angelina y llamó a su puerta. “¡Dios mío!”, dijo ella sacudiendo la cabeza y tapándose la cara. “¿Anthony? ¡Estás vivo!”.

Anthony vio que su rostro palidecía, recordándole la reacción de Melissa. Ella no podía hablar al principio, pero de alguna manera se recompuso y le preguntó dónde había estado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“Es una larga historia, Angelina”, dijo mientras entraba en la casa de sus padres. Ella vivía allí sola después de que sus padres fallecieran.

“¡Comenzó! ¡Comenzó! ¡Ven rápido al hospital!”, dijo Angelina entrando en pánico al teléfono.

Después de refrescarse, Anthony le contó a su hermana todo lo que había pasado durante los últimos ocho meses. Ella se escandalizó al conocer las condiciones de vida que experimentó y le dijo que allí todos creían que había muerto.

“Nos dijeron que habías muerto en la guerra”, le dijo entre sollozos. “Nos dieron un parche de tu uniforme y nos dijeron que no encontraban tu cuerpo por ninguna parte. Así que tuvimos que creer que nos habías dejado”.

Le contó que lloraron su muerte durante mucho tiempo antes de adaptarse a su ausencia. “Al principio, fue duro para nosotros vivir sin ti, Anthony”, dijo. “Pero...”.

“¿Pero entonces ella encontró a otro hombre y decidió vivir con él?”, soltó Anthony enfadado. “Hoy vi a ese hombre en nuestra casa”.

“Es duro, hermano”, dijo Angelina. “Pero teníamos que seguir adelante”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de conversar algunas cosas más con su hermana, Anthony decidió descansar en su dormitorio. Sin embargo, se sorprendió al ver dentro ropa de bebé, juguetes y un cochecito.

“¿Estás embarazada, Angelina?”, preguntó con curiosidad. “Yo no”, dijo la mujer, negando con la cabeza mientras miraba hacia abajo, y Anthony comprendió al instante por qué no podía mirarlo a los ojos.

“¿Melissa?”, preguntó conteniendo la respiración.

“No es lo que crees, hermano”, dijo Angelina, pidiéndole que se sentara en la cama.

Luego, le contó que Melissa se había enterado de su embarazo un mes después de que él se fuera, pero se sintió desconsolada cuando supo de su fallecimiento.

“En ese momento, decidimos que ella necesitaba un hombre para que la bebé no tuviera que vivir sin un padre. Estábamos seguras de que tú habrías deseado lo mismo”, dijo. Angelina pensó que su hermano habría entendido su punto de vista, pero Anthony estaba furioso.

“¿Cómo puedo estar seguro de que es mi hija? No estuve con ella durante ocho meses, ¡y vi a un hombre sentado a su lado cuando regresé!”, gritó.

Publicidad

“No es lo que estás pensando, hermano”, dijo Angelina intentando calmar a Anthony.

“¿Cómo voy a saber si es mi bebé o la suya?”, preguntó Anthony enfadado. “¡Necesito respuestas!”.

Angelina dejó a su hermano solo en la habitación, pensando que entendería la situación una vez que se calmara. Ella escuchó sonar el teléfono en su habitación y fue a contestarlo.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

“¡Hola, Angelina!”, dijo Melissa. “¿Está Anthony en tu casa?”.

“Sí”, respondió la mujer. “Está aquí y le conté todo. Sólo necesita algo de tiempo para procesarlo”. Entonces, Angelina le contó a Melissa lo que había sucedido con Anthony mientras él no estaba.

Publicidad

Al día siguiente, el veterano visitó el cementerio para rendir homenaje a sus compañeros caídos. Estaba sentado junto a la tumba de su amigo cuando vio pasar a un hombre que le resultaba familiar. Al volver a mirarlo, se dio cuenta de que era la persona que había visto en casa de Melissa.

“Hola, Anthony”, le dijo. “Soy Peter”.

“Hola, Peter”, dijo Anthony mirándolo de pies a cabeza. Los hombres se fueron por las ramas antes de llegar al tema que querían tratar.

“¿Tuvieron relaciones, Melissa y tú?”, preguntó Anthony dubitativo.

“¿Qué?”, preguntó Peter, riendo. “Deja que te enseñe algo”.

Se dio la vuelta y le mostró a Anthony un moretón en el cuello. “Una vez intenté besarla, ¿y sabes lo que hizo?”, preguntó Peter. “Me empujó tan fuerte que accidentalmente me golpeé el cuello contra la pared”.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

“¿En serio?”, preguntó Anthony, sorprendido. Antes de que Peter pudiera responder, el veterano recibió una llamada de su hermana, con voz temblorosa.

“¡Comenzó! ¡Comenzó! ¡Ven rápido al hospital!”, dijo Angelina entrando en pánico al teléfono. “¡Está dando a luz!”.

“¿Qué?”, Anthony colgó rápidamente y se apresuró hacia el hospital.

Todavía no estaba seguro de quién era la bebé, pero todas sus dudas desaparecieron en cuanto miró a la niña. Tenía los mismos ojos que él y algunas manchas debajo del omóplato, iguales a las que tenía Anthony.

Con lágrimas en los ojos, tomó a la bebita en brazos y le besó la mejilla. Luego, le dio su hija a Melissa y le tomó la mano.

“¡Gracias por tomar la decisión correcta para nuestra hija!”, dijo, con las manos de ella entre las suyas. “Te agradezco que hayas hecho todo lo posible por darle todo a nuestra hija”.

En ese momento, Anthony se olvidó de todo; lo único que quería era vivir una vida feliz con la mujer que más amaba. Se fue a vivir con ella poco después de que rompiera con Peter, y se sintieron encantados de reencontrarse después de meses.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • La gente seguirá adelante después de que te vayas: Anthony pensaba que su esposa y su hermana lo extrañarían, pero se sorprendió de que se hubieran adaptado a su ausencia.
  • A veces, hay que dar pasos que pueden no parecer correctos: Melissa encontró pareja por el bien de su hija tras enterarse de la muerte de Anthony. Su decisión le pareció malvada al veterano, pero más tarde se dio cuenta de que ella tenía razón.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Estudiante grita cuando ve a su maestra por primera vez: "Mi papá tiene una foto tuya" - Historia del día

06 de marzo de 2024

Esposa se da cuenta de que esposo siempre sale de casa cuando suena su teléfono, un día decide seguirlo

07 de marzo de 2024

Una hora antes de la boda, la novia recibe una carta anónima con fotos secretas de su novio

23 de enero de 2024

5 historias de personas que tuvieron que convertirse en detectives para conocer la espeluznante verdad sobre sus seres queridos

26 de abril de 2024

Mi esposo no paraba de decirme que olía horrible - Descubrí por qué y lo hice arrepentirse

26 de abril de 2024

Recién nacido llora todo el día sin importar lo que hagan sus padres hasta que revisan su cuna - Historia del día

24 de abril de 2024

Compré comida para un indigente y al día siguiente me dejó atónito con su confesión

28 de febrero de 2024

Cazafortunas humilla a dependienta, pero la vida le devuelve el golpe - Historia del día

23 de enero de 2024

Mujeres se sinceraron sobre sus bodas canceladas tras conocer la verdad sobre sus otras mitades

13 de marzo de 2024

Una cazafortunas se burla de una vendedora, pero la vida le devuelve el golpe - Historia del Día

14 de mayo de 2024

Una mujer abre la puerta y ve a una niña llorando que dice que su madre está en casa - Historia del día

22 de abril de 2024

Esposa trofeo seduce al guardaespaldas de su marido - Historia del día

23 de enero de 2024

Cirujano viudo se apresura a salvar a mujer en un restaurante, se queda helado al desabrocharle la camisa - Historia del día

26 de marzo de 2024

"¡Esta boda se cancela!", grita el novio tras conocer la verdad sobre su novia - Historia del día

21 de febrero de 2024