logo
Helicóptero aterrizando cerca de una casa | Foto: Flickr.com/teofilo (CC BY 2.0) | Shutterstock
Helicóptero aterrizando cerca de una casa | Foto: Flickr.com/teofilo (CC BY 2.0) | Shutterstock

Mamá pobre no puede visitar a su hijo moribundo a kms. de distancia y ve aterrizar un helicóptero cerca de su casa - Historia del día

Susana Nunez
01 may 2023
04:40

El hijo de Joanne, que vivía a muchos kilómetros de ella, estaba gravemente enfermo. Pero, a pesar de sus esfuerzos, no encontraba la forma de visitarlo. Cuando menos esperaba que alguien la ayudara, vio aterrizar cerca de su casa un helicóptero del que bajó un hombre conocido.

Publicidad

Joanne estaba sentada en su modesto y vacío apartamento, mirando las viejas fotos de su hijo. A la pobre anciana se le llenaron los ojos de lágrimas cuando pasó los dedos por las fotos y recordó sus días felices.

Joanne llevaba dos años sin ver a su hijo Adam. Él le había prometido visitarla con frecuencia, pero nunca lo hizo. Desde entonces, ella se sentía sola y abandonada.

Al pasar a la siguiente página del álbum y ver una foto de Adam sonriendo, Joanne ya no pudo contener las lágrimas. "Mi bebé...", susurró para sí misma. "Cuánto te he echado de menos. Ojalá volvieras a visitarme...".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Pero algo en el corazón de Joanne le decía que eso no ocurriría pronto. Adam se había olvidado de ella. Ni siquiera tenía tiempo para devolverle las llamadas, visitarla en Año Nuevo o en su cumpleaños.

Publicidad

Si ella hubiera tenido los medios para viajar kilómetros para verlo, lo habría hecho. ¿Qué corazón de madre no anhela ver a su hijo? Pero Joanne no tenía dinero. Estaba jubilada y recibía una pequeña pensión, la mayor parte de la cual se agotaba en las compras mensuales y las facturas de los servicios públicos.

Apenas tenía ahorros, pero no podía seguir alejada de su hijo, así que hizo lo que haría cualquier madre. Decidió buscar trabajo.

Joanne cerró el álbum y se secó las lágrimas. "¡Voy a ver a mi bebé!", se dijo a sí misma. "¡Tu madre no es una perdedora, Adam! Encontrará la manera. Solo mira".

Respeta y aprecia a tus padres; nadie se preocupará por ti tanto como ellos.

Fue al salón, sacó varios periódicos y empezó a mirar los anuncios de trabajo. Sus conocimientos informáticos eran atroces, así que encontrar trabajo por Internet no le resultó tan fácil.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Mientras ojeaba los anuncios de trabajo del periódico, se topó con una oferta para un puesto de niñera en casa de un hombre rico. Encontró un número al pie del anuncio y lo marcó. Una voz femenina respondió al otro lado de la línea.

"Buenos días", dijo. "Esta es la residencia del señor Lubo. Soy su secretaria, Lily. ¿En qué puedo ayudarle?".

"Muy buenos días", respondió Joanne con ansiedad. "Estoy interesadas en el puesto... el de niñera. Todavía está vacante, ¿verdad?".

"Un momento, señora", dijo Lily. Joanne pudo oírla murmurar y teclear antes de que su voz reapareciera en la línea. "Gracias por llamar. El puesto sigue vacante. Solo necesito verificar algunas cosas sobre usted primero".

Tras un largo intercambio de información, la mujer dijo agradablemente: "Le pondremos a prueba durante una semana, y si aprueba, estaremos encantados de considerarle para el puesto."

"¡Oh, gracias, gracias!", exclamó Joanne. "Entonces, ¿cuándo debo ir para esta prueba?".

Lily informó a Joanne sobre las funciones y responsabilidades del puesto y le pidió que visitara la residencia del señor Lubo al día siguiente.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Cuando Joanne llegó a la casa del hombre rico, se quedó paralizada. "¡Guau!", exclamó, mirando la enorme villa que tenía ante sus ojos. Nunca había visto nada igual. Dos guardias de seguridad la escoltaron hasta la entrada de la mansión, donde se encontró con Lily.

"Hola, por favor, sígame", le dijo.

Lily condujo a Joanne a una habitación del primer piso, bellamente pintada de rosa claro. "Ella es Crystal", dijo la secretaria, tomando a la bebé del señor Lubo en brazos.

"El señor Lubo la compensará con el salario que aspires. Puede ser cualquier suma. Solo quiere la mejor niñera para su hija", explicó. "No hay mucha gente que lo consiga porque Crystal puede ser muy exigente. Pero ¡buena suerte!", añadió mientras le entregaba la bebé y desaparecía de la guardería.

Publicidad

Crystal era preciosa. Joanne sintió una conexión con la niña casi de inmediato. Estaba segura de que la contratarían para el puesto. Sin embargo, las cosas empezaron a ponerse difíciles para ella cuando conoció al señor Lubo.

Era un hombre de mediana edad que nunca se lo ponía fácil a sus empleados. Exigía perfección y se quejaba hasta de los errores más insignificantes.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Oí llorar a Crystal cuando pasaba por su habitación. Sonaba bastante agitada. ¿Es que la niñera no está haciendo un buen trabajo?", preguntó a Lily al ver entrar a Joanne en la casa.

La mujer mayor se detuvo en seco. "Lo siento, señor Lubo", se disculpó, aunque no había sido culpa suya. "Tendré cuidado".

Publicidad

"¡No tendrás una segunda oportunidad aquí!", dijo rígidamente el señor Lubo. "¡Siempre podemos encontrar un sustituto! Si vuelvo a encontrar a mi hija así, ¡estás despedida!".

Joanne acababa de conseguir el trabajo y no podía permitirse perderlo. Después de todo, necesitaba ver a su hijo. Así que, a pesar de la amenaza, se llenó de paciencia y se concentró en su trabajo.

Pasó un mes. Crystal se sentía cómoda con Joanne y, en algún lugar de su viejo corazón, la mujer mayor había desarrollado afecto por la pequeña. La bebé le recordaba a sus primeros días de maternidad, cuando Adam era un bebé.

Un día, Joanne salía del trabajo cuando vio que el señor Lubo entraba en casa. Se llevó las manos a la boca conmocionada al darse cuenta de lo frágil que parecía.

"¿Qué le habrá pasado?", se preguntó. "¿No está comiendo o durmiendo bien?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

El señor Lubo había perdido mucho peso, tenía gruesas bolsas oscuras bajo los ojos y las mejillas hundidas. A Joanne le preocupaba que su jefe estuviera tan centrado en el trabajo que no se cuidara bien. Así que al día siguiente, le llevó una tarta casera.

Se la entregó al cocinero del señor Lubo, pidiéndole que se la sirviera más tarde a su jefe. Desgraciadamente, el hombre escuchó su conversación con el chef.

"¡No te contraté para entrometerte en mi vida personal!", le espetó. "¡No se supone que engañes a mi personal para que me sirva cosas así! ¿Y si intentaras envenenarme?".

"¡Oh, Dios!", gritó Joanne, agarrándose el pecho. "¡Señor Lubo! Yo nunca haría algo así!".

"¿Cómo puedo confiar en ti?", preguntó él. "¿Te comerías eso?".

Entre lágrimas, Joanne cortó la tarta y la probó delante de su jefe. "¡Ve, estoy perfectamente bien! Solo estaba preocupada por usted. Casi nunca come en casa y le he visto traer comida para llevar. No es bueno para la salud".

El señor Lubo se aclaró la garganta y enderezó la espalda, dándose cuenta de que Joanne actuaba con generosidad. Pero era demasiado orgulloso para admitirlo. "¡Como sea!", dijo con frialdad. "¡No te corresponde decirme lo que debo o no debo hacer!", y se marchó.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Las palabras del señor Lubo le dolieron, pero seguía preocupada por él. Era muy consciente de que un simple error podía hacer que la despidieran y privarla de la oportunidad de ver a su hijo. Sin embargo, metió la caja de tartas en el maletín del jefe cuando no había nadie. Esperaba que se la comiera y no volviera a pedir comida para llevar.

***

El estómago del señor Lubo empezó a rugir de camino a su oficina. Hacía tiempo que no comía y estaba hambriento. Justo en ese momento, vio algo que asomaba de su maletín, en el asiento del coche. Joanne había escondido la caja de tarta dentro.

Cuando el señor Lubo la sacó, decidió no probar ni un bocado. Pero el aroma de la tarta era tentador, haciéndole salivar como un niño pequeño. Dio un buen mordisco al plato horneado y se sorprendió de lo delicioso que era.

Publicidad

"No debería haber sido tan duro con ella", pensó, conmovido por la amabilidad de Joanne. "¡Es una señora amable, que intenta ayudarme!".

Unos días más tarde, Joanne se dio cuenta de que el señor Lubo andaba con calcetines finos en invierno, resoplando y tosiendo. Sabía que tenía que ayudarle, así que le tejió un par de calcetines y los dejó en su estudio.

Cuando el señor Lubo encontró los calcetines, una sonrisa apareció en sus labios. "Gracias, Joanne". Se descubrió apreciando la amabilidad de la mujer mayor. Estaba agradecido de tener una empleada como ella, que le trataba como de la familia, pero no tenía ni idea del dolor y las preocupaciones que había enterradas en su corazón...

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

***

Joanne estaba rebosante de alegría. Por fin había cobrado y podía visitar a su hijo. Estaba emocionada y deseosa de abrazar a Adam, de verle sano y de decirle cuánto le había echado de menos.

De repente, sonó el teléfono y la voz del otro lado le rompió el corazón. "Mamá...", balbuceó Adam. "¿Te importaría venir a verme unos días?".

El corazón de Joanne se estremeció. Adam no la había llamado en dos años, y cuando finalmente lo hacía, sonaba angustiado.

"Cariño, ¿qué pasa?", preguntó preocupada. "¿Qué está ocurriendo, Adam?".

"Mamá...", contestó él. "Estoy enfermo, mamá. Muy enfermo. Los médicos, bueno... ¿Puedes venir a visitarme? ¿Por favor, mamá?".

El corazón de Joanne empezó a latir con fuerza mientras Adam seguía hablando. Le habían diagnosticado un raro trastorno autoinmunitario y se sentía solo y desamparado. Le rogaba a su madre que lo acompañara.

"Oh, claro, claro que iré", se apresuró a contestar Joanne. "Estaré allí mañana. ¿VALE? No te preocupes. Te quiero, hijo. Tenemos que ser fuertes".

Publicidad

"Gracias, mamá", dijo. "Te estaré esperando".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Cuando Adam colgó, Joanne apretó el teléfono contra su pecho y lloró. Llamó a Lily y le explicó todo, solicitando un permiso de emergencia para ver a su hijo. El señor Lubo, afortunadamente, lo aprobó de inmediato.

Pero al día siguiente, su ciudad fue azotada por una enorme tormenta de nieve. El tiempo era tan terrible que se advirtió a la gente que no saliera de casa.

Joanne sollozaba desconsoladamente junto a la ventana del salón, contemplando las calles cubiertas de nieve. Su hijo la necesitaba, pero ella ni siquiera podía salir de casa. El porche y el camino de entrada estaban cubiertos de gruesas capas de nieve. Había intentado quitarla con la pala, pero los problemas de espalda propios de su edad no le permitían limpiar ni un centímetro cuadrado de nieve. Desamparada, llamó a sus vecinos y les rogó que la ayudaran, pero ellos también estaban atrapados en sus casas.

Publicidad

Un hombre rico es aquel que lo es de corazón.

Había perdido la esperanza de poder visitar a Adam. Pero entonces oyó un fuerte ruido como el de las aspas de un helicóptero zumbando. Se llevó las manos a los labios mientras miraba el cielo por la ventana. "¡Dios mío! ¿Eso es... un helicóptero?".

Joanne se quedó helada cuando vio aterrizar un helicóptero en el campo cercano a su casa. A continuación, un hombre se bajó de él y se acercó a la puerta de su casa con una pala. Ella rompió a llorar al reconocer a la amable persona que había acudido en su ayuda.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

"¡Oh, señor Lubo!", gritó abriendo la puerta. "¿Qué le trae por aquí?".

Publicidad

"Temía que estuvieras atrapada aquí, Joanne. Escucha, no es el momento de preguntas; primero, ¡vamos a sacarte de aquí!".

El señor Lubo quitó el hielo del porche de Joanne y le despejó el camino. Luego la llevó a casa de Adam en su helicóptero. "Solo te contrataron para cuidar de Crystal, pero nos cuidaste como si fuéramos de la familia", le dijo por el camino. "Estuve muy solo después de la muerte de mi mujer. Solo mi madre me hubiera cuidado como tú lo hiciste. Así que, por favor, no pienses que te estoy haciendo un favor. Lily me lo contó todo y yo sabía que no podías salir de casa con este tiempo. Relájate. Llegaremos enseguida".

Cuando Joanne llegó a casa de Adam, el joven sollozaba como un bebé y abrazaba fuertemente a su madre. Ni siquiera reparó en el señor Lubo, que la estaba acompañado.

"¡Oh, mamá!". Adam lloraba. "Lo siento, fui tan tonto de no apreciarte lo suficiente. Lo siento mucho. Siento haberte ignorado. Prometo visitarte a menudo y compensarte".

"Jovencito", intervino el señor Lubo. "¡Nunca des por sentada a tu madre! ¡Porque nadie te quiere como ella! Siento entrometerme en tus asuntos privados. Soy su jefe, señor Lubo", añadió, extendiendo la mano para que se la estrechara.

Publicidad

"¿Ella... ella trabaja para usted?", preguntó Adam mientras devolvía el apretón de manos. "¡Por qué no me lo dijiste, mamá! ¿Qué...?".

Joanne sonrió entre lágrimas. "Es una larga historia", dijo, abrazándolo. "¡Vamos dentro!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

A Adam se le saltaron las lágrimas al saber por qué Joanne había buscado un trabajo. Le daba vergüenza decirle que se estaba quedando sin dinero para su tratamiento, pero ella se enteró y prometió ayudarle.

El señor Lubo y los vecinos de Joanne iniciaron una campaña de crowdfunding para financiar el costoso tratamiento de Adam. Y el mismo jefe donó más de la mitad de la suma necesaria.

Meses después, Adam estaba muy bien y Joanne y él estaban cada vez más unidos. Ella se mudó a casa de su hijo para estar cerca de él y cuidarle.

Publicidad

Cuando ahora mira hacia atrás, se da cuenta de que nunca estuvo sola. Había gente amable, como sus vecinos, Lily y el señor Lubo, que acudieron a ayudarla cuando lo necesitaba.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Respeta y aprecia a tus padres; nadie se preocupará por ti tanto como ellos. A pesar del duro trato y las palabras de Adam, Joanne nunca dejó de amarlo. Cuando su hijo la necesitó, ella siempre estuvo a su lado.
  • Un hombre rico es aquel que lo es de corazón. El señor Lubo era un millonario gruñón, pero su corazón se ablandó cuando se dio cuenta de lo mucho que Joanne se preocupaba por él y por su hija Crystal. Ese cambio le hizo verdaderamente rico, no su dinero.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Esposa ve a su marido con su niñera en la "Cámara de besos" mientras ve un partido de baloncesto

23 de enero de 2024

Personal de un hotel humilla a una mujer discapacitada - Historia del día

23 de enero de 2024

Gerente de cafetería insulta a empleada adolescente sin saber que su padre está en la cola - Historia del día

14 de febrero de 2024

Empresario rico echa a su hijo sin saber que un día sería su jefe - Historia del día

19 de enero de 2024

Ladrón intenta robar a rico empresario y termina salvándole la vida - Historia del día

22 de enero de 2024

Padre soltero trabaja 17 horas al día para que su hijo pueda volver a caminar - Historia del día

20 de diciembre de 2023

Fiesta de revelación de sexo se tuerce cuando esposo declara a esposa embarazada que es estéril - Historia del día

22 de enero de 2024

Mujer descubre a esposo quitándose anillo de boda cuando sale de casa, lo sigue una vez - Historia del día

19 de enero de 2024

Esposa pierde los nervios y sigue a su esposo, que desaparece en el garaje todo el día - Historia del día

22 de enero de 2024

Hombre se burla de esposa desempleada por no hacer nada: halla una nota cuando la ambulancia se la lleva - Historia del día

19 de enero de 2024

Rico humilla a mesero discapacitado que luego le enseña una valiosa lección - Historia del día

05 de marzo de 2024

Azafata prohíbe embarcar a árabe sin saber que es el nuevo propietario de la aerolínea - Historia del día

22 de enero de 2024

Papá soltero ayuda a anciana a cortar el césped y pronto recibe llamada de su abogado - Historia del día

19 de enero de 2024

Un cambio de avión salvó a mi padre

29 de enero de 2024