logo
Carta "A Papá Noel de Peter" | Foto: AmoMama
Carta "A Papá Noel de Peter" | Foto: AmoMama

Empresario lee carta de su hijo pequeño a Santa que dice "Quiero otro papá" - Historia del día

Después de que Peter fuera adoptado por una familia adinerada, obtuvo casi todo lo que un niño podría soñar. Aun así, apenas pasaba tiempo con su padre adoptivo, John. Después de leer la carta de Navidad del niño, el hombre se enfrentó a una realidad difícil.

Publicidad

Después de perder a sus padres biológicos cuando tenía 3 años, Peter se quedó en un hogar de acogida durante dos años. Antes de cumplir 5, conoció a sus padres adoptivos, una dulce mujer llamada Esther y un hombre llamado John, que era alto y fornido.

La pareja le dio la bienvenida al niño a su hogar, que no se parecía a nada que hubiera visto antes. “¡Esto es incluso más grande que la Casa Blanca!”, dijo el chico.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Esther se rio y le dio un recorrido. Durante el año siguiente, Peter desarrolló un vínculo estrecho con su madre adoptiva, quien le enseñó a hornear y lo ayudaba con su tarea.

John siempre parecía estar ocupado. O estaría de viaje de negocios o distraído en la oficina de su casa. Esther hacía todo lo posible para mantener a Peter ocupado y feliz, pero sabía que al niño le podría parecer que sus intereses eran “femeninos”.

Publicidad

“Mamá, ¿cómo funcionan los motores de los autos?”, preguntó Peter en una ocasión.

Señaló uno de los automóviles clásicos de John, que tenía parte del motor sobresaliendo del capó. “No lo sé, hijo. Tu papá es quien conoce de eso”, respondió Esther.

Cuando el niño trató de preguntarle a John cómo funcionaba su auto, su padre lo ahuyentó.

“Estoy en una reunión, Peter. Ve a con tu mamá”, respondió el hombre mientras le entregaba dinero a Peter.

Al principio, el niño aceptaba el hecho de que su papá siempre estaba ocupado. Además, podía comprar los últimos juguetes y juegos.

A veces, sus amigos de la escuela empezaban a sentir celos, pero Peter no presumía. De hecho, compartiría sus juguetes con ellos. Poco sabían sus amigos que él estaba cada vez más celoso de ellos. Un amigo, Kevin, contaba historias sobre pasar tiempo con su padre.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Publicidad

“¡El fin de semana pasado fuimos de pesca y mi papá atrapó una lubina moteada!”, explicó el niño.

A pesar de que Peter tenía muchas cosas geniales, envidiaba en silencio los estrechos vínculos de sus amigos con sus padres. Cuando él intentaba hablar con su papá sobre hacer más actividades juntos, el hombre se cerraba.

“Lo siento, amiguito. Debo concentrarme en el trabajo. El dinero no crece en los árboles, ¿sabes?”, le dijo John.

A medida que se acercaban las festividades de Navidad, los amigos de Peter se jactaban de sus planes y tradiciones navideñas, pero John no había planeado nada para ellos. El niño se frustró y decidió escribirle una carta a Santa.

Esther encontró la carta de Peter y se preguntó qué había pedido. Ya tenía todos los juguetes más nuevos. Cuando la mujer la leyó, se le rompió el corazón. Fue a la oficina de John en la casa para mostrarle lo que el niño había escrito.

“Creo que ya es hora de que aclares tus prioridades, John. Nuestro hijo está desesperado por pasar tiempo contigo. Aquí está su carta a Santa. Vamos, léela. Tal vez cambie algo en ti”, dijo ella mientras le entregaba la carta a su esposo.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Al principio, John todavía estaba distraído con el trabajo y no leyó la carta de inmediato. Una vez que terminaron sus reuniones del día, finalmente la leyó.

“Querido Santa, no sé si te acuerdas de mí. Hace más de un año te escribí y te dije que tenía muchas ganas de tener un padre porque estaba solo en la casa de acogida. Estoy muy agradecido de que me hayas dado una nueva mamá y papá. Al principio, lo amaba mucho, pero no creo que él me ame a mí”.

“Cada vez que trato de pasar tiempo con él, está ocupado con algo. Todos mis amigos hacen cosas geniales con sus papás, pero a mí me dan juguetes y juegos. no quiero dinero, quiero hacer cosas con él. No creo que realmente quiera que yo sea su hijo. Sé que estoy pidiendo mucho. Pero para mi regalo de Navidad, quiero otro papá”, decía la carta.

Publicidad

John rompió a llorar en su escritorio cuando terminó de leer el deseo de Peter. Se dio cuenta de que había pasado tanto tiempo trabajando para brindarle una vida mejor que ni siquiera estaba haciendo tiempo para vincularse con él de ninguna manera. El hombre sabía que tenía que cambiar para mejor.

Llamó a su socio comercial y le dijo que se tomaría un mes libre del trabajo por motivos personales. Luego reservó tres boletos de avión para Nueva York.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Esa noche, después de la cena, John llevó a Esther a un lado para hablar con ella. “Voy a asegurarme de que Peter se quede en la sala de estar para ver la televisión por un rato. Ve y empaca sus maletas. He reservado tres boletos para Nueva York”, susurró el hombre.

Publicidad

“¡Oh, Dios mío! ¿Cuándo nos vamos?”, preguntó ella. “¡A primera hora en la mañana!”, respondió él.

Cuando Peter se acostó esa noche, no sabía nada. A la mañana siguiente, el niño fue despertado por su padre.

“¿Estás listo para irte, amiguito?”, le preguntó John.

El pequeño estaba visiblemente confundido cuando vio a su mamá parada en la puerta con maletas. “¿A dónde vamos?”, preguntó Peter. “Pasaremos la Navidad en la Gran Manzana, hijo”, respondió el hombre.

Peter saltó de la cama a toda prisa y se arregló en tiempo récord. Él estaba muy emocionado. Era la primera vez que viajaría en avión.

Cuando los tres llegaron a Nueva York, visitaron varias atracciones. Peter estaba particularmente emocionado por el árbol de Navidad Rockefeller y la pista de hielo.

Después de disfrutar de unos días en la ciudad, Peter, Esther y John compartieron juntos una abundante cena de Navidad.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

“Escucha, hijo. Sé que he estado muy ocupado últimamente, pero dejaré de trabajar tantas horas. Tú y yo vamos a pasar mucho más tiempo juntos. Es una promesa”, le dijo John a Peter.

Al final de su viaje a Nueva York, Esther habló con John mientras hacían las maletas.

“Esta mañana, Peter se me acercó y me preguntó si era demasiado tarde para escribirle a Santa otra vez. Le dije que siempre podía escribirle a Santa. Luego me entregó otra carta”, dijo la madre mientras le entregaba un sobre a su esposo.

John leyó la misiva y mostró una gran sonrisa en su rostro.

“Querido Santa, ya no quiero otro papá. ¡Por favor, perdóname por molestarte! ¡Amo a mi padre! Apuesto a que no me diste otro nuevo porque sabías lo bueno que era este. ¡Gracias por la mejor Navidad!”, decía la carta.

Publicidad

A partir de entonces, John siempre hacía un esfuerzo por pasar más tiempo con Peter y Esther.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Getty Images

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • El dinero no puede comprar la felicidad: A pesar de tener todos los juguetes y juegos que un niño puede desear, lo que Peter realmente necesitaba era una figura paterna en su vida.
  • La familia siempre es lo primero: Aunque John proporcionaba todo lo que su familia necesitaba financieramente, descuidaba el tiempo de calidad.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Encuentran muertos en su casa a 4 hermanos pequeños y a su padre

08 de abril de 2024

Mi suegra destruyó mi reputación - No olvidará el viaje de una semana que organicé para ella

23 de mayo de 2024

Recibí una escalofriante llamada de mi hija - la verdad revelada no tardó en destruir nuestra relación familiar

11 de marzo de 2024

Mi marido me obligó a dejar mi trabajo para cuidar de su padre - Historia del día

14 de mayo de 2024

Mi padre dejó toda su herencia a mi hermano, yo sólo recibí 50 dólares y una carta

27 de marzo de 2024

Niño halla viejo tubo en el ático de su abuela, el profesor de Historia lo abre y queda boquiabierto - Historia del día

26 de marzo de 2024

Hombre se burla constantemente de esposa desempleada por no hacer nada, halla nota después de que se la lleva una ambulancia - Historia del día

21 de febrero de 2024

El viejo libro de recetas de mi suegra reveló un horrible secreto que destrozó a nuestra familia

02 de abril de 2024

Mi mamá usó mi herencia a pesar de mis objeciones, así que decidí darle una lección - ¿Es justificada mi venganza?

16 de abril de 2024

Mi suegra hizo en secreto una prueba de ADN a mi hijo y quedó horrorizada por la verdad que reveló

07 de marzo de 2024

Niño visita a su difunto papá para quejarse de los abusones del colegio, halla paquete con su nombre en la tumba - Historia del día

12 de abril de 2024

Hija desaparece, su padre rastrea su teléfono y pierde el don de la palabra - Historias del día

12 de marzo de 2024

Mi suegra visitaba a mi padre en la cárcel a mis espaldas - Su razón me enfermó

23 de mayo de 2024

Taxista echa de su auto a mujer que rompió fuente, después recibe carta del centro de maternidad - Historia del día.

31 de mayo de 2024