logo
Mujer sentada en el suelo sostiene un bebé y se cubre el rostro con una mano. | Foto: Getty Images
Mujer sentada en el suelo sostiene un bebé y se cubre el rostro con una mano. | Foto: Getty Images

Jefe despide a mamá soltera de baja por maternidad sin saber que su hijo mayor es abogado de alto nivel - Historia del día

Guadalupe Campos
23 may 2023
09:30

María sentía que estaba viviendo un sueño, ya que disfrutaba de un nuevo trabajo estupendo y de un romance inesperado. Todo se viene abajo cuando su rencoroso jefe decide deshacerse de ella.

Publicidad

María llora mientras abraza a su hijo Lucas. "Estoy tan orgullosa de ti, cariño. Cuando me enteré de que estaba embarazada de ti, nunca hubiera imaginado que te iría tan bien en la vida. Y ahora te has licenciado en Derecho con honores".

Lucas le sonrió. "Vaya, haces que parezca que yo era un caso perdido", se burló.

María le dio una palmada en el brazo. "Ya sabes lo que quiero decir. Yo sólo tenía dieciséis años... todavía era una niña. Fue duro ser madre tan joven y sé que cometí muchos errores, pero tú eres mi orgullo, Lucas".

Lucas besó la mejilla de María y luego le alborotó el pelo. Tenían una relación extraña, ya que él se había criado en casa de sus abuelos mientras ella terminaba el instituto y la universidad. En un momento dado, habían estado preparándose juntos para ir a la universidad simultáneamente, casi como hermanos.

"Te voy a echar de menos". María suspiró. "Me alegro de que ya tengas trabajo, pero ojalá te quedaras aquí y no te mudaras a la ciudad".

"Volveré de visita. Sólo está a una hora en coche, ¿sabes?".

María le sonrió mientras caminaban del brazo por el cuidado césped de la universidad. El sol brillaba y el aire olía fresco y dulce. Era el día perfecto para que Lucas empezara el resto de su vida.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Cinco años más tarde, María cruzó las puertas correderas de cristal de la gran empresa donde acababa de ser contratada. Aunque ya tenía cuarenta años, María había dedicado tanto tiempo de su juventud a criar a Lucas, y sentía que la vida volvía a empezar.

Esa sensación la afectó especialmente cuando le presentaron a su nuevo jefe, Allen. Un calor eléctrico la recorrió cuando le estrechó la mano y no pudo apartar la mirada de su apuesto rostro.

"Es estupendo tenerte a bordo, María", dijo Allen. "Me ha encantado tu currículum y tengo la sensación de que eres exactamente lo que nos faltaba por aquí".

"Estoy feliz de estar con usted... trabajando con ustedes. Quiero decir, este es un trabajo de ensueño para mí".

Publicidad

Allen sonrió, y María se derritió. No oyó ni una palabra de lo que dijo a continuación mientras admiraba el cuidado corte de su barba y la forma en que sus brazos se movían bajo la tela de su camisa.

"Deja que te acompañe a tu despacho", continuó Allen. "Estás justo al lado del mío, así que puedo vigilarte de cerca".

Le guiñó un ojo y a María le dio un vuelco el corazón. Tenía que controlarse. Dejó de mirarle el trasero mientras lo seguía por el brillante pasillo de baldosas. María no quería verse envuelta en un romance laboral. Demasiados de sus amigos se habían quemado de esa manera, y ella no quería convertirse en parte de esa estadística.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

María pronto se dio cuenta de que el corazón no desea lo que una quiere sino lo que le viene en gana, por muy desacertados que sean esos deseos. No ayudaba que a menudo pillara a Allen mirándola tímidamente o que no llevara anillo de casado.

Publicidad

Todo empezó con sonrisas tímidas y bromas casuales durante el café matutino. Los días que trabajaban juntos en las propuestas, sus piernas se rozaban a menudo bajo la mesa. Nada iba en serio hasta el día en que Allen llamó a María a su despacho para ponerla al corriente de un gran proyecto.

"¡Hemos conseguido el contrato!", anunció Allen con una sonrisa.

El trabajo soñado de María en la empresa se convirtió rápidamente en una pesadilla.

El abrazo fue impulsivo, un arrebato espontáneo de alegría por el éxito compartido, pero una vez que estuvieron abrazados, ni Allen ni María quisieron que el momento terminara.

"Lo siento", susurró él con voz ronca, "no deberíamos...".

"Sí", susurró ella, con la mirada clavada en la de él.

Estaban tan cerca que podía sentir el corazón de él acelerado como el suyo. El aroma a cuero y madera de su colonia llenaba sus sentidos. Los dedos de él eran como fuego al recorrer los contornos de su cara.

Aquel primer beso fue magia y fuegos artificiales. Sintió mariposas en el vientre cuando él la acercó. Fue el comienzo de un romance relámpago que se desarrolló a puerta cerrada en la oficina y en habitaciones de hotel. El amor de Allen y María ardió con fuerza, pero algo inesperado convirtió sus pasiones en cenizas.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"No puedes estar embarazada". Allen encorvó los hombros y enterró la cabeza entre las manos.

"Sé que no habíamos planeado este bebé, pero podemos hacer que funcione", dijo María poniéndole las manos en el hombro.

"No, no podemos. Allen se levantó y empezó a pasearse por su despacho.

"Te quiero, María, pero... no podemos seguir así. No podemos estar juntos porque estoy casado".

María lo miró fijamente. Sentía como si el mundo hubiera dejado de girar. "Pero no tienes anillo... ¡ni fotos de familia!", soltó, señalando su escritorio.

"Prefiero mantener mi vida profesional y personal separadas", murmuró él, pasándose los dedos por el pelo. "Lo siento mucho, pero creo que ambos podemos salir de esto con una nueva sabiduría. Todo el mundo comete errores, ¿verdad? Por supuesto, yo pagaré la intervención".

Publicidad

"¡No!" María se cruzó de brazos. "No voy a hacer eso, Allen".

La ira proyectó una sombra oscura en el rostro de Allen. "Vamos, María, sé razonable. Seguir adelante con este embarazo será un gran error".

"El único error aquí eres tú". María se dirigió hacia la puerta. No podía creer estar viviendo otra vez el abandono del padre de un hijo suyo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Los meses siguientes se contaron entre los días más oscuros de la vida de María. La mirada de sus padres cuando les dijo que se había vuelto a quedar embarazada le rompió el corazón. Tampoco pudo soportar decirle a Lucas que estaba a punto de convertirse en hermano. Parecía tan feliz en sus redes sociales... ¿cómo iba a romper esa burbuja con esta noticia?

Publicidad

El trabajo soñado de María en la empresa se convirtió rápidamente en una pesadilla. Allen ya no trabajaba con ella en las propuestas. En lugar de eso, la obligaba a hacer todo el trabajo sola. Luego lo leía y le devolvía los borradores con páginas de comentarios sobre cosas que ella tenía que cambiar. Cada tarea que se le encargaba acababa haciéndola tres veces.

"Para cuando termine con ellos, ese imbécil de tu jefe no podrá conseguir otro trabajo".

No podía hablar con él, ni siquiera de temas laborales. Él la ignoraba y le decía que le enviara un correo electrónico. Su actitud sólo empeoró cuando la condición de María empezó a ser evidente.

"¡Felicidades!" Amy, de contabilidad, cogió la mano de María. "No sabía que estabas en pareja. ¿Cuándo...?"

"La propuesta de Johnson tiene que estar terminada hoy". Allen apareció de la nada y empujó a María de vuelta a su despacho.

"No iba a decir nada sobre nosotros", le murmuró María.

"¡La oficina es un lugar para trabajar, no para charlar!". le espetó Allen mientras su rostro se teñía de rojo sangre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Allen no hizo nada para aligerar la carga de trabajo de María a medida que se acercaba la fecha del parto. En lugar de eso, le acumulaba trabajo y a menudo hacía comentarios sarcásticos sobre cómo ella se lo había buscado. María solía irse a casa llorando, pero aún así dudaba si llamar a Lucas para contarle lo de su embarazo.

Un día, Allen irrumpió en su despacho para quejarse de la última propuesta en la que había trabajado. María sintió un dolor agudo en la parte baja de la espalda mientras le gritaba. Le ordenó que volviera a hacer el trabajo y salía de la habitación cuando María rompió aguas.

"¡Ya viene el bebé!"

María fue trasladada rápidamente al hospital. Tras un parto corto pero intenso, dio a luz a un niño sano, al que llamó Riley. Aunque había soñado con la idea de darlo en adopción, una mirada a la dulce cara de Riley le hizo olvidar esa idea.

María trajo a Riley a casa unos días después. Le habían concedido seis meses de baja por maternidad, así que tenía tiempo de sobra para estrechar lazos con su bebé y ponerse al día de lo que Lucas hacía a través de sus cuentas en las redes sociales.

El lunes siguiente, María se llevó una desagradable sorpresa. Su empresa la llamó para decirle que la habían despedido. No había vuelto a redactar la propuesta que Allen le estaba gritando cuando se puso de parto, así que la habían despedido por bajo rendimiento.

Publicidad

María rompió a llorar. Sollozaba tanto que no se dio cuenta del hombre que había entrado en su casa.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

"¿Mamá?" Lucas corrió al lado de María. "¿Por qué lloras, mamá? ¿Qué te pasa?"

"¡Lucas! ¿Qué haces aquí?" María le miró sorprendida.

"He venido de visita sorpresa". Los ojos de Lucas se agrandaron cada vez más al ver al bebé en brazos de su madre y los artículos para bebés que había en la habitación.

"Parece que soy yo quien se lleva una sorpresa. ¿De quién es este bebé?".

Publicidad

A Lucas se le apretó el pecho de rabia mientras María le contaba todo lo que le había pasado. Le hervía la sangre cuando terminó y tenía las manos cerradas en puños.

"Es ilegal despedirte cuando estás de baja por maternidad", decía. "Para cuando termine con ellos, ese imbécil de tu jefe nunca podrá conseguir otro trabajo".

"Tienes miedo de que tu sucio secretito salga a la luz. Un juez encontrará esto muy interesante cuando te lleve a juicio".

"Lucas, no lo hagas". Mamá agachó la cabeza. "No podría vivir con el escándalo que esto provocará".

"No dejaré que se salga con la suya tratándote así, mamá. Además, ahora soy hermano mayor. Es mi trabajo proteger a ese pequeño". Lucas abrazó a su madre con fuerza y besó la frente de su hermano. "Pero te prometo que seré discreto. Déjamelo todo a mí".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Lucas subió las escaleras de la empresa en la que había trabajado su madre con el corazón encogido. Sentía una enorme culpa por el hecho de que ella hubiera optado por llevar sola esas cargas en lugar de ponerse en contacto con él. También le repugnaba el modo en que la habían tratado.

"Estás a punto de llevarte la sorpresa de tu vida, Allen", murmuró Lucas al entrar en el ascensor.

Una hora más tarde, Lucas estaba sentado solo al fondo de una sala de juntas. Todos los asientos de la mesa de conferencias del centro de la sala estaban ocupados por accionistas y altos ejecutivos de la empresa, excepto uno.

Todas las miradas se volvieron hacia Allen cuando entró en la sala. Se disculpó por llegar tarde y pareció confundido cuando todos le miraron fijamente.

"¿Pasa algo?" preguntó Allen mientras tomaba asiento.

"Eche un vistazo a los documentos que tiene delante, señor Walsh", dijo el director general de la empresa.

"Le han acusado de despido ilegal".

"¿Qué?" Allen palideció mientras ojeaba los documentos. "¡Es mentira! Despedí a esa mujer porque era vaga y descuidada. Que se quedara embarazada no tuvo nada que ver".

Publicidad

Lucas se aclaró la garganta y se puso en pie. "Siento discrepar, Sr. Walsh".

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Lucas no pudo evitar sonreír al ver cómo Allen se retorcía mientras se presentaba y enumeraba sus credenciales. Recitó la ley para toda la sala y luego exigió que su mamá fuera readmitida en su antiguo trabajo y compensada por la angustia emocional.

"De ninguna manera." Allen negó con la cabeza. "No hizo su trabajo y por eso la despidieron. El resto es irrelevante".

"¿No es cierto que no completó su trabajo porque se puso de parto? ¿Probablemente debido al estrés causado por sus gritos, Sr. Walsh?"

"Espere un segundo..."

Publicidad

"¿Y no es cierto que no se habría quedado embarazada si usted no hubiera tenido una aventura con ella?".

Un grito ahogado colectivo recorrió la sala de juntas. La cara de Allen se puso roja.

"No sólo eres culpable de despido ilegal, también eres culpable de falta grave. Esa es la verdadera razón por la que quieres despedir a mi madre, ¿no? Tienes miedo de que tu sucio secretito salga a la luz. Un juez encontrará esto muy interesante cuando te lleve a juicio".

Allen agachó la cabeza. No dijo nada más, ni falta que le hacía. La culpa estaba escrita en su cara para que todos la vieran.

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Fuente: Pexels

Allen fue despedido ese mismo día. María no sólo fue readmitida, sino que fue ascendida al puesto de Allen después de que los directivos de la empresa se enteraran de que gran parte del trabajo de Allen lo venía realizando ella.

Publicidad

Lucas lo celebró con mamá y el bebé Riley. Decidió volver al pueblo para estar más cerca de su familia y desplazarse a la ciudad cuando fuera necesario.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Una familia que te quiere siempre estará para apoyarte. Aunque Lucas y María no habían hablado mucho últimamente, él estaba dispuesto a apoyarla cuando descubrió que necesitaba ayuda.
  • Defiende siempre lo que es justo. Cada acto de bondad y cada momento en que luchamos por la justicia contribuyen a hacer del mundo un lugar mejor en el que vivir.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi esposa renegó de sus padres tras el nacimiento de nuestro hijo - 15 años después, me contó la espeluznante verdad

14 de febrero de 2024

Hombre es despedido después de que compañero lo acusara de robar $5000 - Años después, sus caminos se cruzan en una entrevista

23 de febrero de 2024

Más de 10 empleados hablan de los peores jefes con los que han trabajado

17 de enero de 2024

Jefe presiona a empleada para que use minifalda y maquillaje, la respuesta de ella lo hace callar - Historia del día

07 de febrero de 2024

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 de enero de 2024

Mi hija siempre volvía triste del colegio y su razón me hizo divorciarme de mi marido

05 de abril de 2024

35 escapadas inolvidables de entrevistas de trabajo que te dejarán sin palabras

23 de enero de 2024

Empresario rico echa a su hijo sin saber que un día sería su jefe - Historia del día

19 de enero de 2024

Niño que volvía a casa del colegio ve que extraño lo sigue y utiliza truco de su mamá para burlar al perseguidor - Historia del día

23 de enero de 2024

Persona dada por muerta se presenta en una boda

09 de abril de 2024

Solicitante de empleo se burla de hombre en silla de ruedas, sin saber quién es realmente - Historia del día

20 de marzo de 2024

Mujer está segura de que esposo murió hasta que se encontró con su nuevo perfil de Tinder - Historia del día

22 de enero de 2024

Adolescente malcriado se burla de la azafata, sin saber que su padre rico lo ha estado observando - Historia del día

22 de enero de 2024

Chica rica se encuentra a su ex mendigando en la calle - Historia del día

06 de marzo de 2024