logo
Bebé con un muñeco. | Foto: Flickr.com/Marco Verch
Bebé con un muñeco. | Foto: Flickr.com/Marco Verch

Mi adorable futuro hijo apareció en mi habitación al día siguiente de saber que yo era infértil - Historia del día

Guadalupe Campos
06 sept 2023
08:00

Mi corazón se desplomó cuando los médicos me dijeron que era estéril. Deseaba desesperadamente ser madre. Pero entonces ocurrió algo inesperado: mi futuro hijo apareció en mi habitación.

Publicidad

Ser madre es, sin duda, la experiencia más hermosa de la vida de una mujer. Yo también anhelaba ser madre. Mi sueño era llevar a mi recién nacido en brazos, acunarlo y cantarle nanas mientras dormía. Pero no todos los sueños se hacen realidad. ¿Se cumplen?

"Lo siento, Sra. Philip, pero no hay mucha esperanza. Los informes sugieren que es infértil", dijo el médico.

INFERTIL. Esa palabra sonaba como un insulto. Sentí como si alguien me hubiera abofeteado en la cara y no pudiera hacer nada al respecto. ¿Cómo podía Dios ser tan cruel con una mujer que quería ser madre de todo corazón? ¿Por qué mis plegarias habían quedado sin respuesta?

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Había perdido la fe en rezar. Había perdido la fe en Dios. Pero al día siguiente ocurrió algo extraño. Entré en mi habitación y me quedé helada de incredulidad. Allí estaba... mi hijo pequeño, durmiendo profundamente en mi habitación. Parecía tan adorable. No podía apartar la mirada de él. Al principio, todo parecía un sueño, pero no lo era...

Publicidad

Mi marido, Josh, y yo intentábamos tener un hijo, pero no lo conseguíamos. Un día, estaba hablando con mi ama de llaves, Meryl. Meryl era una señora encantadora de 50 años que se había enfrentado a muchas luchas en la vida. El hecho de que escuchara mis preocupaciones alivió mi corazón y me hizo ver que no estaba sola.

"Él fue un error para mí, y no puedo amarlo aunque quiera".

"No creo que Dios quisiera que fuera madre, Meryl. ¿Por qué si no no me bendeciría con un hijo? Quizá no merezca ser madre", le dije con tristeza.

"Oh, cariño, deja de culparte a ti misma y a Dios. Siempre hay esperanza en la vida", me contestó Meryl con dulzura. "Si Él te cierra una puerta, te abrirá otra. Ten fe".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

"No puedo, Meryl", dije, conteniendo las lágrimas. "Sabes, anoche soñé con un niño encantador. Lo acunaba suavemente para que se durmiera. Pero cuando volví a su habitación, ya no estaba. Me entró el pánico. Lo busqué por todas partes y no estaba. Entonces me desperté y me di cuenta de que había sido un sueño...".

Poniendo su mano sobre la mía, Meryl hizo todo lo posible por consolarme. Me dijo que tuviera fe en Dios, pero yo no le hice caso. Lo que ocurrió al día siguiente de saber que era estéril me hizo cambiar de opinión.

Volví a casa de hacer la compra y me quedé de piedra al entrar en el dormitorio. Dormía en mi cama un niño encantador agarrado a un conejito de juguete y envuelto en una manta gris. Era impresionante y no podía apartar los ojos de él.

Me acerqué suavemente a la cama y le acaricié el pelo. Oh, era real. ¡Había un bebé en mi habitación! Entonces me fijé en una carta rosa que había a su lado.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Flickr/Marco Verch

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Flickr/Marco Verch

Publicidad

"Este es tu futuro hijo", empezaba. "Nunca podré criarlo y hacerlo feliz. Tú puedes darle un hogar lleno de amor. Ya lo sé. Fue un error para mí, y no puedo quererlo aunque quiera", decía.

Tardé sólo unos segundos en darme cuenta de que la letra de la hoja era la de Meryl. La llamé de inmediato, pero su teléfono estaba apagado. "Dios, ¿qué debo hacer?". Estaba tan preocupada.

Esa noche, cuando Josh llegó a casa, se lo conté todo. Decidimos llamar a la policía y a Servicios Infantiles y llevarnos al niño. Les dijimos a los trabajadores sociales que llevábamos una buena vida y que podíamos darle un hogar cariñoso, y estuvieron de acuerdo.

Sin embargo, algo no encajaba. Intenté ponerme en contacto con Meryl varias veces más, pero todo fue en vano.

El pequeño Adrian llegó a nosotros de la forma más inesperada, y lo quisimos como si fuera de nuestra propia sangre. Sin embargo, siempre me preocupaba qué pasaría si Adrian descubría que no era nuestro hijo. ¿Me seguiría adorando como madre y a Josh como padre? Estaba aterrorizada.

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Así que hice lo que Meryl hubiera hecho. Un día, cuando Adrian tenía 15 años, fui a la iglesia a pedir ayuda a Dios. Me arrodillé ante Él con las manos cruzadas en oración y le conté todas mis preocupaciones.

"Querido Señor", le dije. "Dame fuerzas. Mi hijo... no sé si debo decirle la verdad sobre su nacimiento. Estoy preocupada".

"¿Por qué tienes miedo de decirle la verdad?".

Una voz me cortó bruscamente.

Abrí los ojos y vi que sentado a mi lado estaba el pastor John. "Padre", le dije. "No sé... sólo me preocupa que pueda dejar de querernos a mi marido y a mí. Para él sería fácil dejarnos ir. Tengo miedo de perder a mi hijo".

El pastor John sonrió y dijo: "Te equivocas, querida. No puedes perder a tu hijo porque nunca estuvo contigo. Estabas físicamente presente para él, pero tu corazón estaba en otra parte. El día que le digas la verdad será el día en que te abrace con todo su corazón. Sé sincera con él y te lo agradecerá".

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Publicidad

Después de escuchar al pastor John, por fin tuve el valor de decirle la verdad a Adrian. Josh y yo hablamos de decírselo durante la cena una noche, y así lo hicimos.

"Lo sé, mamá", dijo sonriendo después de que se lo contáramos todo. "Lo sospechaba cuando te callabas demasiado lo de decir algo que me pudiera herir. Y no parabas de decirme que no querías perderme nunca... Como cuando un día me hice una herida sin importancia y te asustaste como si me hubiera muerto.

"Quiero decir, sé que me aman, ¡pero eso fue un extra! Y... una noche los oí hablar a papá y a ti, y supe que era adoptado. Miren, los quiero porque, después de todo, me dieron un hogar, y no estoy enfadado con ustedes, pero...", hizo una pausa. "Quiero encontrarlos... quiero encontrar a mis padres biológicos. Pensé que lo haría por mi cuenta, pero ahora que ustedes lo saben, quiero su ayuda".

Josh y yo estábamos muy preocupados esa noche. Habíamos ido a casa de Meryl poco después de recibir la nota, pero ella ya se había mudado. Al final, volvimos a contactar con la policía para pedir ayuda y, tres meses después, nos enteramos de que Meryl se había mudado a otra ciudad y trabajaba en una granja.

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Una semana después fuimos a ver a Meryl y, cuando nos vio, rompió a llorar. "Oh Dios... ¿Julia?".

Meryl se veía tan débil y delgada. "¿Cómo has estado, Meryl?" Le pregunté. "Este es Adrian. El bebé con el que nos bendijiste".

"Oh, es igual que ella", dijo, cogiendo la mano de Adrian. "Es precioso... Mi hija... tenía 16 años cuando lo tuvo. Murió durante el parto, y yo culpé a este chico por ello. No pude convencerme de que lo quería. Lo siento, hija. Tu madre ya no vive, y tu padre nunca estuvo a su lado. La había abandonado".

Miré a Adrian, y estaba llorando. "¿Así que tú eres mi abuela? Y me abandonaste?".

Con un profundo sentimiento de culpa, Meryl asintió. "Lo hice... Y puedes odiarme por ello".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Foto: Pexels

Pero Adrian la abrazó con fuerza. "Te quiero. Te perdono, abuela. No te culpo de lo que hiciste porque estabas enfadada. Apuesto a que ahora no puedes odiarme. ¡Tendrás que quererme! ¡Vamos!".

Meryl empezó a llorar como una niña. "¡Oh, Dios mío! Lo siento, niño. Siento mucho haberte dejado cuando me necesitabas...".

Mientras Meryl abrazaba a su nieto, Josh y yo no pudimos evitar llorar. Fue tan desgarrador lo que Meryl y Adrian tuvieron que pasar en la vida. Pero si no hay momentos difíciles en nuestras vidas, nos olvidaremos de apreciar los buenos. Tal vez por eso Dios lo había planeado así.

Ahora que Adrian tiene un hogar lleno de amor y a su abuela, hemos decidido vivir juntos como una familia. Y me alegro de que estemos todos juntos como una cariñosa sin rencores pasados.

Publicidad

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Podemos dejar a Dios y despreciarle, pero él nunca nos deja. Julia anhelaba ser madre y se sintió desolada al descubrir que era estéril. Perdió la fe en Dios y le culpó de sus miserias, pero Dios nunca la abandonó. Al final, le envió un niño precioso.
  • Una verdad amarga es mejor que una mentira dulce, y hace que la otra persona sea más indulgente. Julia temía contarle la verdad a Adrián porque tenía miedo de perderlo. Pero después de descubrir la verdad, Adrián se dio cuenta de cuánto le querían sus padres y les perdonó.

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les sirva de inspiración.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer llorando con ropa raída irrumpe en boda y se pone de parto justo a los pies del novio - Historia del día

22 de marzo de 2024

Mi marido me acusó de avergonzarlo mientras daba a luz a nuestro hijo, así que le di una lección

07 de abril de 2024

Mujer acude a la boda de su hermana y ve a su novio con esmoquin en el altar - Historia del día

06 de marzo de 2024

Mi nuera me trata como su sirvienta, así que decidí darle una lección en Navidad

24 de enero de 2024

Mamá obligó a su hijo a vender el auto que heredó - Él lo vuelve a comprar y descubre el secreto oculto de su abuelo

25 de marzo de 2024

10 Invitados de boda de pesadilla que arruinaron por completo el gran día

22 de marzo de 2024

Un padre prohíbe a su hijo que sea bailarín y más tarde recibe una llamada repentina del hospital - Historia del día

05 de marzo de 2024

Persona dada por muerta se presenta en una boda

09 de abril de 2024

Hombre descubre que sus hijos gemelos son en realidad sus hermanos - Historia del día

22 de febrero de 2024

Papá se niega rotundamente a llevar a su hija al altar - Historia del día

01 de marzo de 2024

Policías no hallan a niño que no volvió del colegio, una semana después un perro le lleva a mamá su mochila - Historia del día

22 de enero de 2024

4 historias sobre secretos familiares revelados accidentalmente por niños, cada una con un giro dramático

15 de abril de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024

Padre descubre que sus hijos gemelos son en realidad sus hermanos - Historia del día

19 de enero de 2024