logo
Fachada de una casa | Foto: Shutterstock
Fachada de una casa | Foto: Shutterstock

Mujer recoge a anciana que lloraba en la carretera y al día siguiente vuelve a verla en la cena familiar de su novio - Historia del día

Susana Nunez
15 sept 2023
20:00

Tina conducía por la ciudad bajo una intensa lluvia cuando recogió a una anciana que lloraba al borde de la carretera. La mujer le contó los atroces planes de su hijo y huyó cuando mencionó a la policía. Al día siguiente, iba a conocer a la madre de su novio, y se quedó estupefacta cuando ella abrió la puerta.

Publicidad

Cuando Tina salió de la casa de los Larsen, los limpiaparabrisas chirriaron contra el vidrio. Los truenos retumbaban en el cielo y la lluvia caía en gruesas cortinas. Estaba deseando relajarse, después de cuidar a la niña de esa familia.

Los Larsen eran una pareja encantadora. Y cuidar a su hija pequeña había sido una experiencia maravillosa. Tina realmente necesitaba el dinero, y ellos eran comerciantes adinerados, por lo que recibía una atractiva paga todos los meses.

Esa tarde, los Larsen se marchaban de vacaciones con su hija. Así que Tina por fin podía descansar. Su último día de trabajo había terminado.

Encendió el equipo de música del coche y golpeó el volante con los dedos, disfrutando de la melodía mientras conducía por la ciudad. De repente, una figura a lo lejos, entre la lluvia, captó su atención...

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Llovía mucho y estaba oscureciendo, así que Tina no podía ver con claridad quién era la sombra solitaria de la parada de autobús. Finalmente se detuvo y bajó la ventanilla, para darse cuenta de que era una mujer mayor que lloraba sin consuelo.

"Señora... ¿Se encuentra bien?", dijo desde su coche, y la mujer mayor levantó la vista. Tenía la cara enrojecida por las lágrimas, y Tina no pudo ignorarla al darse cuenta de que parecía bastante angustiada.

"¿Puedo ayudarla?, preguntó Tina, pero la mujer negó con la cabeza.

"Estoy esperando el autobús. No... no hace falta que te molestes, querida".

Tina seguía la misma ruta todos los días, así que estaba segura de que el autobús no aparecería hasta dentro de una hora.

"Sinceramente, no creo que sea una buena idea, señora", dijo. "Va a pasar un rato antes de que llegue el próximo autobús. Estoy feliz de ayudar, de verdad. ¿Qué tal si se sube y la llevo? Acabo de salir del trabajo y no tengo prisa por llegar a casa", le ofreció.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Yo...". La mujer se frotó nerviosamente las palmas de las manos. "Yo... estoy bien. Esperaré".

"¿Está segura?", le preguntó Tina. "La previsión dice que el tiempo no hará más que empeorar en las próximas horas. Créame, no me importa llevarla. No es seguro que las personas mayores se queden solas a estas horas".

La mujer hizo una pausa, considerando la oferta. "¿Puedes dejarme en el cruce de la calle principal?", preguntó finalmente.

"¡Sí! ¡Por supuesto!". Tina asintió con entusiasmo. "Mi casa está a solo un par de manzanas de allí. No será ningún problema".

"Gracias", respondió tímidamente la mujer y entró. Su ropa estaba ligeramente mojada cuando abord el coche de Tina.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Hola, soy Tina", se presentó con una sonrisa mientras arrancaba el coche. "¿Seguro que está bien? Si no se encuentra bien, puedo llevarla al médico".

La mujer negó con la cabeza y moqueó. "Yo... estoy bien, querida. Hola, soy Janet".

"Encantada de conocerte, Janet", dijo Tina con una sonrisa, con las manos agarrando con fuerza el volante.

"Entonces... si no te importa que te pregunte, ¿cómo es que estás sola aquí? He vivido aquí el tiempo suficiente para saber que no es muy seguro por aquí, especialmente en una parada de autobús a estas horas de la noche".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Yo... iba de camino a casa después de encontrarme con mi hijo", contestó Janet.

Publicidad

"¡Oh!". Tina la miró y luego a la carretera. "¿Por eso estabas triste?".

"No...", respondió Janet. "YO... YO...".

Pero antes de que pudiera continuar, Janet rompió a llorar, y Tina se quedó paralizada un segundo, preguntándose cómo consolarla.

"Lo siento, pero... ¿Ha pasado algo?", preguntó preocupada, entregándole la caja de pañuelos. "Probablemente no deba entrometerme. Lo siento mucho. No quiero molestarte".

Mientras Janet se recomponía, Tina pensó que era mejor no presionar a la mujer para que contara más cosas. No podía imaginar lo que le diría a continuación.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"No, no te disculpes. No es culpa tuya. No es culpa de nadie. Yo he criado a mi hijastro con mucho amor", empezó Janet temblando.

"Pero él... se fue por el camino equivocado. Nunca esperé que hiciera algo tan estúpido como meterse en problemas con matones. Cuando perdió dinero apostando la primera vez, le pedí que parara, pero no me hizo caso. Siguió apostando, incluso estando endeudado. Ahora va a poner en venta la casa de mi difunto esposo y pronto me desahuciará".

Tina exclamó: "¿Qué? Eso... ¡Eso es horrible, Janet! ¿Pero tiene derecho a vender tu casa según la ley?".

"Sí... Mi esposo le transfirió la casa antes de morir, así que él es el propietario legal. Y no tengo ni idea de qué hacer. Era un niño tan bueno. Mi niño pequeño. Pero como adulto, siempre está en problemas. Y los problemas... nunca terminan. Es de no creer", continuó Janet. "... pero hoy me ha dicho que va a entrar en casa de su novia... para robarle, y me ha pedido que participe en su plan, o lo matarán. Esos matones no lo dejarán ir si no paga su deuda".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Tina sintió un extraño miedo en la boca del estómago. Miró a Janet y tragó saliva horrorizada.

Ella le había echado una mano a Janet por empatía, pero se preguntó si había hecho lo correcto al hacer aquellas preguntas. Definitivamente, el hijo de esa mujer se relacionaba con la clase equivocada de personas. Y ahora se preguntaba si ayudarla había sido realmente una buena idea.

¿Cómo había podido ser tan ingenua como para llevar a una desconocida a esas horas?

Confundida y asustada, Tina frenó en seco y el coche se detuvo de golpe.

Pero cuando volvió a mirar a la menuda y aterrorizada Janet, que lloraba amargamente y se sentía herida por las acciones de su hijo, pudo ver que la mujer del coche no era más que una madre indefensa. Y se sintió fatal por ella.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Cálmate, Janet", le dijo finalmente. "Estoy segura de que se te ocurrirá algo".

Janet rompió a llorar de nuevo, negando con la cabeza. "No lo sé, querida. Yo... quiero decirle que pare... y que no haga algo así. Pero tampoco puedo dejarle morir. Ninguna madre dejaría morir a su hijo. Lo siento", hizo una pausa. "Yo... supongo que me excedí. No necesitabas saber nada de eso".

Janet parecía abatida, y temblaba de frío mientras su traje mojado se le pegaba al cuerpo. Tina no tenía ropa para cambiarse y no veía ningún sitio donde pudiera comprarle algo para cambiarse.

Pero vio una cafetería a pocos pasos. Pudo distinguir a algunas personas a través de la puerta de cristal y se le ocurrió una idea.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Tina respiró hondo mientras se giraba en el asiento para mirar a Janet. "Siento decirte esto... Soy solo una extraña, y no te conozco ni a ti ni a tu hijo, ¡pero no puedes dejar que haga eso! ¡Tienes que salir de este lío! Si simplemente cedes a lo que sea que esté planeando hacer con su novia, arruinarás tu vida y la suya.

"¡Así que escúchame! Tienes frío porque te mojaste con la lluvia. Deja que te traiga un café, y cuando acabemos aquí, vamos directamente a la policía y hacemos la denuncia, ¿vale? Podemos detenerlo ahora mismo, Janet. ¿Estás conmigo en esto?"

Janet no pronunció palabra, pero asintió levemente.

"¡Genial! Ahora espérame aquí. Vuelvo enseguida", le dijo Tina mientras salía del coche. Había dejado de llover, así que llegó a la cafetería sin empaparse.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Tina tomó dos cafés negros y regresó al coche. Pero en cuanto llegó a su vehículo, se dio cuenta de que el asiento del copiloto estaba vacío.

"¿Janet?", gritó, mientras miraba a su alrededor, pero no la veía por ninguna parte. Era como si hubiera desaparecido en la noche. Tina se quedó fuera del coche, esperando a ver si la mujer aparecía. Nunca regresó.

El cielo volvió a retumbar. Y Tina entró en su coche justo a tiempo antes de que lloviera a cántaros. Suspiró decepcionada mientras conducía calle abajo, esperando que Janet estuviera a salvo y que se le ocurriera qué hacer con su hijastro.

A la mañana siguiente, la habitación de Tina estaba hecha un desastre. Había ropa esparcida por el suelo, vestidos torpemente colgados de su armario mientras elegía su atuendo.

Estaba muy nerviosa y quería lucir lo mejor posible. Iba a conocer a la madre de su novio y, tras horas de lluvia de ideas, finalmente decidió que el vestido rosa de verano no era mala idea.

"¡Sí! ¡Esto funciona!", sonrió, dando vueltas frente al espejo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Al llegar, Tina se hizo un último retoque en el coche antes de ir del brazo de su novio hacia la puerta de la casa de su madre y llamar al timbre. Estaban allí para una cena familiar, y aunque solo serían ellos tres, estaba nerviosa.

"Estoy tan ansiosa. ¿Tengo buen aspecto?", preguntó tímidamente. "¡Quizá debería haber elegido el vestido verde! Este rosa parece demasiado hortera, ¿no?".

Dustin la rodeó con un brazo. "Mamá te adorará, cariño. No tienes de qué preocuparte", rio entre dientes. "Y sí, ¡estás perfecta!".

Momentos después, se abrió la puerta. A Tina se le aceleró el corazón y estuvo a punto de decir algo. Pero... se quedó paralizada.

"¡¿Tú?!", exclamó Tina, dándose cuenta de que estaba delante de Janet. Los ojos de la mujer mayor se abrieron de golpe, pero se recompuso rápidamente.

"¿Ustedes se conocen?", preguntó Dustin mientras le daba un rápido abrazo a Janet.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Oh! No lo creo", Janet hizo un gesto despectivo con la mano, cortando a Tina antes de que pudiera decir nada. Entonces la joven forzó una sonrisa, sin saber cómo reaccionar.

"Realmente eres preciosa, querida", la piropeó entonces Janet.

"Gracias... Gracias. Es... es... es decir, probablemente la confundí con otra persona. Lo siento", tartamudeó Tina. "Encantada de conocerla... ".

"¡Mi culpa, no las he presentado!". Dustin se rio. "Mamá, te presento al amor de mi vida, Tina. Y Tina, ¡esta es mi preciosa madrastra, Janet!".

Tina vio como la sangre se escurría de la cara de Janet. Estaba tan conmocionada como ella, pero fingía estar tranquila.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Me alegro de conocerte por fin, querida", Janet se acercó a Tina y le dio un suave abrazo.

Tina le siguió el juego. "Lo mismo digo, Janet", dijo.

"Pasen, entonces", dijo Janet nerviosa. "¡No me digas que la vas a hacer esperar aquí, Dustin!", añadió.

"¡Claro que no, mamá! Vamos dentro, nena", le sonrió Dustin.

Tina no entendía qué estaba pasando. Se limitó a seguirlos al interior. Luego, mientras Dustin se ocupaba de la barbacoa en el patio trasero, decidió enfrentarse a Janet.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"¿Qué está pasando, Janet?". Estaba confundida. "Sabía que la madre de Dustin murió cuando él tenía como tres años. Pero... de todas las mujeres de este planeta, ¿tú tenías que ser su madrastra? ¿Y eso significa que va a robar en mi casa? ¿Qué demonios está pasando aquí? ¿Qué vamos a hacer?".

Publicidad

"Lo siento mucho, Tina", suspiró Janet. "No podía imaginar que te volvería a ver. No se lo desearía a nadie, de verdad. Te habría avisado anoche si hubiera sabido que eras tú. Y siento lo de anoche...".

"Desearía que tu perdón pudiera arreglarlo todo, Janet. Pero no lo hará. ¿Cuál es su plan?", preguntó Tina, yendo directa al grano. "¡Dímelo!".

Janet agachó la cabeza y miró hacia otro lado. "Me pidió que te echara somníferos en la bebida y, cuando te desmayaras, iría a tu casa y...", se interrumpió.

"¿Y?, preguntó Tina con impaciencia. "¿Y qué?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Y se irá con algunas cosas. Agarrará las llaves de tu bolso. Y como estarás aquí, todo el mundo lo verá como un desafortunado robo", continuó Janet. "Dustin tendrá una coartada. Le dirá a todo el mundo que estuvo aquí contigo y conmigo. Y me advirtió seriamente que tendría que ceñirme al plan".

Publicidad

El corazón de Tina se hundió. ¡No podía creer que se hubiera enamorado de un hombre tan horrible como Dustin! ¿Cómo podía planear hacerle eso?

"Janet, te das cuenta de que las dos estamos atrapadas en el juego de Dustin, ¿verdad?", le dijo Tina, conmocionada por la revelación. "Escucha, si de verdad te importa él, no puedes dejar que haga esto. Lo mejor es que lo entreguemos a la policía. Sé que no quieres hacerlo, ¡pero quizá todo esto sea un grito de ayuda! Y tal vez esta es la única manera de mantenerlo a salvo de esos matones. Tenemos que detenerlo. Si no lo detenemos, ¡él mismo se topará con una bala o matará a alguien!".

"Pero, ¿cómo... cómo vamos a detenerle?". Los ojos de Janet rebosaban lágrimas.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Tina sabía lo indefensa que se sentía Janet. La tomó de la mano y la miró a los ojos.

"Tengo un plan", le dijo. "Y necesito que confíes en mí, ¿vale?", añadió, y Janet asintió.

Pero no sabían que Dustin estaba detrás de la puerta, espiando su conversación.

"Haz lo que te ha dicho", le dijo entonces Tina. "Pero no añadirás realmente esas pastillas a mi bebida. Finge que lo has hecho. Todo lo demás seguirá según su plan, y cuando Dustin se vaya a mi casa, llamamos a la policía y se lo contamos todo, ¿de acuerdo?".

Janet estuvo de acuerdo. Entonces Tina fingió estar tranquila cuando Dustin volvió con la parrilla.

"¿Comemos?", preguntó alegremente, y Janet y Tina intercambiaron una mirada y asintieron.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Todos se sentaron en la mesa de la cocina, disfrutando del vino y de la barbacoa. Cuando la botella de vino se vació, Janet estuvo a punto de traerles otra, pero Dustin dijo que lo haría él.

"¡Relájense, señoritas! Yo me encargo!", rio y desapareció hacia el botellero.

Ni en un millón de años Janet y Tina habrían imaginado que Dustin había escuchado su conversación y sabía cómo planeaban darle a probar de su propia medicina.

Así que antes de volver a la mesa, Dustin añadió un par de pastillas a la botella de vino. "Aquí tienes, mamá", dijo, entregándole la botella.

"Oh, nena. Tienes que ver mi colección de monedas. Mamá, ¿podrías servirnos otra copa mientras le enseño a Tina mi colección?", preguntó Dustin, dando tiempo a Janet para añadir los somníferos al vaso de la chica.

"Claro... Claro, cariño", Janet fingió una sonrisa, pero se ciñó al plan de ella y Tina.

Mientras mostraba la colección a Tina, Dustin solo fingió dar un sorbo al vino, pero Janet y Tina se lo bebieron, sin intuir su jugada.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Cuando Tina se bebió todo el vaso, Janet le sonrió, dándole la señal para que pusiera en marcha la segunda parte de su plan.

"Oh, creo que he bebido demasiado vino", dijo Tina diez minutos después, agarrándose la cabeza. "¿Te importa si me acuesto, Dustin?".

"Claro, nena", dijo Dustin, pero cuando Tina se puso en pie, se sintió mareada y se agarró al reposapiés de su silla. No entendía lo que le estaba pasando. Se suponía que no debía sentirse mareada, pero lo estaba.

"¿Estás bien, nena?", preguntó Dustin mientras corría a su lado.

"Estoy bien", respondió Tina. Pero la cabeza empezó a darle vueltas y, en cuanto se desplomó en el sofá y cerró los ojos, se quedó profundamente dormida.

Cuando Dustin se volvió, Janet tenía la cabeza apoyada en la mesa y también se había desmayado.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Debieron de pasar varias horas hasta que Tina volvió a abrir los ojos. La cabeza le latía con fuerza y quería secarse las gotas de sudor que le cubrían la frente, pero sus manos no se movían.

Tardó unos segundos en darse cuenta de que estaba atada a una silla en el sótano, con las manos sujetas a la espalda por gruesas cuerdas.

"¡Socorro!", gritó. "¡Socorro! Que alguien me ayude".

Pero su voz parecía rebotar en las paredes. Intentaba liberar sus manos, pero era inútil. Entonces oyó una voz familiar.

"¿Tina?".

"¡¿Janet?!". Tina moqueó y miró a su alrededor. Sabía que la voz provenía de algún lugar cercano, pero no veía a nadie en el sótano.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Lo siento, Tina!". La voz de Janet apareció de nuevo. "Yo... no debería haberte metido en esto. Ha sido culpa mía, querida!".

"Janet, ¿dónde estás?", preguntó Tina.

"No lo sé, querida. Este espacio es tan pequeño y sofocante!", gritó Janet. "Tengo las manos y los pies atados a una silla".

Tina se dio cuenta de que Janet probablemente estaba atrapada en una habitación vecina, igual que ella.

"¡Tenemos que salir de aquí!", dijo Tina. "Pero no sé cómo...".

Tina miró por el espacio, tratando de encontrar algo afilado que pudiera cortar las cuerdas alrededor de sus muñecas. De repente, se dio cuenta de que había una caja de herramientas en un rincón de la habitación.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Tina arrastró la silla por el suelo hasta llegar a la caja de herramientas. Jadeaba mientras giraba la cabeza, tratando de localizar con precisión dónde debía poner las manos para agarrar el reluciente cuchillo.

Pero justo en ese momento, la puerta del sótano se abrió de golpe y Tina se quedó paralizada. Se estremeció al ver que era Dustin, ¡llevaba una pistola!

"¡Parece que alguien quiere escapar!". Dustin sonrió satisfecho y le apuntó con la pistola. "¿Tienes prisa, Tina?".

"¡Dustin, baja eso!", tragó saliva temerosa. "¡Yo... no voy a ninguna parte!".

"Claro que no", sonrió malvadamente mientras se acercaba a ella, todavía apuntándola con la pistola. "Y si haces lo que te digo, no tendré que gastar una bala contigo".

Tina temblaba de miedo cuando el frío metal de la pistola tocó su frente. "Haré lo que me pidas, ¿de acuerdo? Pero... ¡No me mates! Vamos, Dustin, ¡te ensuciarás las manos sin motivo!", dijo temblorosa.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Dustin se burló. "¡Bueno, tú no pones las reglas aquí, Tina!", le dedicó una sonrisa desagradable, luego la liberó de los pies y la llevó a la habitación donde Janet estaba cautiva. Ella quería abrazarla y llorar desconsoladamente.

Y la agonía en el rostro de Janet le decía que quería hacer lo mismo. Pero las dos mujeres estaban retenidas a punta de pistola y solo se les permitía hacer lo que Dustin les indicaba mientras salían de la casa.

El coche de Tina estaba aparcado en la entrada. Dustin le ordenó que se pusiera al volante y liberó sus manos. Janet tuvo que sentarse en el asiento del copiloto, con sus manos atadas.

"¡Conduce!", ordenó Dustin a Tina mientras se sentaba en el asiento trasero, todavía apuntándole con la pistola. "¿O quieres que dispare esta cosa, eh? No tengo nada que perder,".

"¡Haré lo que dices! ¡Guarda esa cosa! Por favor", le suplicó, pero fue en vano.

Tina puso el contacto con manos temblorosas y arrancó el coche. Mientras conducía, miraba de vez en cuando por el retrovisor y tragaba saliva asustada.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Tina deseaba haber sabido lo del juego de Dustin. No tenía ni idea de que había despilfarrado el dinero de su anciana madre ni de que se había metido en un buen lío. Pero lo peor era que ahora Janet y ella formaban parte del lío que no habían creado.

Y la pobre Janet tampoco se merecía pasar por nada de esto; solo había querido lo mejor para su hijo. Pero a Dustin no le importaba nadie. No respetaba el amor y el cuidado que su madrastra sentía por él. Tina solo deseaba no haberlo conocido y no haberse involucrado con él.

"¿A dónde... a dónde vamos?", le preguntó en algún momento, con el corazón acelerado al ver la pistola en el espejo retrovisor.

"¡Sigue conduciendo o te juro que disparo ahora mismo!", gritó, presionando el cañón de la pistola contra su cabeza. "Cuando llegues al final de esta carretera, gira a la izquierda".

A Tina se le humedecieron los ojos al comprender que era un atajo para llegar a la autopista, pero rápidamente se tragó las lágrimas y asintió. No tenía ni idea de si iba a llegar viva, pero no tenía elección. Siguió las órdenes de Dustin y continuó conduciendo.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Pero el corazón le latía contra el pecho y sentía que los pulmones se le iban a colapsar en cuanto se dio cuenta de hacia dónde se dirigían.

"¡No hay carretera, Dustin!", gritó. "¡Tengo que parar el coche!".

"¡Pararás cuando yo lo diga!", gruñó él.

Dustin obligó a Tina a conducir hasta el final de la vía y salió del coche, sin perderla de vista. Más allá del abismo, las olas rugían y le provocaban un escalofrío a la asustada chica.

Ni siquiera podía asomarse por la ventanilla y mirar hacia abajo. Temía las alturas, y aquello era una locura: estar sujeta a 100 metros por encima de la inmensa superficie del océano.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Sal del coche, vieja!", ordenó a Janet. "¿Ves la cuerda en el asiento trasero? ¡Agárrala y muévete hacia Tina! ¡Ahora!". Abrió la puerta y la apuntó con el arma.

Tina se fijó en la bolsa de lona que había en el asiento trasero. Sabía que era suya. Era la bolsa que solía llevar al gimnasio. Se dio cuenta de que Dustin ya había robado en su casa. Probablemente las mataría a ambas y tiraría sus cuerpos al agua si no actuaba ahora.

Mientras Janet se agachaba, Tina se inclinó más hacia ella y le susurró: "Tira esa bolsa al agua, Janet. Confía en mí, ¡puedo sacarnos de esta!".

Janet estaba asustada, pero asintió. Salió del coche y se dirigió al asiento trasero. Cogió la cuerda y Tina le hizo una señal por el retrovisor.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Unsplash

Publicidad

Janet dejó la cuerda, tomó la bolsa y la arrojó al vacío con toda la fuerza que pudieron reunir sus manos atadas. Dustin gritó horrorizado.

"¡No, no, no! ¿Qué demonios has hecho?". Dustin apretó los dientes y giró sobre sí mismo, apuntando ahora a Janet.

Pero Tina saltó del coche, con las manos en alto, y lo detuvo. "¡No, espera, Dustin! No... ¡No le hagas daño! Puedo conseguirte más dinero del que había en la bolsa. Por favor", le dijo.

Pero Dustin seguía apuntando a Janet con su pistola.

"¡No estoy mintiendo, Dustin! Realmente puedo conseguirte más de lo que habías robado de mi casa", tartamudeó Tina. "Yo... puedo llevarte a casa de mi jefe. Los Larsen están de vacaciones. Ya lo sabes. ¿Recuerdas que te hablé de ellos? Sé dónde guardan el dinero y los objetos de valor".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Dustin se echó a reír. "¿Es otro plan que se te ha ocurrido para atraparme?".

"¡Puedes matarnos o conseguir todo ese dinero y saldar tu deuda!", dijo Tina con valentía, aunque su corazón se estremecía de miedo. "Todo lo que tienes que hacer es desactivar el sistema de alarma de su casa usando un código. Y yo lo sé. La elección es tuya, Dustin".

Dustin vaciló un momento y Tina vio que se debatía entre aceptar o no su oferta. Su acelerado corazón se calmó cuando él dijo que sí.

"¡Vuelvan al coche!", les ordenó. "¡Y si alguna intenta hacerse la lista esta vez, créanme, no me lo pensaré ni una vez antes de apretar el gatillo! Será mejor que se metan eso en la cabeza".

Tina asintió y soltó un suspiro de alivio mientras volvía al coche. Tenía un plan en mente para salvarlas a ambas. Todo lo que tenía que hacer era mantener la calma. Puso el contacto y empezó a conducir, prometiéndose a sí misma que esta vez nada saldría mal.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Una hora más tarde, Tina entró en la casa de los Larsen. La feliz casa familiar estaba en silencio. Condujo a Dustin por la entrada trasera y desactivó la alarma. Janet permaneció en el coche, con las manos atadas.

"Por aquí", le dijo Tina a Dustin mientras subía las escaleras hasta el despacho del señor Larsen y abría la puerta de un tirón.

"El dinero que necesitas está dentro de una caja fuerte, justo ahí", señaló la pared frente al escritorio de caoba.

"Es una caja fuerte secreta construida dentro de la pared. Pero solo se puede abrir con un mando a distancia que está en el cajón de la mesa", continuó. "En el lado izquierdo".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"¡Abre el cajón y tráeme el mando a distancia!". Dustin empujó a Tina hacia delante mientras la sujetaba a punta de pistola. Ella se acercó a la mesa e hizo lo que él le indicaba.

"Pulsa el botón", dijo ella, y él la fulminó con la mirada. "¡No creas que tienes todo el cerebro del mundo!", siseó mientras pulsaba el botón, pero no ocurría nada.

"¿Por qué no funciona?", la miró con el ceño fruncido.

"Debe de estar atascado", dijo Tina. Dustin volvió a pulsar el botón, pero fue inútil. Aun así, lo intentó una y otra vez. Sin embargo, nada pasaba.

Frustrado por haber desperdiciado todos sus intentos, una extraña furia se apoderó de él. Sin dejar de apuntar a Tina, Dustin se acercó a la pared y empezó a arrancar el papel pintado e incluso el yeso.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Pero no tenía ni idea de que eso no iba a ayudarle. Siguió intentando encontrar una forma alternativa de abrir la caja fuerte.

Cuando nada parecía funcionar, agarró el mando a distancia con rabia y siguió pulsando el botón. "¡Esta maldita cosa!", gritó mientras se acercaba a la pared, intentando por todos los medios abrir la cámara secreta.

De repente, unas débiles sirenas aparecieron en la distancia y le distrajeron. Dustin estaba desconcertado cuando se dio la vuelta y miró a Tina.

"¿Cómo demonios se enteraron?", gritó mientras miraba por la ventana del despacho y veía llegar a la entrada una serie de coches patrulla de la policía.

"¡Apagaste la alarma! ¿Cómo lo supieron?", gritó furioso mientras se oían fuertes pasos fuera. "¡Contéstame, idiota!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"Quizá porque llevas cinco minutos pulsando el botón de emergencia", sonrió Tina mientras señalaba el mando que él tenía en las manos.

Luego se arrodilló y se puso las manos detrás de la cabeza mientras esperaba a que la policía irrumpiera en el despacho del señor Larsen.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

5 historias de personas que tuvieron que convertirse en detectives para conocer la espeluznante verdad sobre sus seres queridos

26 de abril de 2024

Hombre tiene una cita con su secretaria sin saber que su esposa está sentada detrás de ellos - Historia del día

08 de marzo de 2024

Mujer visita a su mejor amiga que acaba de adoptar a un bebé y lo reconoce como su propio hijo biológico - Historia del día

15 de abril de 2024

Mi suegro me regaló un paquete de chicles – Cuando vi lo que garabateó dentro, me quedé sin aliento

29 de mayo de 2024

Llamé al número de mi difunta esposa y sorprendentemente alguien cogió el teléfono - Historia del día

29 de marzo de 2024

Papá de 3 que vive en una carpa le da sus últimos $2 a extraño en gasolinera, se despierta siendo dueño de una gran empresa - Historia del día

22 de abril de 2024

Agente de policía bloquea la entrada de mi casa mientras hablaba con una chica rubia - Le di una buena lección

21 de mayo de 2024

Una niña despierta del coma y dice: "Sé la verdad sobre mi madre" - Historia del día

17 de abril de 2024

3 historias estremecedoras sobre seres queridos fallecidos que, de algún modo, resultan estar vivos

18 de abril de 2024

Rico humilla a mesero discapacitado que luego le enseña una valiosa lección - Historia del día

05 de marzo de 2024

Mi hija pequeña saltó a abrazar a un desconocido en el supermercado – La verdad no era lo que esperaba

29 de mayo de 2024

Mesera descubre una servilleta con las palabras "AYÚDAME" en el suelo del restaurante - Historia del día

22 de abril de 2024

Mujer recibe un mensaje del teléfono de su hijo fallecido - Historia del día

08 de mayo de 2024

3 historias sobre infieles que se enfrentaron al karma

13 de marzo de 2024