logo
Mujer embarazada con un teléfono | Fuente: Shutterstock
Mujer embarazada con un teléfono | Fuente: Shutterstock

Mi marido me engañó, pero su novia embarazada me llamó y me dijo: "Funcionó"

Susana Nunez
13 may 2024
00:45

Intenté por todos los medios ignorar la inquietante sensación de que mi esposo podía estar engañándome. Habíamos construido una hermosa vida juntos, pero al final, él estaba dispuesto a apuñalarme por la espalda. Pero no imaginaba que yo iba unos pasos por delante.

Publicidad

Soy Patricia, de 35 años, y hasta hace poco pensaba que tenía un buen control de quién era y de la vida que llevaba con mi marido, Joseph, de 40 años.

Mujer pensativa | Fuente: Shutterstock

Mujer pensativa | Fuente: Shutterstock

Pero últimamente he notado algunos cambios en el comportamiento de mi esposo, que me hacen creer que me engaña. Ha estado un poco más reservado cuando envía mensajes de texto o atiende una llamada telefónica. Siempre que estamos sentados juntos, su teléfono está boca abajo.

También llega tarde a casa y tiene demasiados viajes de trabajo o trasnocha en la oficina. El otro día, cuando volvió de una de sus largas noches en la oficina, fingí dormir mientras él intentaba entrar de puntillas.

Por el rabillo del ojo, vi que llevaba la camisa desabrochada; puede que se la desabrochara para ponerse cómodo después del trabajo, pero no es habitual en él que la lleve completamente abierta y sólo se le vea el chaleco. También suele ducharse por la mañana, pero esta noche se fue directamente a la ducha y dejó la ropa en el cesto de la ropa sucia.

Publicidad
Mujer toma el teléfono de su pareja mientras duerme | Fuente: Shutterstock

Mujer toma el teléfono de su pareja mientras duerme | Fuente: Shutterstock

Me desperté a la mañana siguiente y lo primero que hice fue oler la ropa e inspeccionarla en busca de alguna pista. Su camisa tenía un olor muy afrutado y femenino y una pequeña mancha de pintalabios rojo. Cada día parecía que me acercaba más a la verdad y a la vez estaba tan lejos.

Pero quería llegar al fondo del asunto porque el engaño era lo último con lo que estaba dispuesta a conformarme en un matrimonio. Siempre he sido alguien que valora la precisión y la estrategia, por eso insistí en un acuerdo prenupcial antes de casarme con Joseph. Era mi red de seguridad, la que me daría derecho a todo si la infidelidad llegaba a manchar nuestro matrimonio.

Mujer quitándose el anillo | Fuente: Shutterstock

Mujer quitándose el anillo | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Un día, llegué pronto a casa y encontré a Joseph y a su compañera de trabajo demasiado juntos en nuestra cama. Se esforzaron por hacer ver que no había pasado nada, pero la semilla de la duda ya estaba plantada. Él intentó convencerme de que no era nada grave, pero yo sabía que no debía creer ni una palabra que saliera de su boca.

Días después, vislumbré en el teléfono de Joseph mensajes de una mujer llamada Amber, cada uno de los cuales desaparecía a los pocos segundos de ser leído. El engaño era como una soga que me apretaba el cuello, asfixiándome cada día que pasaba.

Mujer pilla a su pareja engañándola | Fuente: Shutterstock

Mujer pilla a su pareja engañándola | Fuente: Shutterstock

Accidentalmente di con la información de contacto de Amber. Se me aceleró el corazón al marcar su número. "Amber, tenemos que hablar", dije, intentando disimular el temblor de mi voz.

Publicidad

Nos reunimos y le expuse mi plan. No podía pillarle in fraganti, pero estaba segura de su traición. Le propuse que fingiera estar embarazada. Era mi forma de atrapar a Joseph y vengarme de su manipulación y sus burlas.

En medio de nuestro plan, descubrí algo más condenatorio. Joseph había falsificado mi firma en documentos para obtener beneficios económicos. Éste fue mi punto de ruptura.

Hombre hace la maleta mientras su mujer llora al fondo | Fuente: Shutterstock

Hombre hace la maleta mientras su mujer llora al fondo | Fuente: Shutterstock

Con la ayuda de Amber, se puso en marcha la trampa del embarazo. La reacción de Joseph ante la noticia fue de pavor absoluto, exactamente lo que yo había previsto. Solicitó el divorcio para proteger sus bienes, pensando que podría superarme, pero yo estaba preparada.

Nunca pensé que tendría fuerzas para enfrentarme a él. Pero sentada frente a él, mi voz era firme: "Joseph, tienes dos opciones: firmar los papeles del divorcio y marcharte, o prepararte para verme en los tribunales, exponiendo cada mentira, cada engaño". Su rostro, normalmente tan controlado, se retorció al darse cuenta de su situación.

Publicidad
Hombre firmando los papeles del divorcio | Fuente: Shutterstock

Hombre firmando los papeles del divorcio | Fuente: Shutterstock

Su firma en aquellos papeles fue el momento más satisfactorio de mi vida. Más tarde, Amber y yo celebramos nuestra astuta victoria. Sin embargo, la dulzura de la venganza fue efímera. "Lo hemos conseguido, Patricia", dijo Amber por teléfono, con la voz teñida de triunfo. "Sí, pero aún no ha terminado", repliqué, decidida. "No puede librarse sin más de todo lo que ha hecho".

Mujer sentada al borde de la cama | Fuente: Shutterstock

Mujer sentada al borde de la cama | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Presenté cargos contra él por sus actividades ilegales y, finalmente, fue encarcelado. A través de este calvario, descubrí una fuerza y una determinación en mi interior que no sabía que existían. Me enfrenté a Joseph y, al hacerlo, defendí mi futuro.

Si te ha gustado, aquí tienes otra historia sobre una mujer que contrató a un investigador privado para atrapar a su marido infiel.

Tengo 33 años y llevo unos cuantos casada con mi pareja, James, de 39 años. Al principio, ambos decidimos que los niños estarían en nuestro futuro; queríamos mudarnos a una casa, una gran diferencia respecto a nuestro pequeño apartamento, y queríamos ser económicamente estables.

Que es exactamente lo que somos ahora.

Casa blanca de dos plantas | Fuente: Pexels

Casa blanca de dos plantas | Fuente: Pexels

Publicidad

Yo soy redactora en una revista de gran éxito, y James trabaja en ciberseguridad, dirigiendo su propio equipo en una gran empresa corporativa.

Así que, ahora que estoy preparada para tener un bebé, he estado esperando a que James se pusiera las pilas. Pero últimamente me he dado cuenta de que James actúa de forma muy extraña. Siempre está al teléfono, contestando llamadas a altas horas de la noche, y en el aire que le rodea flota un perfume diferente.

Me sentí desolada al pensar que James podría haberme estado engañando.

Pero si iba a formar una familia con este hombre, necesitaba saber la verdad. Decidí contratar a un investigador privado.

"Escucha, Alexis", me dijo Benson, el investigador, cuando quedamos para tomar un café.

Persona tecleando en un portátil | Fuente: Pexels

Persona tecleando en un portátil | Fuente: Pexels

Publicidad

"La mayoría de las veces, vas a encontrar a tu marido haciendo exactamente lo que tú crees. Así que tienes que estar preparada para lo peor".

Asentí. Sabía en lo que me estaba metiendo y sabía que, al final de la investigación, mi matrimonio podría estar potencialmente acabado. La sola idea desbarataba todo lo que sabía sobre mi vida, pero necesitaba saberlo.

Benson prometió que haría lo que fuera necesario, y yo volví al trabajo, dispuesta a redactar los últimos artículos para la fecha límite de la revista.

Entonces, las cosas dieron un giro.

Me reuní con Benson al final de la semana; me había prometido que tendría suficiente información para mí.

"Eileen", me dijo cuando me senté a la mesa. "Tenemos que abandonar la investigación. Es hora de terminar esto. Créeme, es más seguro para nosotros porque hay mucho más entre manos".

Pareja sentada en una cafetería | Fuente: Pexels

Pareja sentada en una cafetería | Fuente: Pexels

Publicidad

Me quedé impactada, con la mente acelerada por las innumerables posibilidades que revelaba lo que fuera que James estuviera haciendo.

Me sorprendió la reacción de Benson. Sabía que los investigadores privados veían cosas turbias en su línea de trabajo, pero no esperaba que él rechazara realmente el trabajo después de seguirle la pista a James.

"Quédate el dinero", dijo. "No lo quiero".

Pero no podía quedarme de brazos cruzados y aceptar la derrota. Me negaba a que me mantuvieran en la oscuridad. Así que tomé cartas en el asunto. Planeé instalar cámaras ocultas y una grabadora de voz en el automóvil de James y en el estudio de su casa.

Pero cuando estaba instalando las cámaras, descubrí que ya había cámaras ocultas instaladas. En nuestra casa.

¿Quién era el hombre con el que me había casado? ¿Era nuestra casa una prisión bajo vigilancia constante? Me entró el pánico y empecé a hacer las maletas, dispuesta a huir a casa de mis padres hasta que supiera más.

Primer plano del objetivo de una cámara | Fuente: Unsplash

Primer plano del objetivo de una cámara | Fuente: Unsplash

Publicidad

Fue entonces cuando entró James.

"¿Qué haces?", preguntó mirando la maleta abierta.

"¿Por qué hay cámaras secretas en nuestra casa?", le pregunté.

La respuesta de James me tomó por sorpresa.

"¿Cómo las has encontrado? ¿También pensabas instalar una cámara?", preguntó con una sonrisa amable en la cara, una sonrisa que definitivamente no encajaba en la situación. Era como si intentara desactivar una bomba con amabilidad.

"Quería saber si me engañabas, James", dije, de repente agotada. "Pero estas cámaras son aún peores. ¿Me están vigilando? ¿Por qué están aquí? ¿Quién eres?".

Las preguntas salían a borbotones, cada una más pesada que la anterior.

James me observó durante unos instantes, mientras el reloj del pasillo avanzaba.

Persona haciendo una maleta | Fuente: Pexels

Persona haciendo una maleta | Fuente: Pexels

Publicidad

"Te lo contaré todo, pero tienes que intentar comprenderlo", dijo. "Es todo lo que pido".

James reveló que trabajaba en seguridad, pero no del tipo que me había dicho.

"Soy agente, Eileen", dijo. "No podía decirte nada por nuestra propia seguridad, pero no podía quedarme de brazos cruzados. Así que instalé las cámaras y las compruebo constantemente para nuestra protección".

"¿Qué tipo de agente?", pregunté, sintiéndome estúpida por mi lenta comprensión de lo que James intentaba decir.

"Soy del Servicio Secreto, Eileen. Proporciono protección a altos cargos del gobierno, y a veces a diplomáticos cuando vienen al país".

Mi mente se aceleró. ¿Un agente secreto?

"¿Eres una especie de James Bond?", pregunté, intentando reírme de la situación.

Hombres vestidos de etiqueta en fila | Fuente: Pexels

Hombres vestidos de etiqueta en fila | Fuente: Pexels

Publicidad

James se rio a carcajadas antes de volver a ponerse serio.

"Es mucho", admitió. "Es un trabajo estresante, pero estoy intentando volver a la parte de la ciberseguridad".

"¿Qué implicaría eso?", le pregunté.

"Significaría que me sentaría detrás de un ordenador y vigilaría todo lo relacionado con las personas a las que tengo que proteger".

"¿Por qué cambiarías a eso?", pregunté, intentando comprender.

"Porque será más seguro para los dos. Y podremos empezar a planear nuestra familia. Lo hago por nosotros".

James me sonrió. Pero yo no sabía qué decir. Hacía horas que estaba convencida de que mi marido estaba metido en algo peor que engañarme. Ahora que me había revelado la verdad, me sentía más tranquila.

Monitor mostrando software | Fuente: Pexels

Monitor mostrando software | Fuente: Pexels

Publicidad

"¿Eileen?", preguntó James. "Siento no haber podido decirte la verdad. ¿Esto va a ser un problema?".

Me reí. Sabía que una persona cuerda no sería capaz de soportarlo. Pero yo quería a James y no podía imaginarme mi vida sin él, con una parte de espionaje y todo.

"No", le dije. "No es un problema en absoluto".

Ahora que sé la verdad, me siento más tranquila. Sé que nuestras vidas no han sido más fáciles, pero al menos sé a qué me enfrento.

James ha prometido pasarse al lado administrativo de ser agente, pero sólo el tiempo lo dirá. Por ahora, estamos en un espacio bueno y honesto.

Pareja abrazándose | Fuente: Pexels

Pareja abrazándose | Fuente: Pexels

Publicidad

¿Qué habrías hecho tú en mi lugar?

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi marido se jactaba de comprarme pendientes caros cuando yo me los compraba, así que le hice ver la realidad

24 de abril de 2024

Mi hijo prendió fuego a la costosa cartera que me regaló mi nuera por mi cumpleaños tras ver lo que había dentro

25 de abril de 2024

Mi mejor amiga me pidió que no llevara a mi esposa a su boda – Me sorprendió saber por qué

02 de abril de 2024

¿Me equivoco por arruinar la relación de mi esposa con nuestra hija?

08 de mayo de 2024

Sorprendí a un hombre en nuestro armario y al principio sospeché que mi mujer me engañaba, pero la verdad fue mucho más impactante

25 de abril de 2024

Mi prometido empezó a actuar de forma sospechosa antes de nuestra boda - Su secreto quedó al descubierto al intercambiar nuestros votos

17 de abril de 2024

Mujer sospechaba que su marido la engaña con la chica de la limpieza - La realidad la deja en shock

20 de febrero de 2024

Mujer rescata a hombre que perdió la memoria y le miente diciéndole que es su prometida - Historia del día

12 de marzo de 2024

Mamá devastada quiere adoptar, ve en agencia de adopción a niña sorprendentemente parecida a hija fallecida - Historia del día

22 de enero de 2024

Me alejé de mi suegra por lo que le dijo a mi hija sobre mí cuando llegué al hospital

22 de marzo de 2024

Mi novio intentó usar mi dinero para impresionar a unos amigos y pagó por ello

08 de mayo de 2024

Oí susurrar a mi marido y a su madre por la noche y me cambió la vida por completo

25 de marzo de 2024

Mi marido se niega a cuidar de nuestros 2 hijos diciendo que se cansa en el trabajo - Su ultimátum fue la gota que derramó el vaso

24 de abril de 2024

Acabo de hacer "match" con mi difunta esposa en Tinder

03 de abril de 2024