logo
Una mujer angustiada | Un niño pequeño | Fuente: Shutterstock
Una mujer angustiada | Un niño pequeño | Fuente: Shutterstock

La examante de mi marido y su hijo vinieron a mi casa - ¿Soy una buena persona después de lo que hice?

Jesús Puentes
21 may 2024
04:15

La estable vida de Claire se convierte en un caos cuando sale a la luz una antigua aventura de su marido, que le revela un hijo que juró no conocer jamás. Obligada a enfrentarse a esta nueva realidad, Claire se enfrenta a invitados no deseados, lo que desencadena una crisis doméstica que pone en tela de juicio sus nociones de familia y fidelidad.

Publicidad
Una pareja feliz | Fuente: Shutterstock

Una pareja feliz | Fuente: Shutterstock

Hola, soy Claire y, hasta hace poco, pensaba que tenía mi vida más o menos resuelta. Casada durante nueve años felices, aunque a veces difíciles, la vida tuvo sus altibajos, pero nada me preparó para la bomba que me cayó encima en 2021.

Deja que te lleve a través de una montaña rusa que desde entonces ha definido un nuevo capítulo de mi vida, uno que nunca me había propuesto.

Una esposa desolada pilla a su marido con otra mujer. | Fuente: Getty Images

Una esposa desolada pilla a su marido con otra mujer. | Fuente: Getty Images

Publicidad

Todo empezó un día aparentemente normal, cuando me enteré de que mi marido Alaric había sido demandado por manutención de sus hijos. Resultó que había tenido una aventura al principio de nuestro matrimonio. Me quedé destrozada, por no decir otra cosa. No era una aventura cualquiera, había un niño de por medio.

La mano de un niño apoyada en la de su padre | Fuente: Pexels

La mano de un niño apoyada en la de su padre | Fuente: Pexels

Estuvimos a punto de dejarlo allí mismo, pero tras muchas lágrimas, rabia e innumerables sesiones de terapia, decidimos darle otra oportunidad a nuestro matrimonio.

Foto en escala de grises de una mujer llorando | Fuente: Shutterstock

Foto en escala de grises de una mujer llorando | Fuente: Shutterstock

Publicidad

Pero yo tenía una condición: no quería tener nada que ver con el niño. Alaric podía tomar sus propias decisiones respecto a su hijo, pero yo tenía claros mis límites.

Una pareja sentada separada tras una discusión | Fuente: Getty Images

Una pareja sentada separada tras una discusión | Fuente: Getty Images

Justo cuando pensaba que lo teníamos todo resuelto y seguíamos adelante, la vida me lanzó otra bola curva. Hace poco llamaron a mi puerta, esperaba la entrega habitual o quizá que un vecino necesitara algo trivial.

En lugar de eso, me encontré con una imagen que me hizo palpitar el corazón: una mujer desconocida y un niño.

Una persona llamando a la puerta | Fuente: Getty Images

Una persona llamando a la puerta | Fuente: Getty Images

Publicidad

Mi mente se agitó cuando la mujer se presentó como Sadie y me dijo que el niño, Fred, era hijo de mi marido. Antes de que pudiera procesar esta información, me dio otra sorpresa.

Una mujer asomándose por detrás de la puerta | Fuente: Pexels

Una mujer asomándose por detrás de la puerta | Fuente: Pexels

Declaró que se mudaban con nosotros. Así, sin más. Sin discusión, sin previo aviso. Me quedé de pie, atónita, con la mano temblorosa en el pomo de la puerta.

Un niño de pie en el umbral de una puerta | Fuente: Getty Images

Un niño de pie en el umbral de una puerta | Fuente: Getty Images

Publicidad

Una parte de mí quería cerrar la puerta de un portazo y lavarme las manos.

Pero antes de que pudiera reaccionar, me miró directamente a los ojos y dijo algo que aún resuena en mis oídos: "En un futuro próximo, te avergonzarás de tu comportamiento".

Una mujer se escandaliza mientras habla con otra mujer | Getty Images

Una mujer se escandaliza mientras habla con otra mujer | Getty Images

Me quedé de piedra. ¿Por qué iba a avergonzarme? Era ella la que tenía una aventura con un hombre casado, no yo.

Mientras lidiaba con mi conmoción e intentaba reunir fuerzas para responder a la atrevida afirmación de Sadie, el sonido de un automóvil llegando a la entrada me devolvió a la realidad. Era Alaric.

Un Automóvil aparcado delante de una casa | Fuente: Pexels

Un Automóvil aparcado delante de una casa | Fuente: Pexels

Publicidad

Llegó justo a tiempo para ver el final de nuestro enfrentamiento en la puerta principal. La expresión de su cara me dijo que sabía que no sería fácil. En cuanto se unió a nosotros, Alaric empezó a explicarnos la terrible situación.

Una pareja discutiendo | Fuente: Getty Images

Una pareja discutiendo | Fuente: Getty Images

"Claire, Sadie está a punto de ir a la cárcel y ha perdido su casa. Fred necesita un lugar donde quedarse durante un año hasta que Sadie salga. Si no se queda con nosotros, tendría que cruzar el país para vivir con sus abuelos. Estaría lejos de su colegio, de sus amigos e incluso de Sadie, que estaría encarcelada cerca. No podía permitirlo".

Una mujer con uniforme naranja de presidiaria sentada en la cama | Fuente: Pexels

Una mujer con uniforme naranja de presidiaria sentada en la cama | Fuente: Pexels

Publicidad

Aún estaba procesando la primera bomba cuando Alaric soltó otra.

"Y hay más, Claire. Sadie tiene que quedarse con nosotros una semana hasta que empiece su condena". Mi mente se tambaleaba. Esto era demasiado y demasiado rápido.

Una madre con su hijo pequeño | Fuente: Getty Images

Una madre con su hijo pequeño | Fuente: Getty Images

Me volví hacia Alaric, con la voz tensa por la frustración: "Podrías plantearte enviar a Fred a una casa de acogida, porque de ninguna manera es bienvenido en nuestra casa". Las palabras salieron más duras de lo que pretendía, pero estaba abrumada.

El rostro de Alaric se ensombreció. "¡Claire, piensa antes de hablar!", espetó, visiblemente molesto por mi sugerencia.

Un hombre gritando | Fuente: Getty Images

Un hombre gritando | Fuente: Getty Images

Publicidad

La tensión era palpable y me di cuenta de que aquella conversación estaba derivando rápidamente en una discusión que ninguno de los dos deseaba, pero que parecía inevitable.

Una mujer sentada sola tras una discusión con su marido | Fuente: Shutterstock

Una mujer sentada sola tras una discusión con su marido | Fuente: Shutterstock

La discusión con Alaric se había intensificado más allá de mi control y, como si fuera una olla a punto de desbordarse, cogí las llaves y me marché. Necesitaba despejarme.

Llaves de Automóvil sobre una superficie negra | Fuente: Pexels

Llaves de Automóvil sobre una superficie negra | Fuente: Pexels

Publicidad

Me encontré conduciendo hasta la pequeña tienda de comestibles de la esquina, la del letrero parpadeante y los pasillos que nunca cambiaban.

Una mujer conduciendo un Automóvil | Fuente: Pexels

Una mujer conduciendo un Automóvil | Fuente: Pexels

Mientras deambulaba sin rumbo por las estanterías de aperitivos y conservas, mis ojos vieron las guías de apartamentos junto a la caja. Por impulso, cogí una.

Una tienda de comestibles | Fuente: Pexels

Una tienda de comestibles | Fuente: Pexels

Publicidad

Volver a casa me resultaba más pesado que de costumbre, y cada paso que daba hacia la puerta principal me hacía temer lo que me esperaba. Alaric seguía allí, con una mezcla de confusión y preocupación en el rostro cuando entré.

Le tendí la guía de apartamentos como si fuera una bandera blanca que se hubiera incendiado y le dije rotundamente: "Hablo en serio, Alaric".

Una mujer se enfada mientras discute con su marido | Fuente: Getty Images

Una mujer se enfada mientras discute con su marido | Fuente: Getty Images

Miró la guía y luego me miró a mí, con la incredulidad pintándole las facciones. "¿De verdad, Claire? Después de todo este tiempo, ¿sigues pensando lo mismo?". Su voz era una mezcla de decepción y frustración.

Una persona sostiene una rosa blanca | Fuente: Unsplash

Una persona sostiene una rosa blanca | Fuente: Unsplash

Publicidad

"Sí", respondí, sintiendo que mi determinación se endurecía. "No es justo traer esto a nuestra casa, Alaric, no después de todo lo que hemos pasado".

Una pareja discutiendo | Fuente: Getty Images

Una pareja discutiendo | Fuente: Getty Images

Su alegato sobre las circunstancias atenuantes cayó en saco roto. "No me importan las circunstancias", insistí. "No viviré bajo el mismo techo que tu hijo. Y si decides que se quede, entonces será mejor que busques un nuevo apartamento para ti y tu amado hijo. O podríamos dejarlo. Rápido y sin esfuerzo".

Un edificio de apartamentos | Fuente: Unsplash

Un edificio de apartamentos | Fuente: Unsplash

Publicidad

Durante todo este intercambio, Sadie y Fred habían estado en un segundo plano. La tensión no era sólo entre Alaric y yo; ellos formaban parte de este cuadro de angustia. Volviéndome hacia ellos, mi tono fue poco amable: "Tenéis que marcharos ya. O llamaré a la policía".

Dos mujeres discutiendo | Fuente: Shutterstock

Dos mujeres discutiendo | Fuente: Shutterstock

La habitación estaba llena de cosas sin decir y decisiones definitivas. Los días se convirtieron en semanas y, poco después, Alaric solicitó el divorcio. Fue una sensación surrealista, desgarradora pero, extrañamente, un alivio.

Una mujer deprimida apoyada en una mesa | Fuente: Getty Images

Una mujer deprimida apoyada en una mesa | Fuente: Getty Images

Publicidad

Cuando empaqueté las piezas compartidas de nuestras vidas, el alivio se tiñó de duda. Empezar de nuevo era a la vez liberador y desalentador.

Un vaso roto | Fuente: Pexels

Un vaso roto | Fuente: Pexels

Ahora, sentada en la tranquilidad de mi nuevo comienzo, me encuentro a menudo reflexionando sobre todo lo ocurrido. ¿Fui demasiado dura? ¿Debería haber transigido por el bien de lo que habíamos construido juntos?

Un corazón de papel roto colgando de un alambre | Fuente: Unsplash

Un corazón de papel roto colgando de un alambre | Fuente: Unsplash

Publicidad

Estas preguntas me atormentan: ¿Soy una buena persona después de lo que hice? ¿Podría haberlo manejado de otra manera, quizás dejar que Fred se quedara a pesar de todo? ¿Qué habrías hecho tú, si estuvieras en mi lugar?

Una mujer reflexiva | Fuente: Unsplash

Una mujer reflexiva | Fuente: Unsplash

Aquí tienes otra historia que quizá te guste:

Novia dice que arruiné la boda de mi hijo con mi atuendo: ¿realmente me pasé de la raya?

Lo único que quería era ser la madre del novio. Eso era todo. Sólo quería ser la madre cariñosa que quería a su hijo más que a nada, pero ésta es la historia de cómo mi intento de hacer que la boda de mi hijo fuera perfecta se convirtió en un día que todos preferiríamos olvidar.

Publicidad
Una mujer mayor sonriente | Fuente: Pexels

Una mujer mayor sonriente | Fuente: Pexels

Cuando Mark nos presentó a Alice, no se parecía a nadie de quien yo esperara que se enamorara. Mark, mi hijo, es abogado en un bufete de primera, un puesto que consiguió nada más graduarse en Stanford.

"Voy a ser abogado, mamá", me dijo una vez, cuando aún estaba en el instituto y estaba haciendo una redacción sobre la carrera que quería estudiar.

"Lo veo fácil", le dije, haciéndole desayunar mientras trabajaba.

Una vista aérea del desayuno | Fuente: Pexels

Una vista aérea del desayuno | Fuente: Pexels

Publicidad

"Es para ayudar a luchar contra las injusticias. Para los niños, concretamente", dijo, bebiendo su zumo de naranja.

Mark tenía grandes sueños, y yo sabía que mi hijo siempre iba a alcanzar las estrellas.

Alice, en cambio, era completamente diferente a mi hijo. Toda su personalidad era ligera y despreocupada, mientras que Mark era serio y melancólico. Alice era una programadora autodidacta que trabajaba por cuenta propia en su acogedor apartamento. Sus mundos, sus políticas, sus intereses no coincidían.

Una persona sentada en el suelo utilizando un ordenador portátil | Fuente: Pexels

Una persona sentada en el suelo utilizando un ordenador portátil | Fuente: Pexels

Publicidad

Pero hicieron que funcionara y, en general, eran una dulce pareja. Pero el amor, como suele decirse, es ciego.

¿Quieres saber qué pasó después? Haz clic aquí para descubrirlo.

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi esposo insistió en que quedara embarazada al día siguiente de nuestra boda — Mi corazón se hundió cuando descubrí su verdadera razón

17 de mayo de 2024

"¡Te pillamos!" 5 mujeres vestidas de novia interrumpieron nuestra ceremonia y se dirigieron a mi prometido

23 de enero de 2024

Mi marido me escribió que estaba en una reunión de negocios y canceló nuestra cita - Lo vi salir del trabajo a la misma hora

08 de mayo de 2024

Encontré un teléfono secreto bajo el asiento del auto de mi esposo - Y le arruinó la vida

25 de abril de 2024

"Tú eres mi padre": hombre rico y solitario encuentra a una niña en la puerta de su casa - Historia del día

23 de abril de 2024

Madre pretenciosa deja que su hijo me robe mi bastón guía - El mesero se venga por mí

08 de mayo de 2024

Encontré fotos extrañas de mi papá en el cajón de la mesilla de noche de mi compañera de piso - Historia del día

29 de febrero de 2024

Hombre rico humilla a aguador, luego aprende valiosa lección - Historia del día

31 de enero de 2024

En el funeral de mi madre, conocí a un hombre misterioso que se parecía a mí – Lo que me reveló me dejó sin palabras

17 de mayo de 2024

Una desconocida en un café reveló accidentalmente una sorprendente verdad sobre mi prometido

04 de marzo de 2024

Trabajé duro para recuperar a mi hijo de un centro de acogida, pero cuando llegué ya no estaba - Historia del día

21 de febrero de 2024

4 historias sobre secretos familiares revelados accidentalmente por niños, cada una con un giro dramático

15 de abril de 2024

Oí a mi marido pedirle a nuestro hijo de 4 años que no me contara lo que había visto - Días después, yo misma descubrí la sorprendente verdad

09 de abril de 2024

Mi novia me dijo que estaba con su amiga, pero esa amiga estaba conmigo eligiendo un anillo de compromiso para ella

25 de abril de 2024