logo
Ataúd para un cortejo fúnebre. | Fuente: Shutterstock
Ataúd para un cortejo fúnebre. | Fuente: Shutterstock

Tras el funeral de su marido, Betty recibe la llamada de un hombre: "¡Bet, estoy aquí! ¡Te amo!" - Historia del día

Jesús Puentes
04 jun 2024
01:15

Una mujer está destrozada y cree que Dios la ha traicionado al quitarle a su marido. Entonces recibe la llamada de un hombre misterioso que le dice que la ama y su vida cambia.

Publicidad

Betty había pensado que nada podría herirla más que la muerte de su madre. Pero una fatídica mañana había demostrado que se equivocaba.

Aquella mañana, Betty había ido a llevarle el té a su marido, como había hecho varias veces antes, y lo había encontrado dormitando en el sillón. Al principio había sonreído, admirando su rostro apacible, pero luego una preocupación se apoderó de su corazón cuando se dio cuenta de que Carl parecía... ¡Sin vida!

Betty había colocado la taza de té sobre la mesa, luego había sacudido a Carl y había llorado cuando este no respondió. Y así, se había ido mientras dormía, y ella se había quedado sin nada, sin nadie...

Imagen con fines ilustrativos.. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos.. | Fuente: Pexels

Carl y Betty llevaban treinta años casados y habían vivido varios altibajos. La pareja incluso superó la pena de no tener hijos porque se tenían el uno al otro y a su amor.

Publicidad

Pero ahora, Betty no tenía a nadie. Las condolencias de parientes y amigos lejanos le sonaban a insulto, y culpaba a Dios de jugar sucio con ella, regocijándose en su poder para arrebatarle a su ser querido.

Así que Betty dejó de ir a la iglesia. No rezaba y no le apreciaba. ¡Había sido una fuerza despiadada y se había llevado a su amado esposo!

Podemos olvidar a Dios, pero Él nunca olvida a sus hijos.

La vida de Betty era un caos tras la muerte de Carl. Se había dejado llevar, y no comía, ni dormía, ni salía, excepto para visitar la tumba de Carl. Le compraba flores y se sentaba a su lado durante horas, contándole las preocupaciones de su corazón y lo mucho que le echaba de menos.

Nada impedía a Betty visitar a Carl. Ni las lluvias ni el sol abrasador. Su casa necesitaba reparaciones y apenas tenía ahorros, pero no le importaba. Carl había sido el sostén de la familia, y ahora que no estaba, nada importaba.

Imagen con fines ilustrativos.. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos.. | Fuente: Pexels

Publicidad

Una tarde, Betty volvió a casa del cementerio, se sentó en el sillón de Carl y las lágrimas corrieron por sus mejillas. Abrazó una de sus camisas, como había hecho muchas veces desde su funeral, y recordó... a Dios.

"Sabes cuánto te desprecio después de lo que hiciste", susurró, con las lágrimas corriendo por sus mejillas. "¡Pero tienes a mi marido, mi querido Carl! No puedo vivir sin él y tú no tenías autoridad para separarnos".

Betty lloraba, quería rendirse y morir, pero sonó su teléfono y la distrajo. No contestó la primera vez, pero no pudo tolerar el timbre la tercera vez y lo descolgó.

"¿Quién demonios eres y por qué me molestas?", gritó al teléfono.

Una voz suave apareció al otro lado de la línea. "¡Bet!", dijo. "¡Bet, estoy aquí! ¡Te amo! Por favor, no renuncies a la vida. Sé que lo estás pasando mal, pero deja que te ayude".

Imagen con fines ilustrativos.. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos.. | Fuente: Pexels

Publicidad

"¿Me amas?", gritó llorando. "¡No, no me amas! ¡No puedes! ¿Quién te crees que eres? Mi querido Carl me amaba, ¡y ahora se ha ido! ¡Y nadie me comprende! ¡Nadie! ¡No saben lo doloroso que es esto!".

"Betty", dijo con calma. "No me odies por lo que he dicho. Quiero ayudarte. Quiero ayudarte a salir de este dolor, pero solo si me dejas hacerlo...".

"Lo siento", dijo ella. "¡Lo siento, pero no puedo seguir hablando! Tengo que irme".

"¿Podemos vernos, por favor?", preguntó él. "¿Conoces el parque que hay junto a la iglesia que solías visitar? Mañana te espero allí a las cinco. Espero verte allí, Betty. Adiós".

Betty colgó el teléfono y volvió al sillón. No quería encontrarse con nadie ni ir a ningún sitio. Pero había una voz interior que le decía que se reuniera con aquel hombre misterioso. Y lo habría hecho si no se hubiera desmayado y acabado en un hospital.

Cuando Betty abrió los ojos, se encontró en una sala de hospital, con un goteo intravenoso conectado al brazo.

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Unsplash

Publicidad

"¿Dónde estoy?", preguntó a la enfermera, que sonrió amablemente. "Es el hospital de la ciudad. Te habías desmayado y un hombre te trajo aquí. Dijo que era un amigo".

"¿Un hombre?", preguntó ella. "¿Un amigo? ¿Dónde está?"

"¿Quieres verle?", preguntó la enfermera. "Le haré saber que estás despierta".

La enfermera se marchó y, poco después, un hombre apuesto entró en su sala: un atractivo hombre mayor, de ojos amables y sonrisa gentil.

"¡Estás despierta!" Sonrió. "Hola, soy Carson".

"Carson", dijo ella. "¿Te conozco?"

"Solíamos ir a la misma iglesia", explicó él, sentándose en el taburete que había junto a la cama. "¿Recuerdas que te llamé y te dije que quería conocerte? Te vi cerca del parque cuando te desmayaste. Llamé a la ambulancia y te traje aquí. Por desgracia, el médico dice que tendrás que quedarte aquí un tiempo".

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Publicidad

"Oh..." A Betty se le humedecieron los ojos. "Gracias por ayudarme".

"No me des las gracias", dijo él. "Date las gracias a ti misma, Betty. Eres una mujer fuerte".

"No, no lo soy...", susurró ella. "No lo soy. Quería morir. Quería ir adonde está mi difunto esposo. No sé por qué sigo viva".

"Porque tienes que vivir una vida feliz. Una larga", dijo. "Descansa por ahora y te visitaré pronto. Y por cierto", añadió antes de marcharse. "Gracias por aceptar reunirte conmigo. Si te preguntas cómo conseguí tu número de teléfono, la gente de la iglesia me ayudó".

A partir de aquel día, Carson visitó a Betty todos los días, unas veces con flores y otras con globos para animarla. Las demás personas de su iglesia también la ayudaron. Repararon su casa y recaudaron dinero para pagar las facturas del hospital.

Entonces, un día, Carson cogió la mano de Betty y le dijo: "Sé que quizá no estés preparada para esto, pero te amo, Betty. Estaba visitando la iglesia para recuperarme de la pérdida de mi esposa, y allí te conocí. Creo que todo estaba predestinado. Puedes decir que no si no quieres aceptar mi amor. Pero te estaré esperando. Esperaré tu sí".

Publicidad
Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Imagen con fines ilustrativos. | Fuente: Pexels

Betty sonrió entre lágrimas. "No", dijo acariciándole la palma de la mano. "Quiero vivir. Sé que es lo que mi esposo habría querido. Y siento que he encontrado un hombro en el que apoyarme. Así que es un sí. Y lo digo en serio".

Seis meses después, Betty se casó con Carson y se vio rodeada de sus hijos y nietos, pasando a formar parte de la familia que nunca había imaginado que tendría.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

  • Puede que olvidemos a Dios, pero Él nunca olvida a sus hijos. Betty culpó a Dios por haberse llevado a su marido, sin saber que enviaría a alguien (Carson) para hacerle la vida más llevadera.
  • Nunca te rindas, porque los milagros ocurren cuando menos los esperamos. Betty quería morir e irse con su difunto marido, pero tras conocer a Carson, pudo superar su pérdida y curarse.
Publicidad

Comparte esta historia con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Si te ha gustado esta historia, puede que te guste ésta sobre una joven viuda que se sorprendió cuando oyó llamar al ataúd de su marido durante su funeral.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi marido me dijo que trabajaría el día de San Valentín, luego lo descubrí en un restaurante

28 de febrero de 2024

Excluí a toda mi familia de mi boda tras escuchar la llamada de mi madre: ¿Crucé la línea?

23 de febrero de 2024

Niña con discapacidad no es admitida en un restaurante el día de su cumpleaños, y ella les da una lección - Historia del día

16 de abril de 2024

Mi marido me exigió que diera a luz solo a un varón, de lo contrario, él perdería todo su dinero - Historia del día

04 de junio de 2024

Profesora universitaria vuelve antes a casa y ve a su marido con su alumna en el dormitorio - Historia del día

22 de abril de 2024

Descubren a un esposo engañando a su esposa y actúa como si no pasara nada - Historia del día

27 de febrero de 2024

Mi suegra se coló en nuestra boda eclesiástica con una acompañante inesperada

07 de marzo de 2024

3 historias apasionantes en las que espiar a los cónyuges desveló verdades ocultas

02 de abril de 2024

Mi suegra se negó a que me quedara en su casa después de perder la nuestra - 5 meses después, el karma tuvo la última palabra

09 de mayo de 2024

El día de su boda, novia se aterroriza cuando su prometido supuestamente muerto aparece entre los invitados - Historia del día

31 de mayo de 2024

Descubrí por qué mi marido me oculta a su mejor amigo - 8 meses después, el karma los alcanzó

10 de abril de 2024

He oído a mi marido hablar de mí a su familia y no puedo dejar de llorar

25 de marzo de 2024

Tres historias sorprendentes de personas a las que pillaron desprevenidas en el trabajo

27 de mayo de 2024

Hijos se niegan a mantener a su anciano padre, se enteran de que murió intentando ganar al menos un centavo - Historia del día

20 de mayo de 2024