logo
Mujer enfadada con un smartphone | Fuente: Shutterstock
Mujer enfadada con un smartphone | Fuente: Shutterstock

Mi hermana hipócrita me exigió que dejara vivir a nuestra madre en mi casa pero yo hice otro plan

Guadalupe Campos
13 jun 2024
04:15

Cuando mi hermana me exigió que acogiera en mi casa a nuestra negligente madre, decidí defenderme. Lo que ocurrió a continuación puso a prueba los lazos familiares, reveló verdades dolorosas y nos obligó a enfrentarnos a años de dolor no resuelto.

Publicidad

Cuando éramos niños, mi padre trabajaba duro para mantenernos. Mi madre, sin embargo, se quedaba en casa. Se podría pensar que cuidaba de nosotros, pero no era así. Se pasaba el día en el sofá, pegada a la tele. Apenas cocinaba ni limpiaba. Era como si no fuera una madre para nosotras.

Mujer perezosa en el sofá | Fuente: Pexels

Mujer perezosa en el sofá | Fuente: Pexels

Mi hermana Amy y yo crecimos en la misma casa, pero tuvimos experiencias muy diferentes. Yo siempre era la que se ocupaba de todo. A los 10 años ya hacía la comida y limpiaba. Amy, en cambio, no movía un dedo. Era la favorita de mamá, y se notaba.

Cuando cumplí 18, mi madre me echó. Dijo que ya era hora de que me independizara. Amy, sin embargo, se quedó. Entonces tenía 16 años. Recuerdo que papá discutió con mamá por ello.

Publicidad
Mujer joven en la calle | Fuente: Pexels

Mujer joven en la calle | Fuente: Pexels

Peleaban mucho y, poco después, se divorciaron. Mamá siguió adelante rápidamente. Volvió a casarse casi al instante, pero su nuevo marido murió. Tras la muerte de su marido, mamá no tenía adónde ir. Me pidió que me fuera a vivir con mi familia. A regañadientes, le dije que sí. Fue un error. Actuaba como si fuera la dueña de la casa.

Se ofreció a cuidar de los niños, pero sólo los cuidaba medio día dos veces por semana. E incluso entonces, los descuidaba. Una vez, no le cambió el pañal a mi bebé durante horas. Fue el colmo. Le pedí que se fuera.

Mujer enfadada con un teléfono | Fuente: Pexels

Mujer enfadada con un teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

Fue entonces cuando Amy se involucró. Empezó a llamarme, avergonzándome por haber echado a mamá.

"¿Cómo has podido hacerle eso a mamá?" gritó Amy por teléfono. "¡Eres una hija terrible!"

"¿Yo? ¿Y tú, Amy? Dijiste que no tenías espacio para ella, ¿recuerdas?". repliqué.

La voz de Amy era aguda. "¡Eso es diferente! Yo no tengo sitio. Tú sí".

Mujer enfadada | Fuente: Pexels

Mujer enfadada | Fuente: Pexels

No podía creer lo que estaba oyendo. "Entonces, ¿está bien que yo la acoja, pero tú no? Eso es hipócrita, Amy".

"¡Estás siendo egoísta!", gritó. "¡Es nuestra madre! Se lo debemos".

Publicidad

"¿Se lo debemos? ¿Por qué? ¿Por descuidarnos? ¿Por echarme? ¿Arruinar la vida de papá? Tuvo su oportunidad de ser una buena madre y la echó a perder".

"¡No puedes abandonarla sin más! Eso es cruel".

Mujer furiosa grita en su teléfono | Fuente: Pexels

Mujer furiosa grita en su teléfono | Fuente: Pexels

Respiré hondo. "Ella es la que generó esta situación, Amy. Ahora tiene que hacerse cargo. Si tanto te preocupa, llévatela".

Amy guardó silencio un momento. "No se puede. No tengo espacio".

"Resuélvelo, Amy. Como tuve que hacerlo yo".

Dos días después, volví a llamar a Amy. "Mamá se va a vivir contigo".

Publicidad
Mujer irritada habla por teléfono | Fuente: Pexels

Mujer irritada habla por teléfono | Fuente: Pexels

"¿Estás loca?" gritó Amy. "¡No puedes echármela encima!".

"¿Así que ahora el espacio es un problema?" dije, con la voz cargada de sarcasmo. "Cuando soy yo, se supone que debo aguantarla, ¿pero tú no puedes?".

Amy estaba furiosa. "¡Lo estás estropeando todo!"

"No, estoy poniendo límites. Si no puedes entenderlo, es tu problema".

Una mujer conduce un Automóvil | Fuente: Pexels

Una mujer conduce un Automóvil | Fuente: Pexels

Publicidad

Al día siguiente, hice las maletas de mamá y la llevé a casa de Amy. Amy estaba esperando en la puerta, con cara de haber visto un fantasma.

"Es toda tuya", le dije, entregándole las maletas.

"Esto no es justo", dijo Amy, con voz temblorosa.

"Bienvenida a mi mundo", le contesté. "Quizá ahora veas por qué no podía soportarlo más".

Una mujer conduce un Automóvil | Fuente: Pexels

Una mujer conduce un Automóvil | Fuente: Pexels

Mientras me alejaba, respiré aliviada. Sabía que Amy lo iba a pasar mal, pero ya era hora de que se enfrentara a la realidad. Por primera vez en años, sentí una sensación de paz. Esperaba que durara.

Dos días después de que mamá se mudara con Amy, sonó mi teléfono. Por el identificador de llamadas sabía que era Amy y que no llamaba para charlar. Descolgué, preparándome para la embestida.

Publicidad

"¡Me está volviendo loca!" gritó Amy antes de que pudiera siquiera saludarla. "Mamá lleva aquí dos días y es una pesadilla".

Mujer preocupada | Fuente: Pexels

Mujer preocupada | Fuente: Pexels

"Bueno, así es como he estado viviendo", respondí con calma.

"No lo entiendes", continuó Amy, con voz temblorosa. "Se niega a hacer nada. Se pasa el día sentada en el sofá, viendo la tele. Ni siquiera se prepara un bocadillo".

"Lo entiendo perfectamente", dije. "Yo lo viví, ¿recuerdas?".

Amy suspiró, con una clara frustración en la voz. "No la soporto. Es tan exigente. Actúa como si se lo debiera todo".

Mujer con dolor de cabeza | Fuente: Pexels

Mujer con dolor de cabeza | Fuente: Pexels

Publicidad

"Con eso llevo lidiando años", repliqué. "Ahora ves por qué le pedí que se fuera".

Amy guardó silencio un momento. "Creía que exagerabas", admitió. "Pero es peor de lo que imaginaba".

"Siento que estés pasando por esto", dije. "Pero tenía que poner límites por el bien de mi familia".

Content woman | Fuente: Pexels

Content woman | Fuente: Pexels

Después de colgar, sentí que me invadía una oleada de alivio. La casa estaba más tranquila, más en paz. Mis hijos también parecían más felices. No estaban nerviosos, esperando el próximo arrebato de su abuela.

"Mamá, ¿podemos jugar a algo?", me preguntó el más pequeño, sonriéndome.

Publicidad

"Por supuesto, cariño", respondí, sintiéndome más ligera de lo que me había sentido en años.

Mujer juega con su hija | Fuente: Pexels

Mujer juega con su hija | Fuente: Pexels

Pasaron los días y la paz creció en mi casa. Sin la energía negativa de mamá, nuestra casa se sentía más cálida y conectada. Mi marido y yo teníamos más tiempo para nosotros y los niños prosperaban.

Una noche, mientras preparaba la cena, volvió a sonar mi teléfono. Era Amy.

"Tenemos que hablar", dijo, con la voz más calmada pero aún tensa.

"Vale, ¿qué tienes en mente?". le pregunté.

Mujer seria hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Mujer seria hablando por teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

"Mamá me está haciendo la vida imposible", dijo sin rodeos. "Pero creo que entiendo por qué hizo lo que hizo".

Hice una pausa, dejando que sus palabras calaran. "Continúa".

"Pensé que estabas siendo cruel, pero ahora veo que intentabas proteger a tu familia", admitió. "Yo sólo... no sé qué hacer".

"Se trata de poner límites", dije suavemente. "Mamá nunca aprendió a ser una madre adecuada. Espera que la complazcamos porque es lo único que sabe hacer".

Mujer explica algo por teléfono | Fuente: Pexels

Mujer explica algo por teléfono | Fuente: Pexels

"¿Pero cómo puedo tratar con ella?" preguntó Amy, volviendo a sentir desesperación en la voz.

"Tienes que ser firme", le aconsejé. "Explícale lo que puedes y lo que no puedes hacer por ella. No será fácil, pero es necesario".

Publicidad

Amy suspiró. "Supongo que nunca me di cuenta de todo lo que tenías que afrontar".

"Era mucho", asentí. "Pero me enseñó la importancia de dar prioridad a mi familia inmediata".

Mujer hablando por teléfono en la calle | Fuente: Pexels

Mujer hablando por teléfono en la calle | Fuente: Pexels

Hubo una larga pausa en la línea. "Siento haberte juzgado", dijo finalmente Amy. "Me equivoqué".

"Gracias", dije, sintiendo que me quitaba un peso de encima. "Me alegro de que ahora lo entiendas".

Mientras colgaba, reflexioné sobre lo mucho que habían cambiado las cosas. Mientras crecía, me sentía abandonada y sola, soportando el peso de la indiferencia de mamá. Pero ahora tenía la oportunidad de crear un entorno diferente para mis hijos. Establecer límites con mamá fue difícil, pero fue la decisión correcta.

Publicidad
Mujer esperanzada | Fuente: Pexels

Mujer esperanzada | Fuente: Pexels

Amy y yo teníamos mucho que trabajar, pero esperaba que esta experiencia nos acercara. Por fin veía las cosas desde mi perspectiva, y eso era un comienzo.

Al final, no se trataba de abandonar a nuestra madre. Se trataba de reconocer nuestras propias necesidades y tomar medidas para proteger nuestro bienestar. El abandono infantil nos había moldeado, pero no tiene por qué definir nuestro futuro.

Arropar a los niños | Fuente: Pexels

Arropar a los niños | Fuente: Pexels

Publicidad

Cuando metí a mis hijos en la cama aquella noche, sentí calma y claridad. La responsabilidad familiar significaba muchas cosas, pero lo más importante era garantizar un entorno de amor y apoyo para mis hijos. Y eso era algo por lo que merecía la pena luchar.

De repente, mi madre se hizo amiga de mi madrastra - Me quedé de piedra cuando descubrí accidentalmente su verdadero motivo

Tenía cuatro años cuando mis padres se separaron, y mi padre se volvió a casar muy pronto con una mujer llamada Jane. Por todas las historias y películas, uno pensaría que era malvada, ¿verdad? ¿Pero Jane? Ha sido nada menos que increíble. No sólo se aseguró de que mi padre siguiera en nuestras vidas, sino que también le empujó a mantener una relación amistosa con mamá. Créeme, no es la típica villana de cuento de hadas.

Una pareja en proceso de divorcio | Fuente: Pexels

Una pareja en proceso de divorcio | Fuente: Pexels

Publicidad

Mamá, en cambio, lo pasó mal con toda la situación. Por decirlo suavemente, despreciaba a Jane, le echaba la culpa de la separación y de todo lo que parecía ir mal después. Parecía que mi madre estaba celosa de mi madrastra, no sólo porque ahora era la segunda en discordia con esta encantadora mujer, sino también porque Jane tenía mucho más éxito económico que mi madre.

Una mujer rica | Fuente: Pexels

Una mujer rica | Fuente: Pexels

Al crecer, me sentía como en medio de un tira y afloja, en el que cada visita a casa de papá era una batalla: una batalla para salir por la puerta, una batalla para volver y una guerra silenciosa y fría de miradas y sonrisas tensas cuando volvía. Y por encima de todo estaba el hecho de que Jane me trataba como si fuera suya, llegando incluso a establecer un fondo fiduciario a mi nombre al que tendría acceso cuando cumpliera 18 años.

Publicidad

Lee el resto de esta historia aquí.

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi única hija me aterrorizó cuando reveló el raro hábito que tenía su novio

15 de abril de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024

Vi a mi suegra colarse en nuestra habitación por la noche y poner algo en la boca a mi bebé - Historia del día

08 de marzo de 2024

Mi hijo me pidió urgentemente que volviera a casa porque temía por su madre - Mi mundo se derrumbó cuando entré a la casa

10 de mayo de 2024

Mi suegra se coló en nuestra boda eclesiástica con una acompañante inesperada

07 de marzo de 2024

Me enfurecí por el regalo de cumpleaños de mi hija a mi esposa - ¿Estaba justificado mi castigo?

05 de abril de 2024

Volví a casa de un viaje y me encontré con que mi marido y mis hijos habían destrozado la casa - Fue la gota que colmó el vaso

03 de junio de 2024

Recibí un anillo de compromiso familiar falso porque mi futura suegra dijo que "no me merecía" el auténtico - Le enseñé una lección sobre el respeto

30 de mayo de 2024

Mi hijo vino pálido a verme, sosteniendo el portátil de mi esposo – Lo que me enseñó a continuación puso mi mundo patas arriba

30 de mayo de 2024

4 historias sobre secretos familiares revelados accidentalmente por niños, cada una con un giro dramático

15 de abril de 2024

Mi esposa se convirtió en madre de alquiler sin que yo lo supiera – La verdad que hay detrás destrozó a nuestra familia

28 de mayo de 2024

Mi hija pequeña saltó a abrazar a un desconocido en el supermercado – La verdad no era lo que esperaba

29 de mayo de 2024

Grité "¡No acepto!" en mi propia boda tras una conversación con la madre del novio cuyo plan casi salió bien

26 de abril de 2024

Mi única hija me desinvitó en la víspera de su boda: "No mereces estar en mi vida"

22 de marzo de 2024