logo
Un anciano besando a una chica | Fuente: Shutterstock
Un anciano besando a una chica | Fuente: Shutterstock

Mi hija recién adulta casi se casa con un anciano, quedé en shock hasta que descubrí la verdad - Historia del día

Mi hija de 18 años se enamoró de un hombre de 60 y se iba a casar con él en contra de mis deseos. Afirmaba que estaba locamente enamorada de este tipo. Me quedé de piedra cuando descubrí una verdad escalofriante sobre él.

Publicidad

El sol del atardecer bañaba el salón mientras yo rebuscaba entre el correo mundano, y el timbre de la puerta anunciaba la pronta llegada de Serena de su trabajo a tiempo parcial. Entró como un rayo, su vibrante presencia llenó el espacio de energía y aroma a vainilla. Esperaba con impaciencia ese momento del mes en que me visitaba.

"¡Eh, papá! No te vas a creer lo que ha pasado con mi compañera de piso, Jessica...". Serena hizo una pausa, percibiendo mi malestar. "¿Va todo bien?".

"Sí, sí", dije. "Todo va genial. Pasa, cariño".

"Entonces", empecé, "decías...".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

"Sí, papá. En realidad... conocí a alguien, y es muy simpático y cariñoso. Edison. Me quiere de verdad. Queremos casarnos. Pero él es...".

Publicidad

"¿Pero?".

"Tiene sesenta años".

La palabra "sesenta" me golpeó con fuerza. ¿Mi hija, de dieciocho años, con un hombre de sesenta, casi el triple de su edad? La preocupación y la incredulidad nublaron mi juicio. "¿Sesenta, Serena? Eso es... ¿no ves la cuestión aquí?".

"La edad no define el amor, papá. Edison me comprende, cree en mí".

"¿Pero qué hay del futuro, Serena? Es mucho mayor".

"El amor no va de números, papá. Se trata de sentirse vista, querida, cuidada, y Edison me hace sentir así", la voz de Serena temblaba de convicción. "Por favor, ¿puedes conocerlo al menos una vez? Créeme, te encantará".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Me quedé estupefacto. ¿Acaso Serena no se daba cuenta de lo que decía? Sin embargo, no podía negarme. Después de todo, ¿qué daño podía hacer un encuentro? Acepté conocer a ese tal Edison.

La noche siguiente, en casa de Edison, necesitaba un respiro y salí al balcón. Fue entonces cuando un fragmento de conversación me llamó la atención. "Annie, vamos", apareció la voz de Edison, suave y practicada. "Soy tu hermano. Me conoces bien. Es sólo un poco de diversión inofensiva. Una oportunidad de ganar algo extra".

"Esto es una imprudencia, Edison", le reprendió una voz de mujer, probablemente la de Annie. "Estás jugando con el afecto de esa chica por una 'diversión inofensiva'".

Un frío pavor se retorció en mi interior. "¿De qué estás hablando?", ladró Edison.

"La apuesta, Edison", siseó Annie. "¿Crees que casarte con una chica ingenua es dinero fácil para saldar tus deudas?".

Se me hundió el corazón. Edison estaba utilizando a mi hija sólo por una apuesta. Estaba furioso.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Volví corriendo y me encontré con Serena. "¡Serena, nos ha engañado! ¡Para él todo es un juego!", solté.

"Papá, ¿de qué estás hablando?". Serena puso cara de confusión y luego de asombro cuando le conté lo de la apuesta.

"¡Te está mintiendo, Serena! Sólo te está utilizando", dije, con la voz entrecortada.

Pero Serena se puso a la defensiva. "¡Te lo estás inventando! ¡Nunca te ha gustado Edison! Edison se preocupa por mí... a diferencia de ti, papá. Nunca estabas cerca. Tras la muerte de mamá, fue como si hubieras elegido tu trabajo antes que a mí. Me sentía sola, no como si tuviera un padre. No necesitaba esas niñeras ni esos internados caros, papá. Te necesitaba a ti".

Sus palabras me escocían, pero sabía que primero teníamos que ocuparnos del engaño de Edison.

Entonces, lo vi entrar en el comedor. Edison. No pude contenerme más. Perdí los nervios y le di un puñetazo en la cara, gritándole: "¡Aléjate de mi hija, asqueroso!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Pero Serena estaba furiosa conmigo. "¡Basta, papá! ¡Es mi vida, no la tuya!", gritó, empujándome hacia atrás. Sabía que, dijera lo que dijera en aquel momento, Serena no se pondría de mi parte. Estaba cegada por el falso amor que Edison le había mostrado.

Al final me marché, con el corazón roto pero no vencido. Tenía que salvar a mi hija. Así que llamé a un amigo mío que es investigador privado. Unos días después, me dio un informe sobre el oscuro pasado de fracasos y adicción al juego de Edison.

Era mi oportunidad de mostrarle a Serena la verdad sobre Edison y recuperarla.

El informe mencionaba a Duke R., el antiguo socio de Edison, que se quedó en la cuneta por culpa de los desaguisados de Edison.

El informe decía que Duke frecuentaba un lugar llamado Le Beans Café, una pequeña cafetería a las afueras de la ciudad. Cogí el número de teléfono que aparecía de Duke y lo llamé.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

En Le Beans Café, bajo sus tenues luces, conocí a Duke. La vida había sido dura para él, pero estaba dispuesto a contarlo todo sobre los problemas de juego de Edison. Quería ayudarme a mantener a mi hija a salvo de Edison.

Tras reunirme con Duke aquella noche, fui al casino favorito de Edison, haciéndome pasar por "Parker", un tipo rico de Texas. Tenía el aspecto adecuado y tenía preparada mi historia. Me senté a la mesa de Edison y sonreí.

"Bienvenido, Parker. Esta noche hay una gran partida. ¿Te sientes con suerte?".

Jugué bien mis cartas, literalmente, y acabé ganando con una escalera real, superando la mano de Edison. Intentó mantener la calma, pero me di cuenta de que estaba nervioso.

"Parece suerte de principiante", gruñó Edison.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

"O quizá algunos de nosotros sólo sabemos jugar", dije, sonriendo lentamente mientras dejaba que se diera cuenta de quién era. "¿Te sorprende verme, Edison?".

Se quedó blanco, entendiendo por fin lo que estaba pasando. "¿Billy? ¿De qué va esto?".

"Se trata de Serena. Déjala en paz y estamos en paz", dije con firmeza, sin darle elección. "O", añadí, "puedes saldar la deuda ahora mismo. En metálico. Y digamos que tengo algunos métodos... poco convencionales para cobrar deudas pendientes".

"Bien, me mantendré alejado de ella", dijo de mala gana.

Salí del casino con la sensación de haber ganado, pero también preocupado. Edison cedió con demasiada facilidad, y yo no podía evitar la sensación de que aquello no era el final con Serena.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

A la mañana siguiente, me invadió la furia al escuchar de nuevo el buzón de voz de Serena. ¿Por qué no contestas a mis llamadas, cariño? La desesperación me llevó a llamar a su amiga Sarah, que me informó alegremente de la fiesta de compromiso de Serena con Edison, una noticia que me dejó atónito.

"¿Fiesta de compromiso? ¿Con Edison?". Me quedé estupefacto.

"¡Sí! ¿No se lo dijo Serena? Debería venir, Sr. Thompson. Es en The Grand Springs, empieza a las ocho", respondió Sarah, ajena a mi conmoción.

Al llegar a The Grand Springs, me encontré con la visión de Serena, radiante de felicidad, y Edison, rezumando encanto entre los invitados. Mi corazón se aceleró cuando me acerqué a Edison, con mi ira a flor de piel.

"Tenemos que hablar, ahora", le dije, apartándolo a un lado.

"¿Ahora? ¿Durante la fiesta?". Edison sonrió satisfecho, pero yo no lo toleré y lo arrastré a un baño tranquilo para discutir.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

"¿Crees que puedes entrar sin más y quitarle la vida a mi hija?", acusé, presionándolo contra la pared.

"Ella me quiere. ¿Y tus sucios secretitos? Podrían destruirte", replicó Edison, insinuando que sabía cosas sobre mí que podrían hacerme daño.

"Pero no vas a acabar con ella. No bajo mi vigilancia". Dije, aunque su amenaza de contarle a Serena mis errores del pasado me puso nervioso.

"Dos minutos, Thompson. Luego llamo a seguridad", advirtió Edison, dejándome turbado. "¿Crees que puedes parar esto, papito? Ella me quiere. Me desea. Y si intentas algo, si ve un solo arañazo en mí, te dará la espalda para siempre. ¿Es eso lo que quieres, Thompson? ¿Ser abandonado por tu dulce hija?".

Por mucho que odiara a aquel viejo asqueroso, tenía que admitir que tenía razón. Serena ya estaba en mi contra. No podía permitirme perderla para siempre.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Derrotado y con el corazón roto, acabé fuera, las brillantes luces de la ciudad parecían reírse de mi incapacidad para salvar a Serena de las mentiras de Edison. Me senté en un banco, abrumado y escondiendo la cara entre las manos.

Mientras estaba perdido en mi propia tristeza, una tos llamó mi atención. Al levantar la vista, vi a una mujer de pie, alta y con el pelo canoso, de aspecto amable a la tenue luz. "Eres el Sr. Thompson, ¿verdad?", preguntó en voz baja.

"¿Annie? ¿La hermana de Edison?". Me sorprendió reconocerla.

Ella esbozó una pequeña sonrisa. "Sí, nos hemos visto antes... En casa de Edison, cuando intentaste salvar a tu hija", me recordó.

Rápidamente le conté todo el lío con Edison y cómo estaba engañando a Serena. "Y tú también eres consciente de ello, ¿verdad?".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

"Esa comadreja conspiradora", espetó finalmente Annie. "Lo ha malgastado todo: nuestra herencia, mis ahorros de años de representaciones teatrales... todo se ha ido en alimentar su adicción al juego".

"Podríamos detenerlo", dije, sintiendo que ella querría ayudar.

"¿Qué tienes pensado?", preguntó Annie.

Le expliqué mi plan e incluso le ofrecí algo de dinero como comienzo. "Considéralo un comienzo", le dije.

"Te escucho", dijo interesada.

Así que seguimos adelante con nuestro plan en la boda. Annie estaba allí fingiendo ser una invitada más. Justo cuando Edison estaba poniendo el anillo en el dedo de Serena, una joven se levantó y gritó: "¡Es un mentiroso!".

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Luego se levantó otra mujer, contando su historia sobre las mentiras de Edison. Empezaron a hablar más personas, todas denunciando las maldades de Edison.

Edison intentó negarlo. "¡No, están mintiendo! Ni siquiera las conozco", dijo, pero se iba desmoronando a medida que todos veían su verdadero rostro.

Nuestro plan funcionó. La boda se convirtió en un lugar donde todas las mentiras de Edison quedaron al descubierto para que todo el mundo las viera.

En un momento lleno de tensión, una mujer mayor se acercó a Serena.

"No caigas en sus trucos, querida. No da más que problemas. Aléjate de él mientras puedas. Yo también he sido víctima", dijo la mujer con firmeza. A través de una videollamada, vi cómo el mundo de Serena se derrumbaba al tirar su anillo de boda, su sueño de felicidad hecho añicos.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Getty Images

Publicidad

Éste era el clímax del plan que había elaborado con Annie y su grupo de actores para mostrar a todo el mundo quién era realmente Edison. Serena salió corriendo de la iglesia, claramente dolida, pero era la única forma de salvarla de un terrible error.

Luego, las cosas se pusieron aún más serias cuando apareció la policía para detener a Edison, dejando claro que por fin iba a enfrentarse a las consecuencias de sus actos. Aunque me costó mucho conseguir la ayuda de Annie, ver a mi hija libre de Edison valió cada céntimo.

Cuando más tarde me reuní con Serena en su casa, fue un momento muy emotivo. "Papá, lo siento mucho. Debería haberte escuchado", lloró.

La abracé y le enseñé un billete de avión a Boston, para recordarle su sueño de estudiar diseño de moda. "Es hora de volver a empezar, de perseguir tu sueño", le dije.

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Imagen con fines ilustrativos | Foto: Pexels

Publicidad

Me miró, agradecida y esperanzada. "Gracias, papá. Te quiero", dijo.

Todo este calvario me recordó lo importante que es estar ahí para nuestros hijos y hacer lo que sea necesario para mantenerlos a salvo.

Si hubiera estado ahí para Serena, nunca se habría enamorado de alguien como Edison. Había aprendido una gran lección y decidí hacer de mi hija mi prioridad.

Dinos lo que piensas de esta historia y compártela con tus amigos. Puede que les alegre el día y les inspire.

Si te ha gustado leer esta historia, aquí tienes otra: El conserje de un parque se encuentra con una niña solitaria que dice estar esperando a su madre. Se sorprende cuando la vuelve a ver al día siguiente, todavía sentada en el mismo banco, y llama a la policía.

Este relato está inspirado en la vida cotidiana de nuestros lectores y ha sido escrito por un redactor profesional. Cualquier parecido con nombres o ubicaciones reales es pura coincidencia. Todas las imágenes mostradas son exclusivamente de carácter ilustrativo. Comparte tu historia con nosotros, podría cambiar la vida de alguien. Si deseas compartir tu historia, envíala a info@amomama.com.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi padre destrozó nuestra familia con un solo mensaje - Me vengué, pero a qué precio

30 de mayo de 2024

Mi suegra nos visitó mientras yo estaba fuera de casa - Cuando volví, mi hija me contó algo que destrozó a nuestra familia

11 de abril de 2024

Pedí ver las fotos de mi boda y vi a mi esposo besando a otra mujer

14 de marzo de 2024

Mi hija me llamó para contarme que había una mujer gritando en mi habitación – Me apresuré a casa pero no estaba preparada para ver esto

03 de junio de 2024

Niña de 7 años asustaba a su madre porque sabía su secreto

22 de abril de 2024

Sorprendí a un hombre en nuestro armario y al principio sospeché que mi mujer me engañaba, pero la verdad fue mucho más impactante

25 de abril de 2024

Papá se niega rotundamente a llevar a su hija al altar - Historia del día

01 de marzo de 2024

5 historias de personas que se quedaron sin hogar en tiempos difíciles

07 de mayo de 2024

Mi suegra insistió en que me divorciara y me amenazó con arruinarme la vida – Después de saber por qué, no pude culpar a nadie más que a mí misma

28 de marzo de 2024

Mi suegro dudaba de que yo hubiera dado a luz a la hija de su hijo – El resultado del ADN lo destrozó

09 de mayo de 2024

Niña malcriada se burló de mi hija en la pijamada de su fiesta de cumpleaños - Mi esposa y yo le dimos una lección

08 de junio de 2024

Me enfurecí por el regalo de cumpleaños de mi hija a mi esposa - ¿Estaba justificado mi castigo?

05 de abril de 2024

Mi hija pequeña destapó accidentalmente el secreto de mi marido - Su revelación me dejó pálida

18 de abril de 2024

Mujer hace pedazos el vestido de graduación de su hijastra - El padre defiende a su hija y le da una lección a la mujer

21 de marzo de 2024