logo
Un almuerzo familiar | Fuente: Freepik
Un almuerzo familiar | Fuente: Freepik

Cancelé el compromiso tras visitar por primera vez la casa de mis futuros suegros

Guadalupe Campos
02 jul 2024
10:15

Después de tres años de noviazgo, Esther estaba encantada de conocer por fin a los padres de su novio William. Esperaba pasar un fin de semana agradable con sus futuros suegros, pero lo que descubrió dentro de su casa la dejó cuestionándoselo todo. La inquietante experiencia fue tan intensa que canceló el compromiso.

Publicidad

¡Hola a todos! Tras tres años de increíble relación con mi novio William, ¡por fin pude conocer a sus padres el pasado fin de semana! Sólo habíamos hablado por teléfono y por videollamada, así que estaba hecha un manojo de nervios y emoción antes de la visita...

Una joven pareja de enamorados | Fuente: Unsplash

Una joven pareja de enamorados | Fuente: Unsplash

Llegamos a casa de los Hamilton hacia el mediodía, y mi estómago estaba hecho un lío. William parecía ajeno a mi ansiedad, tarareando alguna melodía de la radio mientras aparcábamos.

"¿Preparada, nena?", me preguntó con una sonrisa amplia y confiada. Asentí con la cabeza y salí del automóvil.

La puerta principal se abrió antes de que llegáramos. El Sr. y la Sra. Hamilton salieron corriendo, envolviendo a William en un abrazo asfixiante, prácticamente ignorándome.

Publicidad
La Sra. Hamilton da una alegre bienvenida a casa a su hijo William | Fuente: Midjourney

La Sra. Hamilton da una alegre bienvenida a casa a su hijo William | Fuente: Midjourney

La voz de la Sra. Hamilton era aguda por la emoción. "¡Oh, mi niño! ¡Te hemos echado tanto de menos!"

William se echó a reír, y yo me quedé allí torpemente, sintiéndome como un tercero en discordia. "Mamá, papá, ésta es Esther", me presentó por fin.

La Sra. Hamilton se volvió hacia mí con una sonrisa cortés: "Encantada de conocerte, Esther".

"El gusto es mío", respondí, intentando sonar alegre.

Esther sonríe cariñosamente a su futura familia política | Fuente: Midjourney

Esther sonríe cariñosamente a su futura familia política | Fuente: Midjourney

Publicidad

Toda la escena era desconcertante, pero me lo tomé como nervios previos a la reunión. "¡Entra, deben tener hambre!" chilló la Sra. Hamilton, haciéndonos pasar.

Los seguí al interior de la casa, con la esperanza de que el fin de semana mejorara a partir de ahora. Pero, en el fondo, ya había algo que no encajaba.

Nos sentamos ante un almuerzo que parecía sacado de una revista. Tortitas, tocino, fruta fresca, de todo. Me sentí impresionada y un poco aliviada. Quizá le estaba dando demasiadas vueltas a las cosas.

Una familia brindando | Fuente: Unsplash

Una familia brindando | Fuente: Unsplash

"Willie, ¿quieres sirope o miel en las tortitas?" preguntó la Sra. Hamilton, con la voz cargada de afecto.

Publicidad

"Sirope, por favor, mamá", contestó William. Ella procedió a cortar sus tortitas en trozos del tamaño de un bocado, vertiendo el sirope meticulosamente sobre cada trozo. Levanté las cejas. Es un adulto, por el amor de Dios.

"Aquí tienes, cariño", dijo, poniéndole el plato delante.

Una persona cortando tortitas | Fuente: Pexels

Una persona cortando tortitas | Fuente: Pexels

"Gracias, mamá", respondió William, comiendo sin pensárselo dos veces.

Intenté concentrarme en la comida, pero me resultaba difícil no fijarme en la forma en que la Sra. Hamilton elogiaba a William por las cosas más sencillas. "William, siempre sabes cuáles son las mejores series para ver. ¿Recuerdas cuando me recomendaste aquella serie el año pasado? Brillante".

Publicidad

Miré a William, esperando que dijera algo para aliviar mi creciente malestar. Pero él se limitó a sonreír y siguió comiendo, completamente imperturbable.

La Sra. Hamilton charlando animadamente durante el brunch | Fuente: Midjourney

La Sra. Hamilton charlando animadamente durante el brunch | Fuente: Midjourney

"Esther, estás muy callada. ¿Qué tal la comida?" preguntó la señora Hamilton, sacándome de mis pensamientos.

"Está deliciosa, gracias", respondí, forzando una sonrisa.

Pero por dentro no podía evitar la sensación de que algo no iba bien. Y no eran sólo las tortitas con sirope.

Esther visiblemente conmocionada | Fuente: Midjourney

Esther visiblemente conmocionada | Fuente: Midjourney

Publicidad

Después del almuerzo, la Sra. Hamilton se ofreció a darme una vuelta por la casa. William y el Sr. Hamilton se quedaron en el salón, hablando de algún programa de televisión.

"Por aquí, querida", me dijo la Sra. Hamilton, guiándome por la escalera. Las paredes estaban llenas de fotos de William a distintas edades: William bebé, William niño, William adolescente. Era como caminar por un santuario dedicado a él.

Llegamos al segundo piso y la Sra. Hamilton abrió la puerta de su dormitorio, que me dejó sin aliento. Y no en el buen sentido.

Una puerta | Fuente: Unsplash

Una puerta | Fuente: Unsplash

La habitación estaba llena de más fotos de William, enmarcadas y sin enmarcar, que cubrían cada centímetro de pared. Sus proyectos artísticos de la infancia estaban expuestos como piezas de museo. ¿Pero lo mejor? Las sábanas. Tenían su cara impresa por todas partes.

Publicidad

Solté una risa nerviosa, esperando que fuera una broma. "¡Vaya, eso es... un montón de William!", dije, intentando mantener un tono ligero.

La señora Hamilton sonrió. "Estamos muy orgullosos de él. ¿No es maravilloso?"

El dormitorio de los Hamilton lleno de fotos y juguetes de su hijo | Fuente: Midjourney

El dormitorio de los Hamilton lleno de fotos y juguetes de su hijo | Fuente: Midjourney

Asentí, sin confiar en mí misma para hablar. Aquello era más que extraño. Era francamente espeluznante.

"¡Bueno, se acabó la visita! ¿Volvemos abajo?", preguntó alegremente.

"Claro", respondí, ansiosa por salir de aquella habitación. Mientras caminábamos de vuelta, mi mente se agitaba con mil pensamientos. ¿En qué me había metido?

Esther está muy preocupada | Fuente: Midjourney

Esther está muy preocupada | Fuente: Midjourney

Publicidad

Aquella noche, mientras me preparaba para acostarme en la habitación de invitados, no podía dejar de pensar en aquel santuario de habitación. Parecía sacado de una película de terror. ¿Cómo podía pensar William que aquello era normal?

Decidí sacar el tema casualmente. "Oye, nena, hoy he visto la habitación de tus padres. Menuda colección de cosas tuyas tienen ahí".

William se rió. "Sí, están muy orgullosos de mí".

William se ríe, contándole a Esther el amor extremo de sus padres por él | Fuente: Midjourney

William se ríe, contándole a Esther el amor extremo de sus padres por él | Fuente: Midjourney

"¿Orgullosos? Es como un museo dedicado a ti. ¿No te parece...? no sé, ¿no te parece un poco exagerado?".

Me miró, con la confusión nublándole la cara. "¿Qué quieres decir?"

Publicidad

"Quiero decir que las fotos, las sábanas con tu cara... Es un poco intenso, ¿no crees?".

Se encogió de hombros. "Simplemente me quieren. ¿Qué tiene eso de malo?"

Esther intenta hacer entrar en razón a William | Fuente: Midjourney

Esther intenta hacer entrar en razón a William | Fuente: Midjourney

Me mordí el labio, insegura de cómo proceder. "Es que... es mucho, William. Me parece un poco insano".

Frunció el ceño y se le tensó la mandíbula. "¿Estás diciendo que mis padres son RAROS?"

"No, es que... no lo sé. Es abrumador", murmuré.

"Bueno, si no puedes soportar lo mucho que me quieren, quizá seas tú la que tiene el problema", espetó.

Publicidad
William le dice a Esther que sus padres no son raros | Fuente: Midjourney

William le dice a Esther que sus padres no son raros | Fuente: Midjourney

Lo miré fijamente, atónita. No era la reacción que esperaba. "William, no te estoy atacando. Sólo intento comprender".

"No hay nada que entender. Me quieren. Fin de la historia", dijo, dándose la vuelta.

Me tumbé, sintiéndome más confusa y aislada que nunca. ¿Qué se suponía que debía hacer ahora?

Esther se estremece ante la reacción de William | Fuente: Midjourney

Esther se estremece ante la reacción de William | Fuente: Midjourney

Publicidad

A la mañana siguiente, las cosas no hicieron más que empeorar. Estábamos desayunando en la cocina cuando la Sra. Hamilton sacó un jersey que había tejido para William. Era azul brillante y tenía su nombre cosido por delante en letras grandes y llamativas.

"Mira lo que te he hecho, cariño", exclamó, mostrándolo orgullosa.

A William se le iluminó la cara. "¡Vaya, mamá, es increíble!".

La Sra. Hamilton muestra alegremente a William la prenda de punto azul brillante que había tejido para él | Fuente: Midjourney

La Sra. Hamilton muestra alegremente a William la prenda de punto azul brillante que había tejido para él | Fuente: Midjourney

Se lo puso y no pude evitar sentir una punzada de incomodidad. Parecía un niño pequeño gigante. El Sr. Hamilton dio una palmada.

"¡Ese es mi chico! Te queda muy bien, hijo", me dijo.

Publicidad

Empujé la comida por el plato, intentando reprimir mi creciente malestar. Todo lo que hacían giraba en torno a él. Era como si estuvieran en una especie de secta, con William como deidad.

A Esther le parece extraña la obsesión del Sr. y la Sra. Hamilton por William | Fuente: Midjourney

A Esther le parece extraña la obsesión del Sr. y la Sra. Hamilton por William | Fuente: Midjourney

"Esther, ¿quieres ayudarme luego en el jardín?", preguntó de repente la señora Hamilton.

"Claro", respondí, esperando que el aire fresco me ayudara a despejar la cabeza.

Mientras trabajábamos en el jardín, la Sra. Hamilton no paraba de hablar de los logros de William, desde sus primeros pasos hasta sus recientes éxitos laborales. No paraba.

La Sra. Hamilton canta alabanzas de su hijo, irritando a Esther | Fuente: Midjourney

La Sra. Hamilton canta alabanzas de su hijo, irritando a Esther | Fuente: Midjourney

Publicidad

"¿A que es perfecto?", exclamaba.

Forcé una sonrisa. "Es estupendo, Sra. Hamilton".

Pero por dentro gritaba. ¿Cómo podían no ver lo asfixiante que era?

Aquella noche no pude aguantar más. Aparté a William mientras sus padres estaban distraídos. "Tenemos que hablar", le dije.

Esther se vuelve paranoica ante la obsesión de los Hamilton por su hijo | Fuente: Midjourney

Esther se vuelve paranoica ante la obsesión de los Hamilton por su hijo | Fuente: Midjourney

Parecía preocupado. "¿Qué ocurre?"

"William, todo este fin de semana ha sido... extraño. Tus padres te tratan como a un niño. Es asfixiante".

Frunció el ceño. "¿De qué estás hablando?"

Publicidad

"Cortándote la comida, vistiéndote, alabándote por las cosas más insignificantes. No es normal, William. Es como si estuvieran OBSESIONADOS contigo".

Ester expresa su preocupación a William | Fuente: Midjourney

Ester expresa su preocupación a William | Fuente: Midjourney

Se cruzó de brazos, con el rostro ensombrecido y una sonrisa sarcástica. "¿Crees que mis padres están locos? ¿Que me quieren demasiado?"

Respiré hondo, intentando mantener la calma. "Creo que su amor es... malsano. No se trata de ti. Se trata de cómo te tratan".

"¡Sólo estás CELOSA!", espetó. "Celosa de que mis padres me quieran y los tuyos a ti no".

Sus palabras me golpearon como una bofetada. "Eso no es justo, y lo sabes", espeté.

Publicidad
A William simplemente no le importan los sentimientos y miedos de Esther | Fuente: Midjourney

A William simplemente no le importan los sentimientos y miedos de Esther | Fuente: Midjourney

"Quizá deberías marcharte si no puedes soportarlo", dijo, con voz fría.

Sentí que las lágrimas me punzaban los ojos. "Quizá debería", susurré.

Me di la vuelta y me alejé, con el corazón destrozado. No era así como imaginaba nuestro futuro.

Aquella noche estaba tumbada en la cama, sin poder dormir. Mi mente iba a mil por hora y me dolía el corazón. Sabía lo que tenía que hacer, pero eso no lo hacía más fácil.

El arrebato de William destroza a la pobre Esther | Fuente: Midjourney

El arrebato de William destroza a la pobre Esther | Fuente: Midjourney

Publicidad

A la mañana siguiente, encontré a William en el salón. Levantó la vista cuando me acerqué, con expresión cautelosa. "Tenemos que hablar", dije en voz baja.

Asintió y nos sentamos. "No puedo casarme con una familia así", empecé, con la voz temblorosa mientras le quitaba el anillo de pedida y lo dejaba sobre la mesa. "Te quiero, pero el comportamiento de tus padres es demasiado para mí. Necesito tiempo para pensar".

Entrecerró los ojos. "Entonces, ¿anulas el compromiso?"

Esther se quita el anillo de pedida | Fuente: Midjourney

Esther se quita el anillo de pedida | Fuente: Midjourney

Asentí con la cabeza, con lágrimas en los ojos. "Necesito aclarar las cosas. No puedo casarme contigo hasta que resolvamos esto".

El rostro de William se endureció. "Si no puedes aceptar a mi familia, quizá no deberíamos estar juntos".

Publicidad

Se me volvió a romper el corazón. "¿Es eso lo que quieres?" le pregunté llorando a William.

William le grita a Esther | Fuente: Midjourney

William le grita a Esther | Fuente: Midjourney

Se levantó con la mandíbula apretada. "Si no quieres casarte conmigo, entonces no tiene sentido que estemos juntos".

No podía creer lo que estaba oyendo. "William, por favor, hablemos de esto".

"No hay nada de qué hablar", dijo, alejándose.

Sentí que mi mundo se derrumbaba a mi alrededor. ¿Cómo habían salido las cosas tan mal?

El comportamiento de William deja a Esther muy destrozada | Fuente: Midjourney

El comportamiento de William deja a Esther muy destrozada | Fuente: Midjourney

Publicidad

Hice las maletas en silencio, con la mente entumecida. William apenas me miró mientras me dirigía al taxi. El Sr. y la Sra. Hamilton estaban en el porche, con expresión grave y fría.

Subí al automóvil, sintiéndome como en una pesadilla. Mientras me alejaba, miré hacia la casa, con el corazón encogido. ¿Cómo se había derrumbado todo tan rápidamente?

Un taxi ante la casa de los Hamilton | Fuente: Midjourney

Un taxi ante la casa de los Hamilton | Fuente: Midjourney

El camino de vuelta a casa fue silencioso. Cuando por fin llegué a mi apartamento, me hundí en la cama y rompí a llorar. Todo había... terminado.

Los días siguientes fueron borrosos. Intenté distraerme con el trabajo y los amigos, pero mi mente volvía una y otra vez a William. Le echaba de menos, pero no podía deshacerme de la imagen del extraño comportamiento de sus padres.

Publicidad
Esther echa de menos a William y sigue disgustada por el comportamiento de sus padres | Fuente: Midjourney

Esther echa de menos a William y sigue disgustada por el comportamiento de sus padres | Fuente: Midjourney

Una noche, decidí llamarle. Mi corazón latió con fuerza cuando sonó el teléfono, y me sentí aliviada cuando contestó. "Hola, William. ¿Podemos hablar?" le dije.

Se burló: "¿De qué hay que hablar, Esther?".

"De todo. Quiero resolver esto. Pero necesito que veas las cosas desde mi perspectiva", repliqué.

Esther tiende la mano a William | Fuente: Midjourney

Esther tiende la mano a William | Fuente: Midjourney

Publicidad

Se quedó callado un momento. "No entiendo por qué tienes tanto problema con mis padres".

"No se trata de ellos, William. Se trata de cómo te tratan y de que todo eso te parezca normal. No es sano y me da miedo", razoné, esperando que lo entendiera.

No respondió de inmediato. Cuando lo hizo, su voz era más suave. "No sé qué quieres que haga".

Hombre hablando por teléfono | Fuente: Unsplash

Hombre hablando por teléfono | Fuente: Unsplash

"Quiero que superemos esto juntos. Te quiero, pero no puedo casarme contigo hasta que resolvamos esto".

Volvió a suspirar. "No lo sé, Esther. Necesito algo de tiempo".

"De acuerdo. Tómate todo el tiempo que necesites. Estaré aquí cuando estés listo para hablar".

Publicidad

Al colgar, sentí una punzada de esperanza y miedo. Quería creer que podríamos arreglar las cosas, pero en el fondo no estaba segura.

Desconsolada, Esther tiene dudas sobre el futuro | Fuente: Midjourney

Desconsolada, Esther tiene dudas sobre el futuro | Fuente: Midjourney

Pasaron unos días e intenté dar a William el espacio que necesitaba. Me centré en mi propia vida, pero la incertidumbre me carcomía. Una noche, sonó mi teléfono. Era William.

"Hola, Esther. ¿Podemos vernos?", preguntó, con voz tranquila.

"Por supuesto. ¿Dónde?" respondí.

"Quedemos en el parque donde tuvimos nuestra primera cita", sugirió. "Espérame en el mismo banco".

El banco de madera del parque donde Esther y William tuvieron su primera cita | Fuente: Midjourney

El banco de madera del parque donde Esther y William tuvieron su primera cita | Fuente: Midjourney

Publicidad

Se me aceleró el corazón y acepté. Cuando llegué, él ya estaba allí, tan ansioso como yo. Nos sentamos en el banco y los recuerdos de nuestra primera cita se agolparon en mi memoria.

"Esther, he estado pensando mucho", empezó, mirándose las manos.

Respiré hondo. "Yo también. Tenemos que hablar de tus padres y de cómo nos afecta su comportamiento".

Su expresión se endureció. "No juegues a eso, Esther. No sabes de lo que estás hablando".

Un hombre molesto | Fuente: Pexels

Un hombre molesto | Fuente: Pexels

Lo miré fijamente, atónita. "¿Qué juego? William, no se trata de ningún juego. Se trata de poner límites. El comportamiento de tus padres no es sano y está asfixiando nuestra relación".

Publicidad

Sacudió la cabeza, con los ojos llenos de frustración. "Siempre han sido así. Es lo único que he conocido. ¿Intentas quitármelo?".

"¿Quitarte qué? William, escúchate. Esto no es normal. Te mereces algo mejor que ser tratado como un bebé", protesté, con lágrimas que amenazaban con brotar de mis ojos.

Esther está furiosa con William | Fuente: Midjourney

Esther está furiosa con William | Fuente: Midjourney

Se levantó bruscamente, con la cara enrojecida por la ira.

"Si no puedes soportar cómo me quieren mis padres, quizá seas tú quien tenga el problema. Si no quieres casarte con mi familia, entonces yo no quiero casarme contigo".

Publicidad

Se me encogió el corazón. "¿De verdad te sientes así?"

"Sí", dijo, con voz fría. "Quizá sea mejor que acabemos aquí".

Una pareja discutiendo en un parque | Fuente: Pexels

Una pareja discutiendo en un parque | Fuente: Pexels

Se me llenaron los ojos de lágrimas al darme cuenta de que hablaba en serio. Me levanté, con las piernas temblorosas. "Bien, adiós, William".

"Adiós, Esther", respondió él, dándose la vuelta y alejándose sin mirar atrás.

Le miré marcharse, confundida por la tristeza y el alivio. Se había acabado. Y aunque me dolía, sabía que era la decisión correcta. Quizá exageré. Sus padres estaban un poco obsesionados con él, pero ¿es eso tan malo? ¿Qué les parece? ¿Habrían terminado una relación por algo así?

Publicidad
Esther y William se separan | Fuente: Midjourney

Esther y William se separan | Fuente: Midjourney

Esta obra está inspirada en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mujer descubre a su marido besando a su hermana en el baño - Historia del día

26 de marzo de 2024

Arruiné el cumpleaños de la madre de mi prometido con mi regalo

26 de abril de 2024

Un niño ayuda a su madre, que barre las calles a diario, y un día ve a sus compañeros de clase con escobas y rastrillos en su porche - Historia del día

12 de junio de 2024

Les di a mis padres una segunda oportunidad tras 13 años de separación – 5 minutos después de esta foto, nos separamos para siempre

28 de junio de 2024

Anciana sin hogar gasta todo su dinero en un regalo para un niño rico - Historia del día

19 de marzo de 2024

Mi malvada suegra se mudó con nosotros y me hizo la vida imposible - Solo hizo falta una llamada para darle una lección

25 de junio de 2024

Hijo se burla a diario de su pobre madre y encuentra una nota después de que se la lleva la emergencia - Historia del día

12 de junio de 2024

Mis suegros me pagaron para que me divorciara de su hija porque "no soy lo bastante bueno para ella" - Les sorprendió el resultado de su plan

01 de julio de 2024

Mis padres no dejan de menospreciar mi carrera mientras yo pago todas sus facturas – Esta vez fue el colmo

28 de mayo de 2024

Vi un cartel en mi vecindario con el nombre y la cara de mi hijo - Cuando llamé al número, me descompuse

26 de junio de 2024

Padres engreídos exigen a niñera $1.000 por boletos de avión para vacaciones - La lección que aprendieron fue dura

13 de junio de 2024

Acorté mi despedida de soltera cuando descubrí que la ex de mi prometido asistió a su despedida de soltero

01 de julio de 2024

El día de la boda, el novio se entera de que su esposa borró el nombre de su madre adoptiva de la lista de invitados - Historia del día

08 de junio de 2024

Regalé el delantal de mi difunta esposa a mi nuera - imagina mi sorpresa cuando lo encontré en el contenedor de basura

04 de junio de 2024