logo
Un hombre comiendo de un Tupperware | Fuente: Shutterstock
Un hombre comiendo de un Tupperware | Fuente: Shutterstock

Mi novio se trajo la comida de su madre para comer en mi fiesta de cumpleaños

Guadalupe Campos
05 jul 2024
07:45

Cuando Gabi planea una cena íntima de cumpleaños para sus personas más cercanas, su novio, Jamie, prefiere cenar con ella a solas. Obligado a ceder, Jamie se presenta en la reunión con su propia comida hecha por su madre. Sintiéndose herida y traicionada, Gabi le da una lección.

Publicidad

Soy una persona introvertida por naturaleza. Es una de esas cosas que me hacen ser quien soy. Así que, para mi cumpleaños, sólo quería pasar un fin de semana con mis seres más queridos.

Una mujer sujetando una magdalena con una vela | Fuente: Pexels

Una mujer sujetando una magdalena con una vela | Fuente: Pexels

Encendí velas en mi casa, preparé té y empecé a cocinar. Quería que todo fuera perfecto. Sabía que mis padres iban a traer la tarta de cumpleaños, pero yo quería cocinar la comida.

Quería que todos se sintieran como en casa y queridos, así que había elaborado cuidadosamente mi menú, asegurándome de que todos los invitados tuvieran algo que les encantara comer.

Una persona sostiene una vela encendida | Fuente: Pexels

Una persona sostiene una vela encendida | Fuente: Pexels

Publicidad

"¿Seguro que no quieres que te lleve a cenar, Gabi?", me preguntó mi novio, Jamie, el día anterior, cuando estábamos tomando un café.

"Sí", le dije. "Quiero cocinar para todos nosotros. Aparte de ti y mis padres, sólo Nicole, Jenna y los chicos. Sólo la gente más cercana".

Una pareja sosteniendo un café para llevar | Fuente: Pexels

Una pareja sosteniendo un café para llevar | Fuente: Pexels

"Pero se supone que es tu día especial", insistió. "¿No quieres que te mimen? Yo puedo hacerlo. Puedo invitarte a salir".

"No", dije, cogiéndole la mano.

Una pareja cogida de la mano | Fuente: Pexels

Una pareja cogida de la mano | Fuente: Pexels

Publicidad

Por mucho que apreciara su sentimiento, sólo quería estar rodeada de los míos. Siempre podíamos cenar juntos cualquier noche.

Sabía que a Jamie no le impresionaba mi respuesta. Se llevaba bien con mi familia y mis amigos, pero si podía evitarlo, prefería estar a solas conmigo.

Una pareja sentada | Fuente: Pexels

Una pareja sentada | Fuente: Pexels

Me emocioné más cuando empezaron a llegar los invitados. Había algo especial en estar en casa con mis personas favoritas. Mi lista de reproducción de cumpleaños sonó por los altavoces mientras todos se sentaban y se ponían al día con una tabla de embutidos mientras yo terminaba los últimos preparativos de la cena.

Un altavoz junto a un teléfono | Fuente: Pexels

Un altavoz junto a un teléfono | Fuente: Pexels

Publicidad

Mientras llevaba los platos a la mesa del comedor, Jamie entró por fin, con una sonrisa amplia y contagiosa. Me siguió hasta la cocina y fue entonces cuando me di cuenta de que llevaba un gran tupper bajo el brazo.

Un contenedor de comida | Fuente: Pexels

Un contenedor de comida | Fuente: Pexels

"¿Qué es eso?" le pregunté. "¿Tengo que hacer sitio en la nevera?".

Jamie negó con la cabeza.

"La comida de mamá", dijo. "No pasa nada, no tienes que preocuparte por ella; luego la llevaré a la mesa".

Una nevera abierta | Fuente: Pexels

Una nevera abierta | Fuente: Pexels

Publicidad

Ni siquiera miré el contenido del recipiente. Me limité a suponer que Jamie le había dicho a su madre que yo estaba cocinando y que quería añadir algo a la comida.

Le indiqué a Jamie que abriera botellas de vino y zumo para la mesa.

Botellas de vino en un cubo | Fuente: Pexels

Botellas de vino en un cubo | Fuente: Pexels

Y una vez que todos se hubieron acomodado y la cena estuvo servida, le pedí a Jamie su plato para trincharle el pollo al romero, ya que era su favorito.

Lo rechazó con una risita.

Pollo asado | Fuente: Pexels

Pollo asado | Fuente: Pexels

Publicidad

"Oh, no necesito nada. He traído la comida de mi madre. Sinceramente, nadie puede igualar sus habilidades en la cocina".

Hice una pausa, y el plato que tenía en la mano de repente me pareció pesado.

"¡Oh! ¡El Tupperware!" dije, recordando la comida de la madre de Jamie.

"Voy a por él", dijo, poniéndose de pie.

Gente sentada a la mesa | Fuente: Pexels

Gente sentada a la mesa | Fuente: Pexels

"¿Qué ha preparado tu madre?" pregunté, tratando de mantener el ambiente ligero, con la esperanza de que Jamie no pensara que me lo había dejado intencionadamente en la cocina. "¿Era uno de mis favoritos?".

Entró en la cocina y volvió con el recipiente, con cara de emoción.

Publicidad
Un hombre con una gran sonrisa en la cara | Fuente: Pexels

Un hombre con una gran sonrisa en la cara | Fuente: Pexels

"No", respondió, un poco demasiado orgulloso. "Es que su comida siempre es mejor. No puedes fiarte de la comida de los demás".

La habitación se quedó en silencio, y sólo la música se sumó al ambiente que iba cambiando poco a poco.

Me sentí ofendida. Claro que lo estaba. Pero no quería tener un enfrentamiento con Jamie. En lugar de eso, sonreí a la mesa.

"Bueno, ¿por qué no probamos todos algo de la comida de la madre de Jamie?", pregunté.

Una persona pasando comida alrededor de una mesa | Fuente: Pexels

Una persona pasando comida alrededor de una mesa | Fuente: Pexels

Publicidad

Hubo un círculo de asentimiento y se probó la comida -estaba deliciosa-, pero aún así, el escozor inicial de las palabras de Jamie persistía. Decidí entonces que convenía dar una sutil lección.

Mientras se retiraban los platos de la cena, mi madre sacó el pastel de cumpleaños, y todos brindaron y cantaron por mí.

Una tarta de cumpleaños | Fuente: Pexels

Una tarta de cumpleaños | Fuente: Pexels

Al día siguiente fue la segunda parte del fin de semana de cumpleaños. Había querido que el mismo grupo de gente fuera a los karts y la excitación zumbaba a nuestro alrededor.

Jamie estaba radiante de expectación hasta que lo llamé justo cuando se acercaba al kart junto a mí.

Carrera de personas | Fuente: Pexels

Carrera de personas | Fuente: Pexels

Publicidad

"Lo siento, Jamie", dije, mientras mi padre, vestido para la ocasión, se unía a nosotros. "Papá conducirá conmigo, no puedo confiar en que me lleve otra persona".

La sonrisa de Jamie vaciló y sus ojos parpadearon al darse cuenta. Acabó esperando solo mientras todos los demás formaban equipo, sin que se le escapara la ironía.

Una persona en una carrera de karts | Fuente: Pexels

Una persona en una carrera de karts | Fuente: Pexels

A pesar de la diversión en la pista, el viaje de vuelta a casa fue tranquilo, con el aire cargado de pensamientos no expresados.

Jamie y yo quedamos en una cafetería, dispuestos a hablar de nuestra relación unos días más tarde.

Pedí café y bollos, esperando a que Jamie iniciara la conversación.

Publicidad
Una pareja en una cafetería | Fuente: Pexels

Una pareja en una cafetería | Fuente: Pexels

"Me sentí tan avergonzado en la pista", admitió, con la voz baja. "Y en tu cena de cumpleaños... No me di cuenta de cómo sonaron mis palabras hasta que fue demasiado tarde".

Sorbí mi café. Tenía que elegir mis palabras con cuidado. La verdad era que hacía tiempo que había superado lo de Jamie. Sólo necesitaba estar segura. Y ahora lo estaba.

Una mujer bebiendo café | Fuente: Pexels

Una mujer bebiendo café | Fuente: Pexels

Publicidad

"Quería que vieras lo que sentía, Jamie", le expliqué con suavidad. "A veces, lo que decimos puede hacer daño, aunque no sea nuestra intención".

Asintió lentamente, pero la herida se había instalado en lo más profundo. Mientras pagábamos la cuenta, llegamos a la conclusión de que lo mejor era seguir caminos separados, pues la tensión era excesiva para nuestra ya frágil relación.

Una persona pagando con su tarjeta | Fuente: Pexels

Una persona pagando con su tarjeta | Fuente: Pexels

Cuando llegó mi siguiente cumpleaños, ya estaba presentando a todo el mundo a Tom, mi actual novio.

A pesar de los fantasmas de los cumpleaños pasados, me sentía esperanzada pero prudente al tenerlo en un espacio tan íntimo. Esta vez, había ido un poco más lejos y me había prodigado un poco más con los planes de cumpleaños.

Publicidad

Contraté a un chef para poder pasar más tiempo con mis invitados. Desde el año anterior, todos habíamos estado bastante ocupados y no nos veíamos tanto.

Un chef emplatando un plato | Fuente: Pexels

Un chef emplatando un plato | Fuente: Pexels

Éste era nuestro momento para ponernos al día y simplemente estar juntos.

Todos llegaron y se hicieron fotos Polaroid en la cabina que había montado, sólo querían crear recuerdos tontos. Había organizado cócteles de autor para este cumpleaños y quería que todo fuera perfecto.

Una fila de cócteles | Fuente: Pexels

Una fila de cócteles | Fuente: Pexels

Publicidad

Llegó Tom e, inmediatamente, al ver sus brazos llenos, sentí que se me disparaba la ansiedad.

Era como si la historia se repitiera.

Allí estaba Tom, con dos grandes recipientes de Tupperware en los brazos.

"¿Qué es eso?" pregunté, señalando los recipientes.

"Toma primero las flores, cumpleañera", dijo Tom, sonriendo, mientras abría ligeramente el brazo para que yo cogiera un ramo de debajo del suyo.

Detrás de mí, supe que mis padres y mis amigos se habían tensado momentáneamente, como un flashback colectivo.

Un ramo de flores | Fuente: Pexels

Un ramo de flores | Fuente: Pexels

Publicidad

Pero Tom, siendo todo lo contrario a Jamie, se rió de todos mientras recorría la sala abrazando a todo el mundo, asegurándose de besar a mi madre en la mejilla.

"Antes de que nadie saque conclusiones precipitadas, mi madre hizo cheesecake para Gabi: su favorito. E insistió en que lo llevara de postre".

Un joven sonriente | Fuente: Pexels

Un joven sonriente | Fuente: Pexels

Sonreí. No podía creer la maravillosa suerte que había tenido con Tom.

Las risas y los suspiros de alivio llenaron la habitación, el contraste con el año pasado era marcado y alentador.

La cena transcurrió perfectamente, con Tom participando en todas las conversaciones y asegurándose de que las copas de todos estuvieran llenas.

Publicidad

Y pude ver que las personas más cercanas a mí también lo apreciaban.

Una mesa llena de comida | Fuente: Unsplash

Una mesa llena de comida | Fuente: Unsplash

Cuando llegó el postre, saboreamos la tarta de queso que habían hecho especialmente para mí.

Aquella noche, mientras miraba a mi alrededor a mis amigos y a Tom, me di cuenta de lo distinta que había sido el año anterior, y de lo distintas que habían sido mis decisiones de cara al futuro.

Un trozo de tarta de queso | Fuente: Unsplash

Un trozo de tarta de queso | Fuente: Unsplash

Publicidad

Lo único que quería era asegurarme de estar con alguien que valorara lo que yo hacía.

Y en todo caso, este cumpleaños no fue sólo una celebración de otro año, sino un testimonio de los nuevos comienzos y de los pequeños actos considerados que realmente definen nuestras relaciones.

Una pareja abrazándose | Fuente: Pexels

Una pareja abrazándose | Fuente: Pexels

¿Tienes alguna historia similar?

Si te ha gustado esta historia, aquí tienes otra:

Carol, su marido, Rob, y su hijo Jamie tienen un sábado rutinario de recados y caprichos. A medida que transcurre el día, todo sale exactamente como Carol había planeado.

Hasta que llegan a una tienda de telas, donde Carol busca material para hacer el disfraz de Halloween de Jamie, sólo para descubrir secretos que no sabía que yacían en los cimientos de su familia. Se queda intentando retomar los hilos del dolor que no sabía que tenía.

Publicidad

Lee la historia completa aquí.

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi marido me hizo un regalo que le dije expresamente que no quería – Le di a probar su propia medicina

22 de mayo de 2024

Quería felicitar a la abuela de mi prometido y le envié un regalo de cumpleaños, pero se convirtió en una pesadilla

16 de mayo de 2024

Mi cuñado menospreció a mi esposo por ser profesor — Días después, el karma le hizo caer en cuenta

12 de junio de 2024

Planeé una fiesta sorpresa para mi esposo, pero cuando entró, todo el mundo se quedó en silencio

19 de junio de 2024

Vi a mi marido almorzando en vez de en su viaje de negocios y decidí averiguar a quién estaba esperando

16 de mayo de 2024

Este pastel de 30 dólares destruyó mi matrimonio - Mi marido se quebró en medio de su fiesta de cumpleaños

29 de mayo de 2024

Mi esposo me dejó una montaña de platos sucios el Día de la Madre – Harta de su comportamiento, le di una lección

31 de mayo de 2024

Mi pequeño hijo llamó mamá a una vendedora en una tienda - Me rompí al descubrir la verdad

08 de mayo de 2024

Mi hijo prendió fuego a la costosa cartera que me regaló mi nuera por mi cumpleaños tras ver lo que había dentro

25 de abril de 2024

Tres historias sorprendentes de personas a las que pillaron desprevenidas en el trabajo

27 de mayo de 2024

Mi esposo no fue a recibirme al alta hospitalaria con nuestro recién nacido – Cuando descubrí su motivo, me puse pálida

19 de junio de 2024

Mi cuñada me ha estropeado el vestido - ¿Está justificada mi venganza?

05 de junio de 2024

El regalo de mi madrastra en mis 15 años rompió mi vida en mil pedazos

21 de marzo de 2024

Descubrí que mi esposo organizó una fiesta de cumpleaños secreta sin mí - Fui para hacerle ver la realidad

28 de junio de 2024