logo
Una mujer totalmente devastada | Fuente: Freepik
Una mujer totalmente devastada | Fuente: Freepik

Mi esposo me dijo que soy la mitad de madre que su ex esposa – Me enfurecí y le di una lección

Cuando George le dijo a Sylvia que sólo era la mitad de madre que su difunta esposa y que deseaba que ELLA hubiera muerto en su lugar, su mundo se hizo añicos. Pero ella no se rompió. Ante sus crueles palabras, Sylvia tomó una decisión que lo cambiaría todo y demostraría lo poderoso que puede ser el amor de una madre.

Publicidad

Hola a todos, soy Sylvia. Estoy a punto de contarles una historia que hará que busquen los pañuelos y quieran tirar cosas al mismo tiempo. ¿Alguna vez se han preguntado cómo reaccionarían si su pareja, la persona con la que han construido una vida, los mirara fijamente a los ojos y les dijera que desearía que TÚ ESTUVIERAS MUERTA en lugar de su ex esposa? Desgarrador, ¿verdad? Pues ahí es exactamente donde me encuentro...

Sylvia se sincera sobre su desgarradora historia | Fuente: Pexels

Sylvia se sincera sobre su desgarradora historia | Fuente: Pexels

Todo empezó hace ocho años, cuando me casé con George. Tenía dos hijos increíbles, Nick y Emma, de su primera esposa, Miranda, que falleció trágicamente en un accidente cuando eran pequeños.

Publicidad

Nos tomamos las cosas con calma, salimos durante tres años y luego nos casamos en una ceremonia en un juzgado, sólo con familiares y amigos cercanos. Los niños fueron increíbles conmigo desde el principio. Me encantaba ser su madrastra, y cuando quedé embarazada de nuestro hijo, Mason, los adopté oficialmente.

Sylvia adopta a los dos adorables hijos de su marido | Fuente: Pexels

Sylvia adopta a los dos adorables hijos de su marido | Fuente: Pexels

Nick y Emma eran los mejores. Adoraban a su hermanito y George parecía el esposo y el padre perfectos.

Estaba en las nubes. Todos los días daba gracias al universo por esta hermosa familia.

Pero entonces, como un cruel giro del destino, todo cambió cuando quedé embarazada de nuevo de nuestro segundo hijo. George se convirtió en una persona diferente.

Publicidad
Sylvia está embarazada | Fuente: Unsplash

Sylvia está embarazada | Fuente: Unsplash

Trasnochar en el trabajo se convirtió en la norma, y los fines de semana los pasaba con sus "amigos". Intenté hablar con él, pero era como hablar con una pared de ladrillo.

Se perdía los partidos de fútbol, las fiestas de cumpleaños de Emma, las citas con el médico... básicamente, todo lo importante. Me sentía como si viviera con un fantasma.

Un día, no pude soportarlo más.

George empieza a mostrarse distante, dedicando más tiempo al trabajo y a los amigos | Fuente: Pexels

George empieza a mostrarse distante, dedicando más tiempo al trabajo y a los amigos | Fuente: Pexels

Publicidad

"George", le dije. Ni siquiera levantó la vista del teléfono, se limitó a gruñir una respuesta sin compromiso.

"Tenemos que hablar", insistí, con voz firme. Suspiró y finalmente dejó el teléfono con un ruido que resonó en el tenso silencio. Sus ojos, cuando se encontraron con los míos, eran distantes... y fríos.

"¿Sobre qué?".

Una desconsolada Sylvia se enfrenta a George | Fuente: Pexels

Una desconsolada Sylvia se enfrenta a George | Fuente: Pexels

"Sobre todo", dije, desbordando mi frustración. "Nunca estás aquí, George. Los niños apenas te ven, y cuando estás, estás pegado a ese teléfono y a tu portátil".

Se burló, poniendo los ojos en blanco. "Vaya, ya estamos otra vez. Me dejo la piel por esta familia desagradecida. ¿Por qué tienes que seguir regañándome como un disco rayado? ¿No puede un hombre tener un poco de paz y tranquilidad en su propia casa?".

Publicidad
George arremete contra la pobre Sylvia | Fuente: Pexels

George arremete contra la pobre Sylvia | Fuente: Pexels

"Proveer no es sólo cuestión de dinero, George", repliqué. "Se trata de estar presente, de ser padre, de ser esposo".

Golpeó la mesa con el puño, haciendo que Mason se estremeciera. "¡No me des lecciones sobre ser un esposo! No lo entenderías".

"¿Entender qué, George?", repliqué.

George rompe el corazón de Sylvia | Fuente: Pexels

George rompe el corazón de Sylvia | Fuente: Pexels

Publicidad

Me fulminó con la mirada, y su rostro se contorsionó de ira. "No entenderías las cosas que he sacrificado", me espetó. "No entenderías lo que es perder a alguien a quien quieres".

"No te atrevas a meter a Miranda en esto", repliqué, con la voz cargada de dolor. "No está aquí, George. Se ha ido".

Su rostro se volvió ceniciento. "¡No vuelvas a hablar así de ella!", rugió, provocándome escalofríos.

George advierte a Sylvia de que no saque el tema de su ex mujer en su conversación | Fuente: Pexels

George advierte a Sylvia de que no saque el tema de su ex mujer en su conversación | Fuente: Pexels

"¿No ves lo que nos estás haciendo? Te echamos de menos, George. Te necesitamos", le grité, con lágrimas en los ojos. "Queremos ser felices... como antes".

George me miró, con los ojos llenos de una rabia fría y amarga, y dijo: "¿Felices? ¿Contigo? Ojalá Miranda siguiera viva. Diablos, ¡ojalá hubieras sido tú quien muriera en su lugar! ¿Y sabes qué? Deja de fingir que eres la verdadera madre de Nick y Emma. ¡SÓLO ERES LA MITAD DE MADRE QUE FUE MI DIFUNTA ESPOSA! ¿Lo entiendes?".

Publicidad
Las palabras de George apuñalan a Sylvia | Fuente: Pexels

Las palabras de George apuñalan a Sylvia | Fuente: Pexels

Mi corazón se rompió en mil pedazos. ¿Pueden siquiera imaginar el dolor? Va más allá de lo que las palabras puedan captar.

Las lágrimas corrían por mi cara mientras le decía que no podía seguir casada con él después de lo que había dicho.

Pero entonces dijo algo que encendió un fuego en mi alma.

George se echó hacia atrás, cruzándose de brazos con una sonrisa condescendiente. "Afróntalo, Sylvia. No puedes manejar esto tú sola. Sin mí, estás PERDIDA. Los niños necesitan estabilidad, y tú ERES INCAPAZ de proporcionársela".

Las palabras de George calaron hondo en el corazón ya destrozado de Sylvia | Fuente: Pexels

Las palabras de George calaron hondo en el corazón ya destrozado de Sylvia | Fuente: Pexels

Publicidad

Sentí que me hervía la sangre.

"¿Incapaz? Yo soy la que ha estado ahí para ellos todos los días mientras tú estabas fuera 'trabajando hasta tarde' y saliendo con tus supuestos amigos. He sido yo quien ha mantenido unida a esta familia, no tú".

Su sonrisa vaciló, pero intentó mantenerse firme. "No durarías ni una semana sin mí".

Sylvia se mantiene firme | Fuente: Pexels

Sylvia se mantiene firme | Fuente: Pexels

Déjenme decirles algo: ése fue el mayor error que pudo cometer. No iba a quedarme a que me tratara como a un felpudo.

Decidí darle una lección, una que no olvidaría el resto de su vida.

Al día siguiente, hice la maleta, no sólo para mí, sino también para los niños. No sólo iba a dejar a George; me llevaba a Nick, Emma y Mason conmigo. Él estaba en el trabajo, sin enterarse de la tormenta que se avecinaba en casa.

Publicidad
Sylvia recoge sus cosas y se va de casa con sus tres hijos | Fuente: Pexels

Sylvia recoge sus cosas y se va de casa con sus tres hijos | Fuente: Pexels

Dejé a los niños en casa de mi mejor amiga Rosie y le expliqué toda la situación. Rosie, bendita sea, estaba furiosa. Aceptó de buen grado cuidar de los niños mientras yo me ocupaba de todo.

Entonces, con una firme resolución en el corazón, subí al automóvil y me dirigí directamente a la oficina de George. Estaba preparando un plan y había llegado el momento de ponerlo en práctica.

Entré en el despacho de George. Haciendo caso omiso de los confusos balbuceos de la recepcionista, irrumpí directamente en su reunión, pillando a todo el mundo desprevenido.

Sylvia corre al despacho de George | Fuente: Pexels

Sylvia corre al despacho de George | Fuente: Pexels

Publicidad

El rostro de George perdió el color cuando me vio. Antes de que pudiera pronunciar una palabra, lancé una diatriba y lo dejé en evidencia.

"¿Crees que soy la mitad de madre de lo que fue tu ex esposa?", grité. "Pues adivina qué, George. Me quedo con los niños. No te los mereces".

Sylvia le grita a George y lo deja en evidencia | Fuente: Pexels

Sylvia le grita a George y lo deja en evidencia | Fuente: Pexels

La sala estalló en exclamaciones de júbilo. La cara de George enrojeció.

Se abalanzó sobre mí, pero yo fui más rápida y lo aparté con una mirada penetrante. "Aquí está el acuerdo de custodia", le espeté, clavándole una gruesa carpeta en el pecho. "Voy a pedir la custodia completa y, después de lo que has dicho, creo que el juez estará de acuerdo conmigo".

Publicidad

El pánico se reflejó en su rostro. "No puedes hacer esto", tartamudeó. "No tienes derecho".

George entra en pánico | Fuente: Pexels

George entra en pánico | Fuente: Pexels

Una fría ira se apoderó de mí.

"Oh, pero lo tengo", repliqué. "He sido una madre de verdad para Nick y Emma, algo que tú no has sido. ¿Y Mason? Se merece algo mejor que un padre que compara a su propia esposa con un fantasma".

Dejándole escupir justificaciones a sus desconcertados colegas, salí furiosa, con el peso de las miradas de todos quemándome la espalda.

Pero me daba igual. Lo único que importaba era alejar a mis hijos de él.

El arrebato de Sylvia deja a George totalmente conmocionado | Fuente: Pexels

El arrebato de Sylvia deja a George totalmente conmocionado | Fuente: Pexels

Publicidad

Mi siguiente parada fue el colegio de los niños. La directora, una mujer amable con unos ojos que contenían toda una vida de historias, me escuchó pacientemente mientras le explicaba la situación.

Al sacar los papeles de la custodia, sentí que una pizca de esperanza atravesaba la niebla del dolor. La directora, afortunadamente, se mostró comprensiva.

"Vigilaremos a los niños", prometió, con voz cálida. "Le avisaremos si George intenta algo".

El director asegura a Sylvia que vigilará a los niños | Fuente: Pexels

El director asegura a Sylvia que vigilará a los niños | Fuente: Pexels

Horas después, recogí mi preciosa carga, mis hijos, del refugio de Rosie. El alivio me inundó cuando sus caras se iluminaron. Nos dirigimos al pequeño apartamento que había alquilado en secreto esa misma mañana.

Publicidad

Durante la cena, Mason (que ahora tiene 6 años) me bombardeó a preguntas sobre su padre. Emma, mi bolita de sol, se aferró a mí con más fuerza mientras Nick simplemente se quedaba de pie.

"Mamá, ¿dónde está papá? ¿Por qué no vamos a casa?", ahogó Mason, con sus grandes ojos marrones llenos de lágrimas que amenazaban con derramarse en cualquier momento.

Mason le pregunta a Sylvia por su padre | Fuente: Pexels

Mason le pregunta a Sylvia por su padre | Fuente: Pexels

Respiré hondo y se me partió el corazón. "Mason, Nick, Emma, escúchenme", dije suavemente, acercándolos. "Las cosas van a ser diferentes durante un tiempo. Su padre y yo... ahora no nos llevamos bien, y es mejor que nos quedemos en otro sitio durante un tiempo".

El agarre de Emma se tensó, su pequeño cuerpo temblaba. "¿Pero por qué, mamá? ¿Por qué no podemos volver?".

Publicidad
Emma echa de menos a su papá y quiere volver a casa | Fuente: Pexels

Emma echa de menos a su papá y quiere volver a casa | Fuente: Pexels

Se me llenaron los ojos de lágrimas mientras le besaba la frente. "Sé que es duro, cariño. Lo sé. Pero a veces los adultos tienen que tomar decisiones difíciles para mantener a todos a salvo y felices. Te prometo que vamos a estar bien".

"¿Es por nuestra culpa? ¿Hemos hecho algo malo?", intervino Nick, con los ojos brillantes de lágrimas.

Mi corazón se hizo añicos. "No, cariño, no es por ti, ni por Emma, ni por Mason. Son perfectos. Esto es entre papá y yo. Los quiero mucho a los dos. Vamos a estar bien".

Nick está enfadado y le pregunta a Sylvia si están lejos de papá por su culpa y la de sus hermanos | Fuente: Pixabay

Nick está enfadado y le pregunta a Sylvia si están lejos de papá por su culpa y la de sus hermanos | Fuente: Pixabay

Publicidad

Sus pequeños asentimientos y sus rostros bañados en lágrimas me dieron la fuerza que necesitaba.

Los días se convirtieron en semanas. La batalla legal, aunque agotadora, se convirtió en una extraña fuente de fortaleza. El comportamiento pasado de George se volvió contra él.

Sus colegas, las mismas personas que presenciaron mi humillación pública, se convirtieron en mis improbables aliados. Sus testimonios pintaron un cuadro condenatorio de un hombre egoísta y ensimismado.

Los compañeros de George testifican contra él | Fuente: Pexels

Los compañeros de George testifican contra él | Fuente: Pexels

Al final, el juez me concedió la custodia completa y a George visitas supervisadas.

Justo cuando pensaba que lo peor había pasado, cayó otra bomba. Una mujer llamada Linda, muy embarazada, apareció un día en mi puerta, con los ojos enrojecidos y la voz temblorosa.

Publicidad

"¿Eres Sylvia?", preguntó temblorosa.

Una mujer muy embarazada llega a la puerta de la casa de Sylvia | Fuente: Midjourney

Una mujer muy embarazada llega a la puerta de la casa de Sylvia | Fuente: Midjourney

Vacilante, abrí un poco la puerta. "¿Puedo ayudarte?", pregunté con cautela.

"Soy Linda", dijo, bajando la mirada. "Soy la amante de George. Estoy embarazada de él".

Me sentí como si me hubieran arrancado el suelo de debajo. "¿¿Qué eres qué??".

Asintió con la cabeza, derramando lágrimas. "Me dijo que estaba soltero. No tenía ni idea de ti, de tu familia. Lo siento mucho".

Sylvia se queda atónita cuando la mujer revela su identidad | Fuente: Midjourney

Sylvia se queda atónita cuando la mujer revela su identidad | Fuente: Midjourney

Publicidad

Me invadió un frío pavor.

¿George? ¿Tuvo una aventura?

¿Qué más podía ocultarme? En contra de todos los instintos que me gritaban que cerrara la puerta de un portazo, me vi apartándome y dejándola entrar.

La estremecedora verdad sobre el hombre al que una vez amó y con el que compartió su vida deja a Sylvia atónita | Fuente: Pexels

La estremecedora verdad sobre el hombre al que una vez amó y con el que compartió su vida deja a Sylvia atónita | Fuente: Pexels

Linda se hundió en la silla más cercana, con el cuerpo atormentado por sollozos silenciosos. Mientras me contaba su historia, se desveló una verdad espeluznante. Ella también había estado involucrada con George, víctima de sus mentiras y engaños.

Un extraño sentimiento de empatía floreció en mi pecho. Había otra mujer con la vida destrozada por el mismo hombre que había destrozado la mía.

Publicidad
Linda revela la verdad entre lágrimas | Fuente: Pexels

Linda revela la verdad entre lágrimas | Fuente: Pexels

En un giro de los acontecimientos que aún me deja perpleja, Linda y yo formamos una alianza improbable. Desenmascaramos la red de engaños de George, desnudándolo ante todos.

Perdió su trabajo, su reputación y cualquier atisbo de control sobre nuestras vidas.

George pierde su trabajo, su reputación y todo lo que antes controlaba | Fuente: Pixabay

George pierde su trabajo, su reputación y todo lo que antes controlaba | Fuente: Pixabay

Publicidad

El viaje no ha sido fácil.

Recoger los pedazos de mi corazón roto fue un proceso largo y arduo. Pero con Nick, Emma, Mason y mi bebé recién nacido a mi lado, encontré la fuerza para levantarme sobre las cenizas.

El fantasma de George aún me persigue a veces, un doloroso recordatorio de su traición. Pero cuando miro a mis hijos, cuyas sonrisas irradian pura alegría, el dolor retrocede, sustituido por un amor inquebrantable y una feroz determinación de protegerlos de las duras realidades del mundo.

Sylvia se está curando poco a poco, gracias a sus maravillosos hijos y al nuevo camino que el destino le ha mostrado | Fuente: Pexels

Sylvia se está curando poco a poco, gracias a sus maravillosos hijos y al nuevo camino que el destino le ha mostrado | Fuente: Pexels

Publicidad

He aquí otra historia: La ansiosa espera de Richard por el espectáculo de striptease termina cuando un anuncio sobre la primera actuación de la noche hace que su esposa aparezca en escena.

Esta obra se inspira en hechos y personas reales, pero se ha ficcionalizado con fines creativos. Se han cambiado nombres, personajes y detalles para proteger la intimidad y mejorar la narración. Cualquier parecido con personas reales, vivas o muertas, o con hechos reales es pura coincidencia y no es intención del autor.

El autor y el editor no garantizan la exactitud de los acontecimientos ni la representación de los personajes, y no se hacen responsables de ninguna interpretación errónea. Esta historia se proporciona "tal cual", y las opiniones expresadas son las de los personajes y no reflejan los puntos de vista del autor ni del editor.

Suscríbete a AmoMama para leer las mejores historias del espectáculo y el mundo en un solo lugar.

Publicidad
Publicidad
Publicaciones similares

Mi única hija me desinvitó en la víspera de su boda: "No mereces estar en mi vida"

22 de marzo de 2024

Mi suegra me envió un regalo insultante tras conseguir un trabajo como profesora de danza – Se puso pálida cuando la invité al espectáculo

13 de junio de 2024

Mi madre rica le da constantemente a mi hija ropa vieja y sucia de los bancos de ropa y le exige que se la ponga

01 de julio de 2024

Esposa lee chats de su esposo y encuentra algo sorprendente en ellos - Historia del Día

23 de abril de 2024

Mi padre me exigió que pagara 6.000 dólares por su viaje de jubilación, así que mi mujer y yo le dimos una buena lección

11 de junio de 2024

Mi novio me dejó en el altar, y resultó ser una bendición

03 de julio de 2024

Mi marido me acusó de avergonzarlo mientras daba a luz a nuestro hijo, así que le di una lección

07 de abril de 2024

Mi hija adolescente empezó a hablar dormida - Lo que oí me hizo seguirla para descubrir la terrible verdad

03 de julio de 2024

Abordé el tren equivocado hacia una ciudad que nunca había visitado, pero todos los habitantes reconocieron mi cara - Historia del día

07 de julio de 2024

Mi suegro me regaló un paquete de chicles – Cuando vi lo que garabateó dentro, me quedé sin aliento

29 de mayo de 2024

Oí a mi marido pedirle a nuestro hijo de 4 años que no me contara lo que había visto - Días después, yo misma descubrí la sorprendente verdad

09 de abril de 2024

Cajera se percata de que una niña roba una magdalena y una vela y la deja marchar al saber que es su pastel de cumpleaños - Historia del día

04 de julio de 2024

Le conté en secreto a mi cuñada que estoy embarazada y arruinó la sorpresa para mi esposo - Él le dio una buena lección

28 de junio de 2024

Descubrí que mi terapeuta es la amante de mi esposo, así que convertí nuestro encuentro en su peor pesadilla

29 de junio de 2024