logo
Fuente: undefined

Maritza Rodríguez se despidió de la religión católica. Aquí está el motivo

Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

La actriz colombiana decidió dejar atrás su pasado y catolicismo para adoptar la religión judía ortodoxa moderna y un nuevo nombre: Sarah Mintz.

Publicidad

Durante la intensa promoción de la novela Silvana sin lana, Maritza Rodríguez, de 42 años, cerró los ojos y respiró profundamente un día de verano del 2016, informó People en Español.

Entonces la actriz se hizo una pregunta: “¿Qué es lo que estoy haciendo con mi vida?”. Luego abandonó el salón del lujoso hotel St. Regis de Houston, el cual se encontraba desbordado de periodistas y fotógrafos.

Maritza dijo que “sentí un rayo de luz diciendo: ¿Qué hacen tus hijos solos?". Desde ese día, la actriz colombiana decidió que su vida y la de su familia deberían de ser su prioridad.

Publicidad

Debido a esto, decidió dejar atrás su pasado y catolicismo para adoptar la religión judía ortodoxa moderna y un nuevo nombre: Sarah Mintz. Su transformación fue un proceso que tomó varios años de estudio y aprendizaje.

Recientemente sus fans fueron testigos de dicha transformación. Aún tiene en vilo a su público, sus seguidores en las redes sociales e incluso a antiguos compañeros de trabajo.

La exmodelo manifestó lo siguiente al respecto:

“[Mucha gente piensa:] ‘Eso suena ridículo. ¡Qué tontería, la religión vuelve loca a la gente!’. Pero hay un concepto más profundo”.

Publicidad
Publicidad

La colombiana tiene 23 telenovelas en su haber, como ‘La casa de al lado’ y ‘Marido en alquiler’, pero dijo adiós a dos décadas de trabajo frente a las cámaras y hoy es un ama de casa en el lujoso barrio de Polanco, en Ciudad de México.

Allí se dedica de lleno a su esposo Joshua Mintz, de 52 años, sus dos hijos Akiva y Yehuda Mintz de 4, y a Dios.

“Podría continuar actuando, pero me quiero ir a otro nivel”, dijo Mintz quien se cambió el nombre gracias a un llamado divino, y que ahora no puede ser tocada por ningún hombre que no sea su marido ni tampoco puede mostrar sus pies.

“Los hijos no son tuyos…son de Dios; yo soy un vehículo. El mundo necesita luz y si puedo traer unos hijos con una conciencia muy grande, voy a hacer partícipe del cambio”.

Publicidad
info
¡Por favor, ingresa tu correo electrónico para que podamos compartir contigo nuestras mejores historias!
Al suscribirse, usted acepta nuestra Política de Privacidad
Publicaciones similares

Viudo pobre que lucha por alimentar a sus trillizos adoptados recibe una carta de Santa - Historia del día

09 de mayo de 2022

Mujer recibe disparo para salvar a hijo de desconocido: el padre va al funeral y ve a 9 niños llorando - Historia del día

08 de abril de 2022

Joven viuda de un hombre rico descubre que él dejó herencia de $4,7 millones a desconocida de 81 años llamada Ana - Historia del día

13 de mayo de 2022

Tras la muerte de anciana rica, hijos se reúnen con abogado y descubren que no heredaron nada - Historia del día

13 de abril de 2022