Agotada madre de trillizos recién nacidos escribió una carta pidiendo ayuda, que rápidamente se volvió viral

Cuando la madre soltera Hayley Arsenault, que tiene trillizas de un mes, publicó un pedido de ayuda en Facebook, tres abuelas que apenas la conocen respondieron la llamada. 

Según la historia publicada en CBS Arsenault, de 25 años, a menudo permanece despierta toda la noche con Hogan, Rylan y Finn, es por eso, que ante su agotamiento, decidió pedir ayuda.

Algunos voluntarios diurnos han querido tomar turnos para ayudarla, pero ella no se ha podido reunir con ellos, pues usa su corto tiempo libre para dormir.

"Saber lo que es tener un bebé es mucho trabajo", dijo Jenny MacDougall, quien hace turnos para cuidar a los bebés con sus dos hermanas. "Cuando supe que tenía tres, realmente pude entender cuán agotador debe ser".

"Se necesita una aldea para criar a un niño y estamos dispuestos a ayudar", dijo MacDougall.

MacDougall y las hermanas Alice Mokler y Anita Arsenault (que no está emparentada con Haley) comenzaron a ir los miércoles por la mañana para ayudar a la madre con sus pequeños.

Anita Arsenault también es una enfermera práctica licenciada. "Estaba muy contenta de que fuéramos tres", dijo Arsenault. "No sé si estaría tan emocionada de tener una sola. Tres es perfecto".

Con cada mujer cuidando a un bebé, cada una puede dar a los trillizos tiempo de calidad."Anita comenzó a alimentar a Rylan a las 10:00 a.m. se termina de scarle los gases a las 11:00", dijo Mokler. "Entonces nos lleva una hora completa alimentarlos. Podemos darles ese tiempo".

Incluso, a las mujeres no les importa cambiar muchos pañales. "No veo esto como una tarea de ningún tipo", dijo MacDougall. "Para mí, es un regalo venir aquí".

Mira el video de las abuelas postizas. 

También es una oportunidad para que las tres hermanas se visiten. "Hablamos, comparamos a los bebés. Amo cada minuto".

Las hermanas también sienten una conexión especial con los bebés. "Siento que me estoy uniendo a ellos y esta es la parte que más me gusta", dijo Mokler. 

Las hermanas traen comida e incluso hacen tareas mientras la madre duerme. "Confía en nosotros por completo", dijo Mokler. "Venimos y nos hacemos cargo".

Los trillizos se ven similares, por lo que distinguirlos es difícil. "Uno de ellos es más pequeño, así que ese es Finn", dijo Anita Arsenault. "Él es el más pequeño, creo. Los otros dos, no estoy segura".

Dos de los bebés se ven casi idénticos, por lo que su madre le pintó las uñas azules a uno de ellos. "Y creo que los oídos de Hogan son un poco diferentes", dijo MacDougall. "Así que estamos comenzando a saber quiénes son". 

Las tres mujeres también deben realizar un seguimiento de los horarios de los bebés, especialmente para alimentarlos.

Mantener a los trillizos a tiempo hace que sea más fácil cuidarlos, dijo Mokler. "De lo contrario, siempre estarás alimentando a uno. De esta forma, cuando todos estén alimentados, van a dormir durante dos o tres horas, y la madre puede descansar si está sola. Pero si no, ella podría estar alimentando todo el tiempo".

El horario también se aplica al cambio de pañales. Cuando los trillizos se despiertan después de una siesta, cambian los pañales antes de alimentarlos. 

Los abuelos de los niños, Wendy y Billy Arsenault, también toman turnos para ayudar a Hayley. Billy no sabe lo que haría la familia si la comunidad no hubiera intensificado. Dijo que los bebés pasan por alrededor de 250 pañales por semana.

Justo antes de que los turnos de las mujeres terminen, Hayley Arsenault se despierta y les agradece por la ayuda.

"Tener personas extrañas y hacer una conexión con tus bebés es bastante sorprendente", dijo. "Se convierten en personas que conoces y en las que confías y eso es lo más importante".Agradece más ayuda, pero las hermanas estarán allí para Hayley todo el tiempo que sea necesario.

Resulta, que según Newsner cuando las personas crecían en los pueblos “la familia” era más que la madre, el padre y los hermanos biológicos. Todo el pueblo ayudaba para crear un ambiente seguro para los niños.

Al parecer, este tipo de sociedades todavía existen, y Hayley vive en mitad de una de estas.

A pesar de que la ciudad Tignish en Prince Edward Island en Canadá solo tiene 800 habitantes fue aquí que Hayley recibió la ayuda que necesitaba.

Artículos relacionados
Feb 06, 2019
Madre permite a hija de 10 años entrar al quirófano y atrapar a su hermanita recién nacida
Crianza Mar 07, 2019
Trágica historia de tres jóvenes reunidos tras descubrir que eran trillizos separados
Historias Feb 26, 2019
Padre conoce a su bebé recién nacida tres horas antes de morir
Feb 01, 2019
Hombre nacido sin brazos ni piernas se convierte en bailarín profesional