La mujer descubrió que su esposo era su verdadero padre 6 años después de su muerte

Dicen que entre el cielo y la tierra nada hay oculto. Pero el secreto que atormenta a esta abuela se lo llevó su marido a la tumba.

Valerie Spruill no creció en un hogar tradicional, aunque ella no lo sabía en ese momento. Cuando tenía solo 3 meses, se fue a vivir con sus abuelos, quienes le dijeron que eran sus padres.

No es que su madre biológica estuviera completamente fuera de su mundo. Según reseñó Lifedaily, ella era una "amiga de la familia" que visitaba a su hija Valerie con bastante frecuencia. Entonces, si su madre estaba cerca, ¿por qué todo el engaño?

En pocas palabras, fue más fácil de esa manera. La madre biológica de Valerie era una adolescente y una "dama de la noche", lo que significaba que no estaba lista para criarla y si lo hubiera intentado, Valerie estaría expuesta a todo tipo de cosas desagradables.

Además de eso, el padre biológico de Valerie era solo un niño. Apena tenía 15 años cuando se relacionó con su madre. Todo esto sucedió durante los años 50 también, una época en que tales cosas se consideraban aún más escandalosas de lo que son ahora.

Imagen tomada de: Youtube/Abdirizakxiireey

Imagen tomada de: Youtube/Abdirizakxiireey

No fue hasta que Valerie tenía 8 o 9 años que se enteró de que la "amiga de la familia" que solía visitar era su verdadera madre y sus padres eran sus abuelos. Fue un gran shock para la niña, que tenía un millón de preguntas, la mayoría de las cuales responderían su madre y sus abuelos. Pero nadie le habló de su padre.

Valerie continuó con su vida y creció en la pequeña ciudad de Doylestown, Ohio, en la clase obrera del medio oeste. El amor de sus abuelos y el apoyo de la comunidad de su iglesia la ayudaron durante su infancia.

A medida que pasaban los años, las preguntas que tenía sobre su padre parecían desvanecerse en importancia. Después de que terminó la escuela, Valerie se casó y tuvo 3 hijos. Desafortunadamente, ese primer matrimonio terminaría en divorcio

Después de su separación, Valerie conoció a un hombre llamado Percy en Akron. Él era un poco mayor, pero fue muy amable con ella y con los niños de su matrimonio anterior.

A medida que se desarrolló su relación, también demostró ser un buen proveedor y los 2 se casaron y se establecieron una vez más en Doylestown. Esta vez, sin embargo, había algo especial en su esposo.

Desde ese día en adelante, Percy Spruill fue un buen esposo para Valerie. Y aunque nunca tuvieron hijos propios, él también fue un buen padrastro.

Valerie dijo que tuvieron "una buena vida". Pero Percy era 15 años mayor y murió mucho antes, cuando Valerie tenía solo 40 años.

Pero después de su muerte, Valerie comenzó a escuchar algunos rumores sobre su difunto esposo, que de alguna manera estaban relacionados con su infancia.

Nada parecía tener sentido hasta que 6 años después de su muerte, el tío de Valerie le dijo algo que nadie más sabía: el hombre con el que se había casado y su padre biológico eran la misma persona...

Valerie estaba incrédula. ¿Cómo podría ser eso cierto? Y si lo era, ¿se casó Percy a sabiendas con su propia hija? Ella nunca supo quién era su padre biológico, pero eso no significaba que él no supiera quién era ella.

Para descubrir si la locura era real, ella probó su ADN contra el suyo, usando un poco de cabello de Percy que ella había conservado. Cuando las pruebas confirmaron que él era en realidad su padre, Valerie quedó devastada.

Aún así, una pregunta importante se mantuvo: ¿Percy lo sabía? Sería una coincidencia cruel si los dos hubieran estado casados ​​sin conocer la verdadera naturaleza de su relación, pero si hubiera sido un secreto que él había ocultado, eso sería demasiado.

Desafortunadamente, no quedaba nadie que pudiera responder esa pregunta con seguridad. La madre de Valerie murió en 1984 y sus abuelos también habían fallecido hacía mucho tiempo. Del mismo modo, la mayoría de los familiares cercanos de Percy también habían fallecido.

Valerie estaba tan enojada con su esposo y con ella, como completamente frustrada por el hecho de que no había nada que pudiera hacer para llegar al fondo de ese último misterio. Esa ira y frustración casi la destruyeron.

"Es devastador. Puede destruirte", dijo Spruill a CNN. "Casi lo hizo".

La angustia emocional que estaba experimentando Valerie también se manifestó físicamente. En el tiempo transcurrido desde que su vida fue impactada por el secreto, sufrió 2 derrames cerebrales y se le diagnosticó diabetes, todo lo cual, pensó, se debió al estrés de su situación.

Valerie recurrió a la terapia para tratar de lidiar con sus dificultades. A través de ese tratamiento aprendió a soltar el enojo que sentía hacia sí misma, que no era su culpa, y que no tenía manera de saberlo.

Aun así, hubo momentos en que Valerie creía que la dificultad se había vuelto demasiado pesada y ella no tenía la voluntad de seguir. Pero a pesar de todo, ella confió en su fe profunda y duradera para hacerla pasar.

"Tienes que tener fe", dijo ella. "Si Dios me trajo esto, él no va a dejarme ahora"...

La fuente final de apoyo para Valerie fueron sus 3 hijos y 8 nietos. Al principio, luchó con la idea de decirles porque, como mucha gente le había aconsejado después de que salieron las noticias, es mejor que algunos misterios queden en secreto.

Pero fue su terapeuta quien le aconsejó que les contara a sus hijos. "Lo hice hace dos años. Son extraordinarios. Lo están manejando mejor que yo", agregó a CNN.

En los últimos días, poco antes de que se conociera la noticia, también se lo contó a sus nietos. "Me han apoyado mucho. Me dicen que me aman y me dicen que harán lo que yo necesite", dijo.

En su tiempo libre, desde que se retiró del departamento de contabilidad donde trabajó durante 34 años en Goodyear, ha estado escribiendo su historia con la esperanza de publicarla.

"Le agradezco a Dios que me haya dado la oportunidad de vivir todo esto", afirmó. "No es nada menos que un milagro que sigo aquí. Quiero que las personas sepan que pueden sobrevivir a algo así".