Hombre llegó a casa y vio a su esposa e hijo siendo atacados por una jirafa

Katy Williams y su hijo fin de 3 años luchan por sus vidas luego que una jirafa los atacara en la reserva natural Blyde en Suráfrica.

Sam Williams encontró una aterradora escena cuando volvió a casa luego de haber hecho su rutinario recorrido trotando. Una jirafa estaba atacando a su esposa Katy y a su hijo Finn, fue gracias a su oportuna llegada que el animal retrocedió.

Según Times Live, Marina Botha, de la firma de abogados Botha & Lovegrove, dijo que el hecho pasó en un punto de la reserva en la que Finn siempre esperaba a que su papá volviera de correr.

Al parecer la mamá jirafa acaba de tener un cachorro hace dos meses, razón por la cual se cree que el animal reaccionó de esta manera, pues pudo haberse sentido vulnerable con la presencia de Katy y su hijo.

UNA ESCENA BRUTAL

De acuerdo a la información de Daily Mail, se estima que Katy, de 35 años, fue brutalmente embestida junto a su hijo por la jirafa, hasta que Sam llegó a la escena para espantar al animal.

Luego del ataque, madre e hijo fueron transferidos en helicopterio hasta el Hospital Busamed Modderfon en Johannesburgo, para tratar las heridas que ciertamente fueron de gravedad.

En el caso de Finn, se necesitó una cirugía para liberar presión de su cerebro, lesión a consecuencia del terrible incidente. Su madre también fue operada y se reportó que su estado y el de su hijo eran críticos, pero estables.

EL INSTINTO MATERNAL PUDO HABER CAUSADO EL ATAQUE

Express informó que Sam, quien al igual que Katy, tiene un PhD en varios campos concernientes a la vida animal, dijo en un comunicado que el hecho fue un "acto desfortunado de la naturaleza", puesto que la jirafa seguramente vio como una amenaza para su cría a Katy y a Finn.

A su vez también pidió respeto y comprensión por parte de la prensa y de la opinión pública, con respecto a su privacidad y la de su familia, en estos difíciles momentos para ellos.

Otro caso en el que una jirafa es protagonista, es este en el que un zoológico en Colorado tiene que poner a dormir a una jirafa de apenas 8 semanas de edad, a causa de varias complicaciones de salud.