Mamá va a casa tras trabajo y se da cuenta de que bebé estuvo atrapada en su auto todo el día

Kailyn Pollard enfrenta cargos de homicidio tras olvidar a su hija de 1 año, ahora muerta, dentro de su automóvil durante casi ocho horas.

Oficiales del Departamento de Policía del condado de Seminole, arrestaron a la mujer de 29 años de edad, este viernes 28 de septiembre. Según lo informado por ABC News, Pollard hizo su primera aparición en la corte el sábado después de afirmar que se olvidó de dejar a su hija en la guardería.

Según el Departamento de Sherif del Condado de Seminole, la hija de Pollard, cuyo nombre aún no se ha revelado, fue encontrada en la estación de servicio Wawa en Sanford, Florida.

Al parecer, Pollard se fue de casa temprano en la mañana y se olvidó de conducir por la guardería, dejando a su hija amarrada a su pequeña silla en el asiento trasero.

Imagen tomada de: Facebook / Amanda Castro News 6

Imagen tomada de: Facebook / Amanda Castro News 6

LA BEBÉ ESTUVO ENCERRADA EN EL CARRO DURANTE 8 HORAS

La bebé permaneció dentro del automóvil con una temperatura de 94 grados fahrenheit, por lo que ya estaba muerta cuando las autoridades llegaron al lugar, alrededor de las 4:40 p.m.

Imagen tomada de: Facebook / PamPam World GIST/News/SALES

Imagen tomada de: Facebook / PamPam World GIST/News/SALES

Pollard solo se dio cuenta de que olvidó a su hija en el vehículo cuando fue a recoger la cena al Olive Garden y se detuvo a buscar gasolina.

La madre de 29 años fue liberada de la cárcel con una fianza de $ 20,000. Según informes, se espera que comparezca nuevamente ante el tribunal el 23 de octubre para enfrentar cargos de homicidio negligente.

MADRES NEGLIGENTES

Parece difícil entender cómo una madre o cualquier persona puede olvidar a un bebé y continuar con su vida como si nada, pero por desgracia, en realidad sucede con bastante frecuencia.

Imagen tomada de: YouTube / Viral Press

Imagen tomada de: YouTube / Viral Press

En Filipinas funcionario del aseo público mientras recolectaba la basura en las calles, notó que había un niño recién nacido dentro de una mochila que estaba a punto de desechar; de no ser porque escuchó los ruidos que provenian del paquete, el bebé habría terminado en la basura. 

La bolsa estaba dentro una mochila donde también había un uniforme escolar lleno de sangre, porque las autoridades sospechan que la madre es una niña de entre 12 y 16 años. Por suerte el niño está a salvo con una fila de personas dispuestas a adoptarlo.