Ve a perro callejero durmiendo sobre oso de felpa, y tras no hallarlo de nuevo conoce su triste historia

La desgarradora fotografía impactó a los usuarios de internet, pero nunca se supo que ocurrió luego con su protagonista. Sin embargo, gracias a la imagen otras mascotas recibieron ayuda.     

En Houston, según algunas estimaciones, más de un millón de perros deambulan en las calles. Por esta ciudad de Texas (EEUU) conducía Yvette Holzbach, cuando se encontró con una turbadora escena: un perro negro que dormía sobre la acera, abrazado a un polvoriento -como él- osito de peluche.

Yvette no podía seguir de largo ante ese patético cuadro. Parecía que el peludo, que posiblemente estaba perdido o abandonado, había hallado consuelo de amigo en el mugriento muñeco de felpa.

La mujer, que siempre trataba de ayudar a todos los perros que podía a través de su refugio esta vez solo tomó una fotografía, porque en eso momento en el lugar no cabía un animal más y porque a pesar de su situación, se veía relativamente sano.

Con el corazón arrugado, ella prometió volver a buscarlo en cuanto pudiera, pero cuando regresó no halló ni al perro ni al juguete. Entonces publicó la fotografía en Facebook, con la esperanza de poder encontrarlo.     

La historia se viralizó y generó polémica. Por un lado estaban los que apoyaban su búsqueda, y por el otro quienes la criticaban por no haber ayudado al perro a tiempo. Sin embargo, la mayoría condenaba a quien supuestamente lo había abandonado.

Yvette trató de explicar diciendo que el grupo con el que trabajaba como voluntaria era pequeño, con un presupuesto ajustado, que alimenta y brinda atención veterinaria a los perros callejeros con necesidades médicas, y también a los residentes del empobrecido quinto distrito de la ciudad, atendiendo.

Según ella, este perro parecía despojado pero sano, y nadie se había ofrecido a cuidarlo o adoptarlo.

"Siempre nos enfrentamos al dilema de decidir a qué perro enviar un pedido de ayuda", escribió Yvette en Facebook. "Este perro rompió absolutamente mi corazón, pero es un perro [sic] que estaba relativamente en buena forma y, lamentablemente, la triste verdad es que para un perro en esta condición sería mucho más difícil encontrar un hogar de crianza que a cualquier otro que encontremos en peor forma".

“Podemos alimentar hasta 50 perros en un día. De ellos, tenemos suerte si rescatamos solo uno porque los promotores son muy difíciles de conseguir".

MASCOTA REBELDE

Días después, Holzbach publicó en Facebook nueva información sobre el caso.

Informó que el perro pertenecía a un hombre llamado Calvin, de 89 años, quien vivía cerca del sitio donde Yvette lo vio acurrucado el primer día.

Según la publicación, Calvin tenía muchos perros que había recogido de la calle, pero este en particular nunca se había acostumbrado a vivir con él. Se saltaba la reja frecuentemente para luego volver, sólo que esta vez no retornó, pero Calvin lo amaba mucho y seguiría buscándolo.

“Calvin se preocupa tanto por estos perros que compra hielo para ellos en verano, para que tengan agua fría”, escribió ella. Un vecino le dijo a Yvette que ve a Calvin acarreando bolsas de comida para perros de 50 libras sobre sus hombros, caminando a casa desde la tienda.

Sin embargo, este perro no quería ser rescatado. Siguió saltando la cerca, siguió escapando hasta que desapareció.

Ni Calvin ni Yvette volvieron a saber del adorable perrito o de su peluche

Pero de acuerdo con Upsocl, la buena noticia es que en su búsqueda lograron rescatar a otro perro y además el refugio de Yvette le ofreció asistencia veterinaria a todas las mascotas de Calvin.

"Espero que al publicar la imagen se haya elevado a la difícil situación del perro callejero", escribió Yvette en Facebook. "Estamos enfrentando una batalla cuesta arriba y solo podemos esperar que llegue un momento en que ningún perro tenga que luchar para sobrevivir en la calle".

LA HISTORIA DE MILEY

Miley es una perrita que fue encontrada viviendo en un vertedero de basura.

Después de observarla desde lejos y concluir que podía estar enferma, un grupo de voluntarios la rescató.

La pequeña se mantuvo tranquila y aceptó la ayuda del equipo de rescate, que enseguida la llevó al veterinario, donde efectivamente le diagnosticaron sarna y otros problemas médicos.

Con el tratamiento Miley sanó y el equipo le presentó a Miley a Frankie, un compañero de rescatista.

Los dos se hicieron muy buenos amigos y comparten juntos, mientras le buscan un hogar amoroso para siempre.

En el siguiente video puedes conocer su historia:

Y la historia de una tierna cachorrita que fue abandonada en una bolsa de basura y con una soga en el cuello en Filadelfia también tuvo un final feliz.

La pequeña fue rescatada y adoptada por un famoso deportista estadounidense, y ahora vive como una verdadera reina.

Conozca aquí los detalles de este ejemplarizante caso.