Reina de belleza desfigurada en un ataque de ácido por su exnovio alza la voz por las víctimas

Cuando la brutalidad se encarna en una persona, una de las armas más comunes que usa es el ácido. Curiosamente este es utilizado para atacar a mujeres. Por ello, la historia de Gessica Notaro está volteando las miradas del mundo hacia la violencia de género.

Edson Tavares, novio de la finalista a Miss Italia, fue condenado el año pasado por el violento ataque que dejó a la bella mujer desfigurada. Pero el tribunal decidió combinar la pena con el delito de acoso, el cual también sufrió la Notaro.

Actualmente, ella es una estrella del espectáculo que sale en televisión gracias a su aparición en un concurso de baile. La chica de 29 años es la bandera de muchas damas que sufren los golpes físicos y psicológicos y tienen miedo, quizá, de denunciar.

La también aspirante a cantante fue rociada con ácido clorhídrico el pasado 10 de enero de 2017, y todo luego de romper su relación con Tavares y denunciarlo ante la policía unos meses atrás.

Su ojo izquierdo tuvo daños irreparables, mientras su rostro tuvo que ser intervenido en el quirófano en varias oportunidades. El trauma fue increíble. Tuvo que ausentarse durante meses a su empleo de entrenadora de leones marinos.

“Quiero que veas lo que me hizo. Esto no es amor. Mientras el ácido se comía mi rostro, estaba de rodillas rogándole a Dios que me quitara la belleza, pero al menos me dejara con la vista”, expresó en las redes la modelo, mientras miles de seguidores en Italia miraron su rostro vendado y realmente afectado por el ataque.

Los medios de comunicación en seguida le dieron cobertura a la denuncia de Gessica Notaro, encendiendo las alarmas debido al aumento de los abusos a las mujeres  en el país de las pizzas.

En Cabo Verde, Tavares fue sentenciado a 10 años por el delito de desfigurar a esta chica y ocho por acosarla, pero sus abogados defensores trataron de apelar la condena para que se unieran, ya que fueron decididas en juicios separados. En total, el hombre debería pasar 18 años en prisión.

Sin embargo, los papeleos favorecieron a Tavares, restándole tiempo a su condena, y ahora pasará 15 años, cinco meses y 20 días tras las rejas.

“Gessica está satisfecha desde un punto de vista humano y yo desde un punto de vista judicial”, dijo Alberto Alessi, parte legal del atacante.

La dama de fortaleza admirable colocó su caso en el tapete para concientizar a las mujeres y ahora su ojo tapado con un parche es símbolo de esta lucha, mundial. “Soy una hipocondríaca loca, pero cuando algo así te sucede, tienes que elegir vivir o morir y yo elegí vivir”, sostuvo.

Desde el hospital Maurizio Bufalini de Cesana, al norte de Italia, Gessica comenzó a ofrecer declaraciones para crear el impacto que deseaba luego de decidir luchar por su existencia.

“Vi que tenía en la mano una botella de plástico, él estaba vestido de negro. Sin decir una palabra me lanzó el líquido y huyó. Lo seguí, gritando de dolor. Confiaba en que todavía estuviera mi actual novio, pero ya se había ido. Corrí a casa y llamé desde el interfono a mi madre y le dije: Eddy me ha tirado ácido”, narró con profundo dolor.

Su mamá recuerda al hombre que le cambió la vida a su hija e indignada asegura que fue acogido en la familia como “un hijo más”. Gabriela Botturi, progenitora de la Miss, explicó que el mismo día del ataque, Eddy la llamó para saber sobre Gessica y que su tono de voz era calmado y como quien quisiera pedir perdón.

Los jóvenes se conocieron en el mismo zoológico marino, pues compartían puestos allí. Llegaron a vivir juntos durante un tiempo y en el mes de mayo, Gessica decidió terminar la relación. Pero él no lo aceptó y meses después fue denunciado por violencia y acoso.

“Es una chica increíble. Es ella la que nos levanta la moral, sin perder nunca el buen humor. Está contentísima porque ha vuelto a ver con un ojo”, afirmó Botturi.

VICTORIA LEGAL

Un litro de ácido sulfúrico fue el responsable de desfigurar el rostro y parte del cuerpo de Natalia Ponce de León, de 35 años, una bella colombiana que sufrió acosos por parte de un psicópata. El suceso ocurrió en Bogotá en marzo de 2014.

Tras quince operaciones con piel artificial traída de los Países Bajos, la mujer estandarte de los derechos para las mujeres descubrió su rostro luego de dos años de tratamientos, nada menos que para informar al país, junto con el presidente Juan Manuel Santos, que la nación tendrá una ley especial  para condenar hasta con 50 años de cárcel a los atacantes que usen este tipo de armas.

En dicho país, los delincuentes que herían de esta forma a sus víctimas cumplían hasta 6 años de prisión y algunos lo hacían en sus domicilios.

CRUEL COMPORTAMIENTO

Las ganas de delinquir no distinguen edad, y a pesar de que somos seres con raciocinio, un video que se viralizó a través de Facebook hace pensar lo contrario.

Fuente: Facebook/Alvaro Ojeda

Fuente: Facebook/Alvaro Ojeda

Un hombre de avanzada edad atacó a una mujer indígena que estaba sentada en las afueras de un local, con ácido muriático, y su violenta actitud enfureció la web. ¡Conoce los detalles aquí!

ⓘ AMOMAMA.ES no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AMOMAMA.ES habla en contra de lo anteriormente mencionado y promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Artículos relacionados
Noticias mundiales Feb 25, 2019
No seas una víctima: Video instructivo muestra cómo responder frente a un ataque sexual
Dec 22, 2018
"Mi esposo me violaba todos los días": El horror de la reina de belleza en un matrimonio arreglado
Relaciones Mar 01, 2019
Mujer cuyo novio rechazado echó ácido en su rostro hace años está lista para amar de nuevo
Feb 04, 2019
Su ex lo atacó con ácido y ahora encuentra la verdadera felicidad con la enfermera que lo curó