Adolescente murió durante clase de natación cuando nadie se dio cuenta de que se estaba ahogando

Un forense recomendó que las escuelas suspendan inmediatamente sus programas de natación a menos que puedan garantizar que las lecciones sean supervisadas por personas debidamente capacitadas.

La mañana del 15 de febrero marcó un antes y un después para la familia Moukoko, tras enterarse que su hijo Blessing Claudevy Moukoko, de 14 años, se había ahogado en la piscina de su escuela secundaria Centre Père Marquette en Rosemont, Canadá, durante una lección de natación.

El adolescente permaneció 38 minutos en el fondo del agua sin que nadie, ni el profesor suplente, el salvavidas ni sus compañeros lo notaran.

Lamentablemente, falleció seis días después de daño cerebral por falta de oxígeno, según informó el médico forense Louis Normandin, de Quebec.

Moukoko participaba, junto a 18 compañeros, en su tercera instrucción en la piscina municipal, como parte de una clase de gimnasia requerida en la escuela secundaria.

Normandin, que no pudo ocultar las emociones cuando describió el video de seguridad de la piscina, detalló que el joven, que no podía nadar, batalló desde lo más bajo hasta lo más hondo y luego se hundió en el fondo de la piscina.

"Es muy sorprendente ver las imágenes de Moukoko saliendo desde el extremo poco profundo para nadar a lo largo con sus compañeros de clase… Lo ves ir, y no lo ves regresar... Es muy preocupante... Vemos todo eso, en retrospectiva, y vemos todos los errores que se cometieron”.

Normandin concluyó en su estudio que el fallecimiento de Moukoko fue un accidente, pero se pudo evitar.

Fuente: Montreal.ctvnews

Fuente: Montreal.ctvnews

Por tal motivo, recomendó a las escuelas suspender inmediatamente sus programas de natación, a menos que puedan garantizar que estos cursos estén supervisados por maestros y salvavidas debidamente capacitados. 

También dijo que los cursos sobre cómo evitar el ahogamiento deberían ser la primera prioridad de cualquier curso básico de natación ofrecido por las escuelas, en lugar de la instrucción de técnicas de natación que siempre han tenido.

NEGLIGENCIA

Un maestro de reemplazo, que había sido asignado para enseñar la clase de natación, a pesar de no haber completado los cursos necesarios para conseguir su título de educación física, era quien impartía la clase.

El salvavidas en servicio, que sí estaba plenamente certificado, ayudaba al maestro sustituto a dar el curso, y por este motivo nadie se dedicó exclusivamente a la vigilancia de la piscina.

Fuente: Montreal.ctvnews

Fuente: Montreal.ctvnews

Varios de los compañeros explicaron a la policía que Moukoko no podía nadar. El joven le tenía pánico al agua y se aferraba al borde de la piscina cuando le tocaba estar en la parte honda.

La clase terminó con un baño libre de cinco minutos. Algunos alumnos nadaban en la parte poco profunda. Mientras tanto, el salvavidas y el suplente conversaban y la silla de vigilancia estaba vacía, a pesar de que algunos estudiantes estaban usando el trampolín.

Antes de retirarse a las duchas, los nadadores pasaron uno por uno ante el maestro para una evaluación de la lección, pero Moukoko no se presentó. El profesor, sin buscar, asumió que se había ido a la sala de cambio.

Fuente: Montreal.ctvnews

Fuente: Montreal.ctvnews

En la clase siguiente, alumnos de otro curso empezaron a formarse en la cubierta en el extremo profundo. Inmediatamente notaron algo muy inmóvil en el fondo de la piscina. Pensaron que se trataba de un maniquí.

Cuando el salvavidas se lanzó, tomó a Moukoko, quien sufrió un paro cardiaco, y lo sacó a la superficie. 

El joven fue trasladado al hospital, pero el daño cerebral que sufrió fue grave e irreversible. Murió el 21 de febrero, seis días después del terrible accidente.

 AUTORIDADES

El Director de Poursuites Criminelles et Pénales (DPCP), Jean Pascal Boucher, anunció después de un cuidadoso estudio de la investigación policial que no se presentarían cargos penales en relación con el ahogamiento.

Explicó que el fiscal asignado para analizar el caso informó a la familia del fallecido que la Corona no está en condiciones de demostrar que se ha cometido un acto criminal.

Fuente: Montreal.ctvnews

Fuente: Montreal.ctvnews

Jean-Pierre Ménard, abogado que representó a la familia de Moukoko, dijo que la familia daría una rueda de prensa, pero no especificó si existe la intención de presentar una demanda civil.

La ministra de educación, Isabelle Charest, dijo que el gobierno provincial no suspenderá los cursos de natación escolar de inmediato, aunque advirtió que el gobierno hará un seguimiento del informe del forense.

DIOS LO SALVÓ

Por su parte, Blake Spataro, de 19 años de edad, estuvo al borde de la muerte cuando quedó flotando en el Océano Atlántico durante 10 horas.

El joven, que vive en Louisiana, dijo a los medios de comunicación que se salvó porque habló con Dios.

Fue el pasado 10 de julio cuando, en unas vacaciones en la frente a la isla de St. Simons, en Georgia, una poderosa marea lo arrastró mar adentro.

Artículos relacionados
Historias virales Apr 03, 2019
Chica con síndrome de Down expulsada de piscina se convierte en campeona olímpica de natación
Jan 09, 2019
Estudiante de 16 años de edad de la escuela El Pilar de València murió esta mañana
Historias Mar 21, 2019
Invitó a toda la clase a su cumpleaños de 6 y no fue nadie: su mamá enojada y dolida los atacó
Dec 18, 2018
Mujer estuvo presa en su propio cuerpo antes de lograr "regresar" por "pura suerte"