Mujer española fallecida en explosión de París estaba en viaje sorpresa organizado por marido

Laura Sanz Nombela, de Toleda, España, fue una de las cuatro personas que perdieron la vida en lo que se cree habría sido una explosión de gas doméstico en el centro de París.

Tras una estrepitosa y fatal explosión de gas doméstico en el corazón de París, una de las cuatro víctimas ha sido identificada como Laura Sanz Nombela, una madre española de 38 años con tres hijos.

Su marido se la llevó por un romántico fin de semana a Francia, y tras su primera noche, ella se vestía frente a la ventana. "Las cortinas estaban abiertas", contó su padre después. "Se estaba poniendo el jersey cuando la explosión sucedió en la panadería Hubert, frente al hotel".

El estallido arrancó el marco de la vantana, golpeando a Laura en la cabeza mientras su marido, Luis Miguel, aún dormido, fue golpeado contra la cama.

Al ver a su esposa herida de gravedad, fue a la ventana y pidió ayuda, pero cuando no llegó nadie, cargó a Laura él mismo escaleras abajo.

"Todos estaban filmando con sus celulares, y nadie se detuvo a ayudarlos, hasta que un bombero la tomó de brazos de Luis Miguel", lamentó su padre.

El rescatista de Laura realizó RCP hasta que llegó la ambulancia, la cual la llevó al Hospital Universitario de París, donde murió horas más tarde.

Jose Luis decidió no irse de París sin el cuerpo de su hija, según declaró a los medios españoles.

En un principio, le dijeron que la repatriación de los restos tomaría al menos 10 días, aunque el consulado español prometió acelerar las formalidades en la medida de lo posible.

"Mi yerno está ileso físicamente, pero psicológicamente...", dijo Jose Luis, antes de quebrarse su voz.

"Se conocieron a los 16, y estuvieron juntos desde entonces. Hasta ahora".

"Nadie los ayudó", dijo la familia de Laura, lamentando su tragedia. Se sospecha que la explosión no se trata de terrorismo ni nada parecido, sino de un simple accidente de gas doméstico.

Los parientes de la fallecida madre y esposa dijeron sentirse "completamente abandonados" por todos luego de lo sucedido, aunque un día más tarde, manifestaron que la embajada de su nación está proveyendo asistencia.

Otra familia quedó devastada luego de que una niña falleciera tras la súbita explosión de un castillo inflable, y decidieron rendirle un emotivo tributo.

La pequeña niña de tres años, Ava May, fue catapultada seis metros en Gorleston Beach en Great Yarmouth.

Lo que parecía ser un día de diversión, se convirtió en una verdadera tragedia. Todo ocurrió ante la mirada de su madre.

Chloe Littleboy, de 25 años, devastada de dolor y desesperación presenció cuando su hija Ava-May fue expulsada a 6 metros por un castillo lleno de aire que explotó por calor. Socorristas y paramédicos hicieron todo lo posible por salvar a la niña, pero no lograron sobrevivirla. Todo ocurrió en Gorleston, Norfolk.

ⓘ AMOMAMA.ES no promueve ni apoya violencia, autolesiones o conducta abusiva de ningún tipo. Creamos consciencia sobre estos problemas para ayudar a víctimas potenciales a buscar consejo profesional y prevenir que alguien más salga herido. AMOMAMA.ES habla en contra de lo anteriormente mencionado y promueve una sana discusión de las instancias de violencia, abuso, explotación sexual y crueldad animal que beneficie a las víctimas. También alentamos a todos a reportar cualquier incidente criminal del que sean testigos en la brevedad de lo posible.

Artículos relacionados
Jan 22, 2019
Tragedia golpea a México tras explosión de oleoducto con al menos 79 fallecidos
Dec 11, 2018
Mujer abusada que mató a su esposo es indultada por el gobierno español
Dec 12, 2018
El padre del astro de la televisión española Miguel Ángel Silvestre ha fallecido
Jan 15, 2019
Mujeres españolas reciben rechazo social tras decidir no tener hijos