Niña de 6 años fue humillada por no poder pagar por su almuerzo en la cafetería escolar

Una niña de 6 años fue sometida recientemente a una experiencia bastante traumática después de que no pudo pagar su comida en la escuela, lo que provocó que sus compañeros se burlaran de ella.

La pequeña Anya Howard, de Greenwood, Indiana, dijo que estaba en la fila del almuerzo cuando un asistente de la cafetería le dijo que tenía que devolver su comida.

Según la joven, se vio obligada a caminar al final de la fila con otro estudiante, más de 20 de sus compañeros, para obtener un simple sándwich de mantequilla de maní y jalea.

Anya Howard | Imagen tomada de: WJHL

Anya Howard | Imagen tomada de: WJHL

LA SITUACIÓN NO SE MANEJÓ CORRECTAMENTE

El abuelo de Anya, Dwight Howard, quien solía ser maestro, dijo que la experiencia fue muy humillante para la niña y se preguntó si el camino de la vergüenza era realmente necesario.

En ese momento, la niña de 6 años, que estudia en la Escuela Primaria Southwest, solo tenía 10 centavos en su cuenta, por lo que todavía estaba bastante corta con los $ 2.25 necesarios para el almuerzo.

Sin embargo, se ha informado que la escuela es responsable de enviar a los padres un recordatorio de pago cuando la cuenta de saldo de un estudiante alcanza los $ 5, lo que no sucedió.

Dwight Howard, abuelo de Anya | Photo: WJHL

Dwight Howard, abuelo de Anya | Photo: WJHL

ALGUIEN DE LA CAFETERIA LE DIJO QUE TENIA QUE DEVOLVER SU COMIDA

Howard afirmó que se le envió una nota de la escuela después del incidente y ahora está pidiendo a la institución que brinde a sus estudiantes una "comida alternativa" si sus fondos están por debajo del mínimo requerido.

Dwight Howard, abuelo de Anya | Photo: WJHL

Dwight Howard, abuelo de Anya | Photo: WJHL

Kent DeKoninck, Superintendente de las Escuelas Comunitarias de Greenwood, se reunió con la familia el pasado martes 21 de mayo de 2019 y dijo  que todos están "en la misma página".

Pero mientras la ayuda de la cafetería se negó a darle a Anya su comida, Wayne Price , un conductor de autobús escolar de Alabama, se aseguró de que 50 niños no pasaran hambre llevándolos a McDonald's.

Sabiendo que la mayoría provenía de familias de bajos ingresos que tenían dificultades para pagar las comidas, el conductor del autobús no lo pensó dos veces. Con mucho gusto, Price pagó las 50 comidas con dinero de su propio bolsillo y, cuando un estudiante comentó que debía ser rico, dijo con dulzura que era como llevar a su familia a cenar.

Estos nos recuerda a la historia de Matthew Jackson un joven de buen corazón que le pagó el mercado a una señora que no tenía como hacerlo. Al buscarlo, la mujer se enteró Matthew falleció en un accidente poco después de su acto de bondad. Ella puede estar segura de que ahora tiene un ángel en el cielo.