PopularRealeza

11 de diciembre de 2020

Traumático divorcio, romances y relación complicada con la reina Sofía: la vida de la infanta Elena, el "patito feo de la familia"

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La primogénita del rey Juan Carlos I y la reina Sofía no ha tenido una vida sencilla.

La infanta Elena María Isabel Dominica de Silos de Borbón y Grecia se ha caracterizado desde muy joven por su gusto hacia la educación, su entrega al trabajo, su afición por los deportes y por, aparentemente, ser el miembro más feminista de la familia del Rey.

No obstante, también ha sido protagonista de controversias, como la austera relación con su madre, las dificultades de su puesto en la nobleza y las tensiones que mantiene con su exesposo, Jaime de Marichalar.

La infanta Elena de España el 11 de junio de 2019 en Madrid, España. | Foto: Getty Images

Publicidad

LA RELACIÓN CON SU MADRE

Según escribió Pilar Eyre en Lecturas, la hermana mayor del rey Felipe VI no ha tenido la vida más sencilla a pesar de los lujos que le otorga su puesto en la nobleza, pues su relación con su madre, siempre ha dejado mucho que desear.

"Con Sofía nunca ha sentido afinidad, la reina ha sido siempre muy fría cono sus hijas. Elena está incondicionalmente al lado de su padre, haga lo que haga", aclaró la periodista, asegurando que con el padre la cosa es muy distinta, pues son incondicionales el uno con el otro.

La infanta Elena el 7 de mayo de 2011 en Valencia. | Foto: Getty Images

Publicidad

EL PATITO FEO

Eyre destacó en su blog que la hermana de Felipe VI siempre estaba rezagada y que heredaba los trajes de su madre sin enmendar. Estas circunstancias llamaron la atención de los medios que hicieron polémica cuando el entonces Rey anunció que su hija no estaba en condiciones de reinar.

"La pobre Elena quedaba, una vez más, preterida. El patito feo de la familia, la torpe, la que siempre iba atrasada en el colegio, a la que tienen que poner profesores particulares hasta que al final la llevan a un centro menos exigente", comentó Pilar.

Elena de España en la Plaza de Toros de Las Ventas, Madrid, el 22 de mayo de 2013. | Foto: Getty Images

Publicidad

LOS AMORES DE ELENA

A pesar de todo esto, tuvo su corazón ocupado. Se puede decir que Cayetano Martínez de Irujo, duque de Arjona, se convirtió en la “memoria histórica” de los amores de juventud de la infanta Elena. 

Aunque se dice que el hijo de la duquesa de Alba era considerado el mejor candidato para la infanta, incluso existen rumores de que Doña Sofía lo prefería a él que al que brevemente fue su yerno, Luis Astolfi. 

La infanta Elena y Jaime Marichalar el día de su boda, el 18 de marzo de 1995. │Foto: Getty Images

Publicidad

LA SUPO CONVENCER

Al poco tiempo de aquel embrollo, llegó Jaime de Marichalar, "quien supo convencerla para que le diera el 'sí, quiero' a fuerza de (caros) detalles y constancia", dijo una amiga de Elena, según informó Vanity Fair.

En 1995 se casó con él a París. Tuvieron dos hijos: Felipe Juan Froilán de Todos los Santos de Marichalar y Borbón, hoy de 22 años de edad, y Victoria Federica de Todos los Santos de Marichalar y Borbón, de 20. 

La infanta Elena y Jaime de Marichalar el 20 de mayo de 2007 en Madrid, España. | Foto: Getty Images

Publicidad

TODO TIENE SU FINAL

Pero 12 años casados, la relación se enfrió y se divorciaron. Según comentarios de fuentes cercanas al palacio, doña Elena fue “implacable” en la negociación del régimen de visitas a los niños con su exesposo.

Tan mal quedó la relación entre este par que cuando su hija Victoria Federica protagonizó su primer acto público en solitario como madrina de la XXIV exhibición de enganches de la Feria de Sevilla, ellos apenas se dirigieron palabra. Y es que incluso llegaron a la gala por separado, demostrando que lo de ellos, al parecer, no tiene reparo.

Publicidad