Viuda de uno de los actores de Televisa fallecidos denuncia que aún no recibió indemnización

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Dos meses después del fallecimiento de Jorge Navarro, su viuda, Gabriela Barajas, denuncia que Televisa todavía no pagó la indemnización prometida a la familia. Desmintió con ello los dichos de Jesús Ochoa, líder de ANDA, quien había afirmado que los familiares de los fallecidos ya habían recibido mucho dinero en concepto de indemnización.

El pasado 16 de enero, Jorge Navarro Sánchez y Luis Gerardo Rivera, trabajadores de Televisa, fallecieron durante la filmación de la serie “Sin miedo a la verdad”. La tragedia que costó la vida de los dos actores fue consecuencia de la caída desde un puente a cinco metros de altura, bajo el cual al parecer no había redes ni otros elementos necesarios para proteger la vida de los intérpretes.

Publicidad

Publicidad

Jesús Ochoa, secretario general de la Asociación Nacional de Actores (ANDA), había afirmado días atrás que, tras gestiones de dicha entidad, los familiares de los difuntos habían ya recibido las indemnizaciones correspondientes, e incluso había aseverado que tales compensaciones habían estado por encima de lo que marca la ley.

Había afirmado que la ANDA había tenido un rol central en la negociación de las compensaciones para los familiares, y había dado por saldado ese aspecto del problema, para concentrarse en la necesidad de proteger a los actores jóvenes para que este tipo de incidentes no vuelva a costar la vida de actores mexicanos.

Publicidad

Sin embargo, en una enojada publicación en Facebook, Gabriela Barajas, viuda de Jorge Navarro y madre de su pequeño hijo, desmintió las afirmaciones del secretario general: 

“¡Pues no Jesús Ochoa! Para su información a dos meses de la muerte de mi marido Jorge Navarro yo todavía sigo en pláticas conciliatorias con Televisa”, escribió, en una publicación en la que comparte también el enlace a la nota de El Universal que cubre las declaraciones de Ochoa.

Denunció de esta manera que la empresa de medios, que no tomó en su momento los recaudos suficientes para preservar la vida de sus actores, tampoco cumplió con las compensaciones que marca la ley ni cubrió aún las necesidades económicas en las que pueden haber quedado las familias de los difuntos. La resolución del escándalo que sigue a la tragedia queda por verse.

Publicidad