Facebook/LLynda Sneddon
Fuente: Facebook/LLynda Sneddon

Coronavirus y cáncer: Niña de cuatro años debe separarse de su papá y se ven por la ventana

Guadalupe Campos
26 mar 2020
07:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La pequeña Mila está en tratamiento por cáncer, y su familia ha debido tomar una difícil decisión para protegerla del coronavirus que azota al mundo: aislarla de parte de su familia.

Publicidad

En Escocia, los Sneddon lidian desde el año pasado con una situación muy dura: la hija más joven de la familia, la pequeña Mila de 4 años, fue diagnosticada con cáncer.

Publicidad

El 19 de noviembre, la pequeña había ido como todos los días a su escuela en Stenhousemuir, y la madre notó algunos síntomas.

“Estaba cansada y un poquito pálida. Creí que podía estar anémica. El médico hizo los chequeos de rutina y quiso ver unos moretones que tenía en la parte baja de las piernas”, contó la madre de la niña a la prensa local.

“Le palpó la panza e identificó rápido que el bazo de Mila estaba dilatado”, narró. A partir de ahí, la normalidad se vio rota y todo se convirtió en la peor pesadilla que una madre puede tener.

Publicidad

La mamá, que no caía en la cuenta aún de la gravedad de la situación, mantuvo la esperanza: “Yo seguía creyendo que probablemente sólo estaba anémica y sólo querían hacer algunos análisis en el hospital”.

Pero cuando se reveló el resultado de los análisis, nada volvió a ser lo mismo: la pequeña Mila padecía de leucemia linfoblástica aguda, un tipo de cáncer muy agresivo que afecta los glóbulos blancos y que requiere tratamiento inmediato.

La niña fue llevada al Queen Elizabeth Hospital de Glasgow, donde analizaron su médula ósea y confirmaron el terrible diagnóstico. La batalla con el cáncer había comenzado.

Publicidad

Mila tardó mucho en volver a su casa: quedó internada para iniciar un plan de quimioterapia intensiva para batallar contra las células cancerígenas. 

Ahora se encuentra en su casa, pero el problema es otro: su hermana de 16 años continúa yendo al colegio, y su padre sale a trabajar, con lo cual se encuentran expuestos en medio de la crisis sanitaria provocada por el coronavirus.

La pequeña Mila, inmunodeprimida durante su tratamiento, no puede correr el riesgo de exponerse al virus, por lo que la familia ha tomado una decisión drástica: su padre y su hermana han debido mudarse temporalmente, mientras su madre permanece a su lado para cuidarla.

Publicidad
Publicidad

En su cuenta personal de Facebook, la madre, que ganó visibilidad en los medios tras la campaña que la familia realizó a fin de año pasado para recaudar fondos para solventar los gastos relacionados con el tratamiento, publicó una desgarradora imagen de la pequeña saludando a su papá a través de la ventana. Buscaba así concientizar sobre la necesidad de tomarse en serio el aislamiento.

“Mi esposo, que trabaja predominantemente solo, entra en contacto con el público y, como muchos otros, tenemos que pagar las cuentas, una situación habitual que preocupa a tantas familias y personas en estos tiempos”, explica Llynda, madre de la niña, en Facebook.

La pequeña besa el vidrio que los mantiene aislados, mientras el padre observa enternecido desde afuera. El mensaje que acompaña llama a todos a tomarse en serio la distancia social y a respetar las medidas sanitarias para cuidar de todos los que, como Mila, corren peligro ante esta situación. Esperamos que esto pase, y ella y su familia pronto puedan reunirse. 

Publicidad