NoticiasNoticias mundiales

12 de julio de 2020

Jennifer Gates, hija de Bill Gates, habla sobre crecer en una de las familias más ricas del mundo

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La hija mayor del millonario es estudiante de medicina y aseguró que está consciente del privilegio con el que nació.

Jennifer Gates recientemente brindó una entrevista a la revista "Sidelines", donde compartió parte de su experiencia al pertenecer a una de las familias más acaudaladas del planeta y aseguró que está usando su privilegio para seguir nutriéndose de conocimientos que le permitan hacer del mundo un lugar mejor.

Publicidad

CONSCIENTE DEL MUNDO

Cuando Jennifer nació, hace 24 años, ya su padre había alcanzado el primer puesto como el hombre más rico del mundo. Estas circunstancias hicieron de la futura médico, una chica consciente de cómo explotar los recursos a su alcance para lograr un mejor entorno colectivo.

"Nací en una situación de enorme privilegio y pienso en cómo usar esas oportunidades y aprender de ellas para encontrar cosas que me apasionen. Espero hacer del mundo un lugar un poco mejor", aclaró la joven que actualmente se prepara en la Escuela Médica Icahn de Mount Sinai.

Publicidad

CON VOCACIÓN DE SERVICIO

A pesar de ser una de las jóvenes más ricas de la sociedad occidental, Jennifer creció escuchando a sus padres discutiendo sobre el hambre y las enfermedades que azotan a las poblaciones de escasos recursos alrededor del planeta. Esta experiencia la ayudó a desarrollar una sensible fibra social que pretende atender con su carrera profesional.

"Ser receptiva a aprender sobre la experiencia de los demás, independientemente de lo que persigan, me ayudará a ser un mejor médico en el futuro y continuar haciendo mi parte en el mundo", compartió Jenn, quien aseguró que siempre ha contado con el apoyo incondicional de sus padres.

Publicidad

Publicidad

EL VALOR DEL TRABAJO

Consciente de que con una vida llena de privilegios es fácil que cualquier joven no encuentre su propósito en la vida, Bill se encargó de inculcarle tanto a Jennifer, como sus otros hijos, Phoebe y Rory, el valor de trabajo.

De acuerdo a declaraciones que brindó a Daily Mail, el fundador de Microsoft pretende brindarles la mejor educación posible y una parte mínima de su herencia, con el objetivo de que se dediquen a ganarse la vida con un oficio que les guste mucho.

Publicidad

APOYO INCONDICIONAL

Esta iniciativa ha sido trascendental para Jenn, pues según comentó a la revista, desde pequeña ha recibido constantes charlas motivacionales que tarde o temprano la han llevado a luchar por sus metas.

"Cuando era más joven, me dijeron que buscara lo que fuera que me interesara, ya fuera matemática o ciencia, o leer o escribir. Siempre sentí que realmente tenía una buena base con ellos creyendo en mí y estando dispuestos a apoyarme en cualquiera de mis actividades", señaló la también jinete.

Publicidad

ESTÁ COMPROMETIDA

Jennifer ha tenido una vida muy ocupada, pues además de sus estudios, también se ha dedicado a la equitación desde los seis años de edad formando parte del equipo patrocinado por su papá.

Por suerte, esta pasión la comparte con su prometido, Nayel Nassar. La joven conoció al jinete egipcio mientras ambos estudiaban en Stanford años atrás. Recientemente, la pareja anunció su compromiso a través de las redes sociales.

Otra jovencita que ha nacido en una cuna de oro es Valentina Paloma Pinault. La hija de Salma Hayek y el magnate Francois-Henri Pinault es una de las niñas más ricas del mundo y aunque hasta ahora, a sus 12 años no ha demostrado interés por hacer del mundo un lugar mejor, lo cierto es que su patrimonio ronda los 12.000.000 de dólares. ¡Increíble!

Publicidad