Getty Images
Fuente: Getty Images

La historia de los espectaculares diamantes de la reina Elizabeth II

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

La monarca británica heredó algunas de las joyas de la corona confeccionadas con fragmentos del diamante más grande jamás descubierto hasta el momento.

Publicidad

La reina Elizabeth II y la Corona británica poseen algunos de los diamantes más grandes y famosos que existen en el mundo.

El Cullinan I, el II y el Koh-i-Noor, forman parte de la amplia colección de impresionantes joyas de la corona y la monarca británica.

La reina Elizabeth II y el príncipe Charles en el Palacio de Westminster. el 21 de junio de 2017 en Londres, Inglaterra. | Foto: Getty Images

Publicidad

EL CULLINAN I

El diamante Cullinan I es el principal de nueve asombrosos fragmentos mayores que fueron cortados por la compañía Asscher de Ámsterdam, de la pieza original de 3.106,75 quilates (621,35 gramos).

La piedra en bruto, que lleva el mismo nombre, pero sin la enumeración, fue la más grande jamás descubierta y fue extraída en 1905 de una mina ubicada en Sudáfrica.

Un minero sosteniendo el diamante Cullinan poco después de su hallazgo el 26 de enero de 1905, en la mina Premier Cullinan, Sudáfrica. | Foto: Getty Images

Publicidad

El nombre le fue colocado en honor Sir Thomas Cullinan, que era el propietario del lugar y visitó la mina ese día en particular, según reseñó el portal web del Museo del Diamante de Ciudad del Cabo.

Las dos piezas más grandes pasaron a ser propiedad de la monarquía británica después de que el Gobierno de la antigua República de Transvaal las compró en 1907 y se lo obsequió al rey Edward VII por su cumpleaños 66.

Fotografía del cetro del Soberano con Cruz, perteneciente a la Corona británica. | Foto: Getty Images

Publicidad

Cullinan I o la Gran Estrella de África es, hasta el momento, el diamante blanco pulido más grande del mundo, con un peso de 530,20 quilates (106,08 gramos), y fue colocado en la parte superior del cetro del Soberano con Cruz.

El cetro es una de las joyas que ha usado Elizabeth II durante su reinado y le fue entregado el día que fue coronada. Originalmente fue forjado para la coronación de Charles II en 1661. En aquel entonces no llevaba el Cullinan. Fue agregado en 1905 tras pasar a manos de la monarquía.

Publicidad

EL CULLINAN II

El segundo diamante principal se llama Cullinan II o la Segunda Estrella de África. Pesa 317,40 quilates (63,48 gramos), y fue incrustado en la parte frontal de la Corona del Estado Imperial. Esta fue la que utilizó la reina Elizabeth II durante su coronación.

La reina Elizabeth II durante su coronación en la Abadía de Westminster, el 02 de junio de 1953 en Londres, Inglaterra. | Foto: Getty Images

Publicidad

En 1953, la actual monarca heredó de su abuela, la reina Mary, otros siete diamantes que formaron parte de la pieza principal excavada en la mina Premier Cullinan, con un peso total de 208,29 quilates (41,66 gramos).

Estos diamantes forman parte de un collar, un anillo y varios broches. Otras piezas menores, así como fragmentos sin pulir, también son propiedad de Elizabeth II.

La Corona del Estado Imperial de la reina Elizabeth II en el Palacio de Westminster, el 27 de mayo de 2015 en Londres, Inglaterra. | Foto: Getty Images

Publicidad

EL KOH-I-NOOR

Desde 1937, el Koh-i-Noor ha estado adornando el centro de la corona que fue especialmente confeccionada para que la reina madre la usara durante la coronación de su esposo, el rey George VI.

El brillante pesa 105 quilates (21 gramos), tiene un corte ovalado y el significado de su nombre es 'montaña de la luz'.

La corona de la reina madre sobre su ataúd en la procesión de su funeral, el 5 de abril de 2002, en Londres, Inglaterra. | Foto: Getty Images

Publicidad

También es conocido como el diamante 'más infame del mundo', pues su historia esconde feroces batallas por su posesión. En 1877, llegó a las manos de la reina Victoria.

Una de las últimas ocasiones en que se pudo observar fue durante el funeral de Elizabeth I en 2002.

La corona de la reina madre sobre su ataúd en la procesión de su funeral, el 5 de abril de 2002, en Londres, Inglaterra. | Foto: Getty Images

La corona en la que está incrustado, fue colocada sobre el féretro de la reina madre mientras se llevaba a cabo la procesión fúnebre. Actualmente permanece bajo custodia en la Torre de Londres.

Publicidad