PopularRealeza

12 de diciembre de 2020

9 de diciembre de 1992: recordando el día en que se anunció la separación del príncipe Charles y Diana

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Hace 28 años, la pareja real decidió separarse y la noticia fue emitida a través de un comunicado redactado por Buckingham, y anunciada por el primer ministro británico.

El 9 de diciembre de 1992, el entonces primer ministro británico John Major, anunció oficialmente ante la Cámara de los Comunes la separación formal del príncipe Charles y la princesa Diana.

El informe se produjo tras varios años de especulaciones de la prensa sensacionalista, que señalaban que el matrimonio tenía serios problemas.

El príncipe Charles y la princesa Diana en Craigowan Lodge, 6 de mayo de 1981 en Balmoral, Escocia. | Foto: Getty Images

Publicidad

El 29 de julio de 1981 se llevó a cabo el matrimonio del príncipe Charles, heredero del trono británico, con Lady Diana Spencer, una joven inglesa que era maestra de escuela.

Contrajeron nupcias en una majestuosa ceremonia en la catedral de St. Paul ante 2.650 invitados. El primogénito de la pareja, el príncipe William, nació en 1982 y el segundo, el príncipe Harry, llegó al mundo en 1984.

La princesa Diana y el príncipe Charles saludando al público el día de su boda, el 29 de julio de 1981. | Foto: Getty Images

Publicidad

EL ANUNCIO DE SEPARACIÓN

Tras más de una década de matrimonio, la pareja real decidió separarse y la noticia fue revelada por el jefe del Gobierno británico.

Hace 28 años, el político leyó un comunicado redactado por el personal de Buckingham que señalaba que, a pesar de la separación, el príncipe de Gales y Lady Di no estaban pensando en divorciarse.

Según reseñó Vanitatis, eso significaba que Charles mantendría su posición y seguiría siendo el sucesor al trono del Reino Unido, y ese paso tampoco habría impedido que la princesa en un futuro se coronara como reina.

Publicidad

El príncipe Charles y la princesa Diana ven los juegos Braemar, en Escocia, 1981. | Foto: Getty Images

El comunicado también señalaba que el hijo mayor de la reina Elizabeth II y la que fue su esposa se estaban separando de manera amistosa, y que ambos continuarían involucrados en la educación de sus hijos, William y Harry.

Publicidad

Para acudir Westminster y leer el comunicado, el primer ministro incluso tuvo que suspender una reunión decisiva con Jacques Delors, presidente de la Comisión Europea en aquel entonces, pues era de extrema importancia notificar a la nación cuanto antes.

El príncipe Charles y la princesa Diana en una gira por Gales, en octubre de 1981. | Foto: Getty Images

Publicidad

YA SE VEÍA VENIR

Como era de esperarse, el anuncio no tomó a nadie por sorpresa, pues desde mucho antes ya eran constantes las especulaciones de que la relación conyugal de Charles y Diana estaba en peligro.

Y, desde que se publicó la biografía de la princesa ‘Diana: su verdadera historia', escrita por Andrew Morton, quedó más claro que ella y el príncipe no eran felices con su matrimonio.

El príncipe Charles y la princesa Diana en una visita a Corea del Sur (su último viaje oficial juntos), el 03 de noviembre de 1992. | Foto: Getty Images

Publicidad

Según indicó Vanitatis, la pareja incluso ya tenía tiempo que no convivía junta. Meses antes de que el primer ministro británico anunciara la separación, Diana y Charles ya habían abandonado Highgrove casi al mismo tiempo.

La princesa se mudó con sus hijos al palacio de Kensginton y Charles a Clarence House, donde también vivía la reina madre. Sin embargo, públicamente las cosas entre ellos parecían continuar igual, hasta el día en que se emitió aquel comunicado.

Incluso, en el cumplimiento de un acto de la agenda oficial del palacio, el príncipe de Gales y su aún esposa habían hecho aparición pública unos días antes.

Publicidad

El primer ministro John Major anuncia la separación del príncipe Charles y la princesa Diana en la Cámara de los Comunes, el 9 de diciembre de 1992. | Foto: Getty Images

Aun así, la noticia de su separación causó revuelo, tanto en el parlamento como en la nación, especialmente porque se ponía en entredicho la fortaleza de la monarquía, además de la impresión que causó por tratarse del heredero del trono y de una princesa casi ejemplar.

A pesar de las creencias de entonces, 28 años después la monarquía británica continúa en pie y, aunque en el comunicado leído por John Major el 9 de diciembre de 1992 se dijo que solo sería una separación, la pareja real terminó divorciándose el 28 de agosto de 1996.

Publicidad