Se embarazó de su marido fallecido hace 10 años gracias a sus embriones congelados

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

A más de una década de la muerte del hombre que fue el amor de su vida, Samille Simões Landim está nuevamente embarazada. Lleva en su vientre un embrión que comenzó a formarse hace casi diez años, hijo de su difunto esposo.

Publicidad

En Volta Redonda, Brasil, un bebé nacerá el mismo día en que su padre cumplirá diez años de muerto. Este inusual bebé está en el vientre de Samille Simões Landim, una empresaria brasileña.

Samille perdió a su marido en 2011, víctima de un tumor cerebral. Para lograr gestar al bebé que concibieron juntos, tuvo que luchar una ardua batalla legal.

Mujer embarazada. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Samille conoce bien las dificultades. Antes de la muerte de su esposo, Cleberton, la pareja estaba intentando concebir a través de la inseminación artificial. Sin embargo, decidieron congelar los embriones tras un intento fallido.

Fortuitamente, Samille quedó embarazada naturalmente mientras la salud de su esposo decaía. Pietro, su único hijo, tiene ahora 9 años. Jamás conoció a su padre. Ansiosa por expandir su familia, la empresaria intentó obtener un permiso para implantar los embriones restantes.

Mujer embarazada mira un sonograma. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Tras dos años, finalmente logró su cometido. Para la empresaria, ha sido una especie de renacer. Le prometió a su marido poco antes de morir que usaría los embriones, y ahora, el parto está programada para la fecha en que falleció su esposo.

Samille espera que esto la ayude a dejar de estar triste en esa fecha. Por su parte, Pietro está muy feliz, a la espera de su hermanito o hermanita. Le habla y canta en el vientre a diario, y pregunta cuánto falta para conocerlo.

Publicidad

De tres embriones que quedaban, uno no se desarrolló. Los otros dos fueron implantados en junio. Samille sufrió un aborto espontáneo poco después, y pensó que había perdido su oportunidad. Sin embargo, un ultrasonido reveló que un embrión aún vivía.

A partir de entonces, decidió someterse a un reposo absoluto. Sale de su casa solo para consultas y ultrasonidos. Por ahora, el bebé crece sano y fuerte, según su madre. Aún no está segura del sexo, pero lo llamará Enrico si es niño, y María si es niña.

Doctora realiza sonograma a paciente embarazada. | Foto: Shutterstock

Publicidad

Hoy en día, Samille y Pietro esperan con emoción la llegada del nuevo integrante de la familia. Si bien ella ha tenido otras relaciones en la última década, lleva tres años soltera. Siempre ha sido honesta sobre su deseo de gestar los embriones de su fallecido esposo.

Esto ha sido motivo de conflicto en sus relaciones, por lo que prefiere mantenerse soltera. Para la mujer, Cleberton fue el amor de su vida, a quien amó desde que era niña. Fue su primer beso y su primera cita, y simplemente, no está lista para dejarlo ir.

Sonograma de un embrión en el vientre. | Foto: Shutterstock

En otro hecho similar, una mujer estadounidense estableció un nuevo récord al traer al mundo a un embrión que pasó 27 años congelado. La bebita nació en perfecta salud.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.