logo
shutterstock.com
Fuente: shutterstock.com

Mujer no deja entrar a su hijo adoptivo en su casa porque él le pidió venderla para ayudar a su mamá biológica

Stef Colina
07 feb 2021
11:00
Compartir
FacebookFacebookTwitterTwitterLinkedInLinkedInEmailEmail

Patricia y su difunto esposo, Richard, se convirtieron en padres adoptivos de un niño de dos años de edad a quien llamaron Claudio. Esto fue hace más de 20 años y fue el mejor momento en la vida de la nueva familia.

Publicidad

Emocionados por este nuevo comienzo, se mudaron a una nueva casa con un espacioso patio trasero. A pesar de que se sentían más felices que nunca por tener a Claudio en sus vidas, siempre fueron abiertos con él sobre sus orígenes.

Mujer sosteniendo a bebé. │Foto: Pixabay

Publicidad

SABÍA QUE ERA ADOPTADO

Cuando el niño tenía cuatro años de edad, su nueva madre se sentó con él y le dijo que fue adoptado. Todo resultó maravilloso durante años, pero las cosas empezaron a ir mal cuando Claudio cumplió 16 años y comenzó a actuar diferente.

El chico comenzó a tratar mal a sus padres, culpándolos constantemente por haberlo separado de su madre biológica. A partir de este momento, el joven se distanció hasta el punto de dejar de llamar a Patricia "mamá", lo cual la destrozó.

Publicidad

DE MAL EN PEOR

Han pasado años desde esto, y las cosas solo han ido cuesta abajo para Patricia y Richard. Claudio incluso cambió su nombre para apropiarse de su identidad, eligiendo el que su madre biológica le dio.

El joven tenía 19 años cuando finalmente cortó el contacto con sus padres adoptivos, después de que abandonó la universidad que estos habían estado pagando, con la intención de regresar a su "verdadera familia".

Publicidad

LES ROMPIÓ EL CORAZÓN

Claudio les dijo a Patricia y a Richard que dejaran de intentar ser parte de su vida, asegurando no tenían nada que ver con él, ya que en realidad no eran sus padres.

Para empeorar todo, Richard falleció recientemente y ni siquiera entonces, Claudio visitó a Patricia para compartir sus condolencias y mostrar respeto al hombre al que llamó padre durante la primera mitad de su vida.

Publicidad

SE ALEJÓ POR COMPLETO

Cuando Patricia tuvo que pasar su primera Navidad sin su esposo, intentó en vano acercarse a Claudio en busca de compañía y apoyo, pero él nunca respondió a sus llamadas y mensajes de texto y se negó a verla.

Según Patricia, Claudio había logrado conocer a algunos de su familia biológica, pero nunca desarrolló una conexión real. No tenía una buena relación con sus tías y tíos porque no se llevaban bien con su madre biológica.

Publicidad

SE QUEDÓ CON SU MADRE

Aunque no fue muy bien recibido por sus familiares, Claudio decidió quedarse junto a su madre biológica, especialmente porque ella tenía problemas de salud.

Sin embargo, hubo un vuelco de circunstancias cuando el joven se presentó en la casa que una vez llamó suya para visitar a Patricia, quien solo entonces se enteró de cómo estaban las cosas con la familia biológica de Claudio.

Publicidad

BUSCANDO AYUDA

No pasó mucho tiempo antes de Patricia entendiera que Claudio solo había regresado para pedirle ayuda con el fin de pagar la cirugía de su madre biológica. De hecho, el joven sugirió que vendiera su casa para darle el dinero.

Según los planes de Claudio, Patricia debería vender la propiedad y mudarse a un apartamento para salvarle la vida a su madre, pero fue más allá de lo que Patricia estaba dispuesta a hacer para recuperarlo.

Publicidad

NO ESTÁ DISPUESTA

Conmocionada, y por difícil que fuera para ella, Patricia le dio al chico una respuesta negativa pues la casa es lo único que le queda, pero él no entendió su postura y respondió con comentarios hirientes.

Tras ese encuentro, Claudio desapareció de la vida de Patricia una vez más, acusándola de intentar sacar a su madre biológica del camino. Sin embargo, la mujer considera que el pedido de su hijo adoptivo estuvo muy fuera de lugar.

Publicidad

SIN APOYO

Lo que es aún peor, Claudio incluso trató de obligar a Patricia a vender la casa robando y escondiendo los documentos de la propiedad. Al enterarse, la viuda lo echó de la casa.

Después del incidente, Patricia no supo de Claudio durante semanas hasta que se enteró de que él habló con la familia de ella sobre lo que pasó para hacerla quedar mal.

Publicidad

NO HAY RESPUESTA SENCILLA

A pesar de que Patricia ofreció su versión de los hechos, su familia insistió en que debería considerar cambiar de opinión y ayudar a Claudio si quiere tener la oportunidad de volver a conectar con él.

Ciertamente, se trata de una situación muy compleja y no hay una respuesta fácil sobre qué sería lo mejor que se puede hacer al respecto. ¿Qué harías si estuvieras en el lugar de Patricia? ¿Hasta dónde puede llegar el amor de una madre cuando su hijo actúa de esta manera?

Si esta historia le pareció entretenida y le proporcionó material para pensar y debatir, haga clic aquí para leer esta otra #historiadeldía sobre un adolescente que se sintió confundido después de que su madre lo regañara por haberse negado a compartir su comida con su tía.

Publicidad