Getty Images
Fuente: Getty Images

El príncipe Philip, esposo de la reina Elizabeth II, fue hospitalizado a sus 99 años: no es COVID

Mayra Pérez
18 feb 2021
15:21
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

El Palacio de Buckingham ha confirmado que el pasado miércoles fue ingresado al hospital el duque de Edimburgo, esposo de la reina Elizabeth II.

Publicidad

Luego de experimentar malestar por varios días, el príncipe Philip fue hospitalizado en el Hospital Rey Eduardo VII de Londres el 17 de febrero. El Palacio de Buckingham emitió un comunicado con la información.

Publicidad

“La admisión del duque es una medida de precaución, por consejo del médico de Su Alteza Real, después de sentirse mal. Se espera que el Duque permanezca en el hospital durante unos días de observación y descanso”, dice parte del comunicado, según recoge El Universal.

El traslado del príncipe hasta el centro médico fue en un vehículo particular, y pudo ingresar caminando por cuenta propia y sin ayuda. De momento se descarta que el cuadro clínico esté relacionado con el covid-19.

Publicidad

Recordemos que tanto la reina Elizabeth II como su cónyuge, el duque de Edimburgo, recibieron la primera dosis de la vacuna contra el coronavirus en el mes de enero, justo el mismo día del cumpleaños de Kate Middleton.

Por esa razón, existe confianza en que el problema de salud no tenga que ver con el covid-19. La vacuna fue aplicada por un médico privado del Castillo de Windsor.

Publicidad

La reina no acompañó al príncipe al hospital en esta oportunidad. Desde que se inició la pandemia, son pocas las oportunidades en que ella ha abandonado el castillo en cumplimiento del aislamiento social recomendado para evitar el contagio.

UNA BUENA SALUD

A sus 99 años, se podría decir que la salud del príncipe Philip es realmente envidiable. Sin embargo, a partir del 2011 ha presentado algunos problemas que han ameritado su ingreso a centros hospitalarios.

Publicidad

Entre los problemas de salud que ha sufrido el duque de Edimburgo a partir de las nueve décadas de vida están el bloqueo de una arteria coronaria, una infección en la vejiga y un problema auditivo que ameritó el uso de audífonos. 

Después de retirarse de todas las funciones públicas en 2017, tuvo un paso por el quirófano para un reemplazo de cadera y fue hospitalizado en diciembre de 2019 por una dolencia preexistente no especificada. Confiamos en su pronta recuperación.

Publicidad