NoticiasPersonas

04 de marzo de 2021

Doctor y enfermeras manejan en la tormenta de nieve para salvar a un bebé prematuro en Texas

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

A esta mujer se le adelantó el parto teniendo tan solo 24 semanas de gestación y cuando los médicos se enteraron acudieron sin pensarlo a su casa a pesar de las condiciones climáticas.

Kimberly Arias es una mujer estadounidense de 21 años de edad que tuvo que dar a luz a su bebé de forma prematura en medio de unas condiciones bastante particulares.

Mujer embarazada. │ Foto: Pixabay

Publicidad

La señora tan solo tenía 24 meses de gestación cuando empezó a experimentar dolores que indicaban que su bebé nacería, lo que representa un riesgo de más del 50% para la vida del neonato.

Además de esto, las contracciones llegaron justo en un momento en que su localidad estaba atravesando por una terrible tormenta de hielo que limitó la energía eléctrica y las vías de tránsito.

Tormenta de nieve. │ Foto: Pixabay

Publicidad

Sin embargo, ante los riesgos del nacimiento, un grupo de sanitarios se unieron para socorrer a Kimberly y salvar al bebé en camino.

Médicos y enfermeras decidieron que lo mejor era montar de forma improvisada una unidad de cuidados intensivos neonatales (UCIN) en un auto, para así poder ir atendiéndola mientras conducían hacia el hospital.

Publicidad

Gracias a la rápida iniciativa de los expertos en salud, Kimberly logró traer con éxito al mundo a Zaylynn y luego ir en helicóptero a un centro que tuviese los cuidados que requiere la pequeña.

La bebé pesó tan solo medio kilo al nacer y tuvo que ser conectada inmediatamente a un ventilador para ayudarla con su respiración.

Publicidad

“El equipo hizo un trabajo increíble fuera de su práctica de rutina para colocar un tubo de respiración, proporcionar glucosa intravenosa y mantener caliente a este bebé”, expresó el John Loyd, jefe de neonatólogo del Ascension Seton Medical Center, en Austin, Texas.

De acuerdo al doctor, ahora Zaylynn tiene grandes posibilidades de crecer como cualquier otro niño, ir a la escuela y tener una vida normal.

Sin embargo, por el momento tiene que permanecer bajo cuidados especiales en un hospital para garantizar su evolución.

Por su parte, Kimberly expresó su agradecimiento ante la rápida reacción y dedicación del grupo de médicos y enfermeras que la auxiliaron.

Otra historia conmovedora es la de una niña de tan solo 2 años de edad que fue aplaudida por todos los trabajadores de un hospital al salir del centro tras superar una parálisis total. Para leer más al respecto, ingrese aquí.

Publicidad