Niños de primer grado venden corazones de papel para ayudar a pagar el trasplante de un compañero

Karina Martín
08 mar 2021
09:20
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Una de las profesoras de la escuela decidió organizar con sus alumnos una actividad para poder recolectar fondos y así ayudar a pagar el trasplante de uno de los estudiantes.

Publicidad

Lamere Johnson es un niño que fue diagnosticado con el síndrome del corazón izquierdo hipoplástico desde muy corta edad.

Con tan solo tres años de edad el pequeño ya se había realizado tres cirugías a corazón abierto. Pero debido al problema que tiene ha seguido desarrollando complicaciones.

Publicidad

Ahora, los médicos han sugerido que se le realice un trasplante para que el pequeño pueda tener una verdadera mejora en cuanto a su calidad de vida, por lo que la familia debe prepararse tanto emocional tanto económicamente para hacerle frente a dicha cirugía.

“Puede ser hoy, el próximo año, la próxima semana o el próximo mes. Yo no paro de llorar, pero Lamere está muy emocionado de obtener un nuevo corazón”, expresó la Contessa Culbreath, madre del pequeño.

Publicidad

Ante esta situación, los alumnos de su clase y Makinzie Corley, una profesora de la escuela, quisieron organizar una actividad con la que pudieran ayudar.

“Como comunidad y como escuela, queremos asegurarnos de que esta familia esté preparada para cuando el médico llame y diga: 'Oye, tenemos un corazón para él'”, comentó la docente.

Publicidad

Ahora tanto ella como el resto de los compañeros de primer grado de Lamere se encargan de cortar entre 200 y 400 corazones de papel cada día para que sean vendidos por toda la escuela y así se pueda recolectar la mayor cantidad de dinero posible.

“Queríamos que nuestros niños se involucraran y, al mismo tiempo, retribuir a Lamere y a su familia, porque son muy valiosos para nosotros”, dijo Makinzie.

Publicidad

Aunque cada corazón solamente es vendido a un dólar, con la iniciativa se ha logrado recaudar aproximadamente dos mil dólares.

Es probablemente el monto siga aumentando, ya que las escuelas secundarias locales se quisieron unir para apoyar a la familia,

Por los momentos Lamere sigue preparándose para el gran momento del trasplante. Aunque continúa acudiendo a la escuela llevando una mochila con una intravenosa que le mantiene abiertas las válvulas del corazón al pequeño.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.