Sobre AM
MediosTV

30 de abril de 2021

Talina Fernández llora al leer una conmovedora carta sobre el día en que Mariana Levy murió

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Han trascurrido 16 años desde la inesperada partida de la talentosa actriz Mariana Levy. Su madre le escribió una carta desde el corazón, que compartió públicamente.

Con una gran emoción y las lágrimas luchando por salir, Talina Fernández recordó a su primogénita Mariana Levy, a 16 años de su muerte.

A lo largo de su escrito, la apodada “Dama del Buen Decir” contó en forma resumida, pero cargada de sentimientos, lo que fue compartir 39 años de su vida al lado de su hija.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

La exitosa periodista y conductora de ‘Sale el Sol’ dijo que le pidieron que le escribiera una carta a su hija, pero frente a la hoja en blanco se preguntaba “¿Cómo se puede entrar en la zona del dolor y poner lo que siente el alma?”.

UNA VIDA ESPECIAL

Mariana murió el 29 de abril de 2005, apenas una semana después de haber celebrado, junto a su amada familia, su cumpleaños número 39. 

Ese día, la joven actriz y cantante mexicana se desplazaba en el vehículo familiar en compañía de su esposo y sus hijos cuando se percató de que estaban a punto de ser víctimas de un atraco. La impresión fue tal que sufrió un infarto del que no logró sobrevivir.

Cargando...

Publicidad

Talina recordó con nostalgia ese último cumpleaños que celebraron juntas; mencionó los hermosos pendientes de rubí que le obsequió y que tanto le gustaron a su hija, a pesar de que era muy sencilla.

Cargando...

Publicidad

“Estás aquí, en los recuerdos, dentro de mí. Estás en tus hijos, en tus hermanos, en cada espacio, cada olor, cada música, me envuelves en una nube de amor”, dijo Talina en su escrito.

Expresó también su orgullo por todo lo que su hija, quien nació en forma muy prematura pesando menos de un kilo, logró en su corta vida. Pudo hacer realidad muchos de sus sueños, como convertirse en una gran artista y ser la madre perfecta de tres maravillosos hijos.

No faltó el humor en su relato, cuando narró los viajes que habían realizado juntas: “En Egipto, te quisieron comprar y no te vendí porque no tenía en donde guardar a los camellos”.

Al final de la carta, expresó su deseo de verse nuevamente y agradeció a Dios por el tiempo compartido al lado de su amada hija.

Cargando...
Cargando...

Publicidad