Elvira Quintana: la tragedia de la primera actriz víctima de una intervención estética

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

La diva de la época dorada del cine mexicano, Elvira Quintana, falleció trágicamente en el pico de su fama, víctima de una cirugía estética fallida.

Las cirugías plásticas son un tema muy delicado. Ya te hemos contado sobre celebridades como Carla Barber y la transformación de su rostro tras múltiples procedimientos, o la reciente cirugía de Mario Vaquerizo.

Pero décadas atrás, el riesgo de estos procedimientos era mucho mayor. Hace más de cinco décadas, una intervención estética terminó la vida de una de las más brillantes figuras de la Era de Oro del cine mexicano.

Elvira Quintana en foto de archivo. | Foto: YouTube/Música Mexicana con Sentimiento

Publicidad

Elvira Quintana fue una actriz española (nacionalizada mexicana) que comenzó su carrera en la nación azteca siendo adolescente. Luego de estudiar con la Asociación Nacional de Actores, obtuvo un papel protagónico en 'El buen ladrón' en 1957.

Su carrera despegó el año siguiente, en 'Bolero inmortal'. La película le permitió exhibir su talento como cantante, el cual la impulsaría a la fama.

Más de un lustro después, en los 60, la silicona inyectable estaba llegando a México. Era la última sensación entre las mujeres de la nación que buscaban mejorar sus medidas.

Para ese entonces, Elvira llevaba ya varios años sometiéndose a diversos tratamientos e intervenciones estéticas. Elvira fue una de las primeras mujeres en recibir inyecciones de silicona líquida directamente en sus muslos y busto.

Publicidad

Terminó siendo un error fatal. Poco tiempo después, Elvira comenzó a experimentar problemas de salud. A los 31 años, tenía síntomas de insuficiencia renal y pancreática.

Elvira Quintana en 'Ojitos verdes' en 1964. | Foto: YouTube/Música Mexicana con Sentimiento

Publicidad

La silicona líquida había viajado por su piel hasta obstruir sus conductos renales. Tuvo que ser dializada, pero eso no impidió que siguiera con las inyecciones.

Nuevamente, experimentó terribles efectos secundarios que la enviaron al hospital. Sin embargo, esta vez los médicos no pudieron hacer nada por ella. Sus riñones habían colapsado.

Falleció en agosto de 1968, a los 32 años de edad. A su muerte, la actriz y cantante dejó una autobiografía inconclusa titulada 'Biografía del dolor y la lágrima'.

Hoy en día, tratamientos como aquellos a los que se sometió Quintana están prohibidos en muchos países alrededor del mundo.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.