Medios

04 de agosto de 2021

“Quiero trabajar para comer y pagar la renta”: Joven discapacitado conmueve con su mensaje

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Un joven venezolano exiliado en Argentina y con un historial de desgracias realmente único acude a las redes sociales para pedir trabajo. Confía en poder vivir y estudiar por sus propios medios.

A los 17 años, la vida de Jesús Ibarra dio un dramático giro del cual aún no se recupera. Lleno de entusiasmo y esperanzas como tantos jóvenes en Venezuela, acudió a una marcha en contra del gobierno de su país.

Lo siguiente que supo es que había muerto dos veces y sufría de graves lesiones discapacitantes. Debió abandonar su patria, terminó en Argentina y ahora necesita un trabajo para vivir. Esta es su historia.

Publicidad

ESPERANZAS TRUNCADAS

En 2017, Jesús fue impactado en su cabeza por una bomba lacrimógena que las fuerzas represivas lanzaron en contra de los manifestantes. Eso provocó su caída en el río Guaire, por donde corren aguas residuales.

Después de múltiples y costosas cirugías y complicaciones infecciosas, Ibarra quedó ciego de un ojo, con pérdida de la funcionalidad de su brazo y pierna derecha. Aunque logra ponerse en pie, se moviliza con una silla de ruedas. 

Publicidad

En aquel momento, recibió ayuda económica que le permitió afrontar los gastos médicos. Eventualmente, debió salir de Venezuela rumbo a Brasil, y finalmente llegó a Argentina, donde se encuentra actualmente.

BUSCO TRABAJO

A pesar de tantas adversidades, a Jesús le sobran las ganas de vivir y de labrarse un futuro digno, donde pueda seguir trabajando en recuperar su salud. 

Publicidad

Tiene el sueño de terminar una carrera universitaria en Ciencias Políticas y trabajar desde donde vive. Eso lo llevó a acudir a las redes sociales, donde compartió un emotivo mensaje en el que pide ayuda.

“Busco trabajo. Sé Programar en Filemaker. Puedo hacerlo desde aquí (…)  Deseo trabajar para comer, pagar la renta y seguir estudiando en la universidad”, fue el mensaje que compartió a través de Twitter.

Con una fotografía sentado en su silla de ruedas y sonriendo para la cámara, Ibarra agradece a sus seguidores que retuiteen su mensaje. A tan solo 24 horas, el tuit había sido visualizado por más de un millón de personas.

Publicidad