La incansable lucha de Emilie, la mujer que peleó 5 años para adoptar a un niño de Uganda

Guadalupe Campos
14 ago 2021
01:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Emilie Larter viajó a los 22 años a Uganda para hacer un voluntariado. Allí encontró mucho más de lo que había ido a buscar: una familia y un amor.

Publicidad

Cuando Emilie viajó a Uganda por primera vez, en 2014, iba en busca de aventuras. Poco después de llegar, conoció al pequeño Adam, y su vida cambió para siempre. Quédate en AmoMama para conocer su asombrosa historia.

Publicidad

Emilie conoció a Adam cuando era un bebé de cinco días. Su madre, le explicaron, había muerto de complicaciones del parto. 

El niño tenía hermanitos, pero todos ellos fueron acogidos por familiares y vecinos de la familia: Adam no. Con nula experiencia en cuidado de infantes, y llamando todo el tiempo a su madre para pedir consejo y guía, Emilie se hizo cargo del bebé a tiempo completo.

"Todo el mundo me decía que no me encariñara, pero terminé extendiendo mi estadía para cuidarlo", refiere.

Publicidad

En abril de 2015, el dinero se le terminó, y tuvo que regresar al Reino Unido. "Fue muy difícil dejar a Adam tras 7 meses y lloré a mares", cuenta.

Tomó entonces una decisión: volvería a buscarlo a como diera lugar. Por meses mantuvo tres trabajos para juntar el dinero suficiente para regresar a Uganda, y se asesoró con un abogado sobre los procesos internacionales de adopción: debía primero conseguir adoptarlo en Uganda, y luego tramitar nuevamente la adopción en el Reino Unido.

Publicidad

De regreso en Uganda, Emilie se reunió con su Adam, que la reconoció inmediatamente pese a los meses pasados. Buscó un trabajo como docente en una escuela local, y se dedicó a tramitar la adopción.

Viviendo allí conoció a Josh, un hombre de 33 años que trabajaba como guardia de seguridad, y floreció el amor. Se mudaron juntos, y se les sumaron tres niños pequeños de la familia de él, George, Tallie y James, que quedaron a su cargo.

En 2019, finalmente Emilie consiguió ser declarada madre adoptiva de Adam. Para fines de 2020, el niño tenía todos sus papeles en orden, incluido el pasaporte. Pero quedaba una cosa pendiente: la adopción en el Reino Unido.

Publicidad

Tuvo que tomar la difícil decisión de volver a su tierra natal: "Aunque estaba entusiasmada, me entristecía tener que dejar a Josh y sus primos. Pero sabía que para tener una vida decente y seguir juntos en el futuro, teníamos que partir".

Publicidad

A comienzos de este año, Emilie y Adam llegaron al Reino Unido, y fueron a vivir con los flamantes abuelos. Jacqueline, madre de Emilie, dice que "no querría que las cosas fueran de ningún otro modo, [Adam] es nuestro nieto y punto".

El niño ha comenzado a ir a la escuela, y está haciendo nuevos amigos. Mientras tanto, su madre se encuentra realizando todas las gestiones para que el Reino Unido también lo reconozca como su hijo, y junta fondos para traer a su novio con ella.

"Supongo que será todo un proceso y no resultará nada fácil, pero daremos lo mejor de nosotros", afirma Emilie.

¿Qué piensas de esta historia? ¿Conoces algún caso similar de alguien que haya tenido que luchar tanto por una adopción? ¡Comparte tus reflexiones e historias en los comentarios!

Publicidad