Sobre AM
NoticiasPersonas

21 de agosto de 2021

Mi padre puso en marcha un plan sucio mientras mi mamá estaba en el hospital - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Mi padre quería vivir con su amante y mintió sobre todo para salirse con la suya. Pero descubrí toda la verdad durante un encuentro casual con alguien que pensé que había muerto.

Cuando tenía ocho años, enviaron a mi madre al hospital. Estaba muy enferma y mi padre me llevaba a visitarla de vez en cuando. Pero un día, llegó a casa con una triste noticia. "Lo siento, José, tu madre se ha ido", dijo.

Lloré desconsoladamente esa noche, pero papá me dijo que teníamos que empacar. "¿A dónde vamos?", pregunté.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

“Ya no podemos quedarnos en esta ciudad con tantos recuerdos de tu madre. Tenemos que movernos y comenzar de nuevo para superar esta pérdida”, respondió. Así que ayudé mientras lloraba por mi madre y me subí al auto unas horas más tarde.

Condujimos durante lo que pareció el tiempo más largo y finalmente llegamos a una casa que no era tan diferente de la nuestra. "Te encantará estar aquí y harás toneladas de nuevos amigos en el vecindario", me dijo.

Pero unos días después de mudarse, una mujer comenzó a aparecer todo el tiempo. “José, ella es Erika, una gran amiga”, nos presentó mi padre.

"Es un placer conocerte, Erika", le dije.

Cargando...

Publicidad

“Ah, sí, claro. Entonces, Oscar, ¿qué vamos a cenar?”, respondió ella, sin apenas prestarme atención y dirigiéndose solo a mi padre. Estaba confundido, pero mi padre sonreía. Quería que él fuera feliz.

Su tristeza se fue muy rápido. Se casaron solo unos meses después de la muerte de mi madre y Erika se mudó con nosotros. Después de la boda, quedó claro que ella me odiaba. Gritaba todo el tiempo y me daba toneladas de quehaceres.

No era un niño rebelde de ninguna manera, pero nada de lo que hacía estaba bien. "¡Dios! ¡Eres tan inútil como tu madre!", exclamó un día.

"¡No hables de mi madre! ¿La conocías?", pregunté enojado.

Cargando...

Publicidad

“¡Por ​​supuesto que la conocía! Su enfermedad estaba hundiendo a tu padre y tuvo que irse”, gritó Erika.

“¡José! ¿Qué estás haciendo molestando a tu nueva madre?", dijo mi papá al entrar de repente. Le susurró a Erika algo que no pude oír y siguió frunciendo el ceño.

“Ella empezó a hablar de mi madre", le respondí.

"No me respondas. ¡Ve a tu habitación y termina tu tarea ahora!", mandó papá.

Cargando...

Publicidad

Pasaron los años y Erika nunca me quiso cerca. Tan pronto como tuve la edad suficiente para cuidarme lo hice. Incluso se fueron de vacaciones sin mí. Pero ya no me importaba. No quería tener nada que ver con esa mujer. Sin embargo, ella cruzó la línea un día.

Cargando...

Publicidad

Llegué a casa de la escuela y la vi en mi habitación. Tenía 17 años y ahorraba para salir de esta casa del infierno. "¿Qué estás haciendo aquí?", le pregunté bastante irritado.

"Estoy limpiando este lío. Además, esta imagen tiene que desaparecer de inmediato. No toleraré la foto de otra mujer en mi casa. Han pasado muchos años. Tienes que seguir adelante”, respondió Erika.

"¡No te atrevas a tocar esa imagen!", la amenacé.

“¡Haré lo que quiera en mi propia casa! Eres un mocoso, como siempre. No puedo esperar a que te vayas", continuó.

"¡Yo tampoco puedo esperar para irme y nunca más tendré que lidiar con una arpía como tú!", le grité, finalmente perdiendo los estribos. Pero mi padre escuchó nuestra pelea y se unió a nosotros.

Cargando...

Publicidad

"¿Qué está pasando aquí?", expresó.

"Como siempre, tu hijo está causando problemas, y ahora me ha insultado", dijo Erika con aire de grandeza. Sabía que papá se pondría de su lado.

“¡José! ¡Cuántas veces tengo que decirte que respetes a tu madre!", gritó Oscar.

“¡Ella no es mi madre! ¡Es una bruja malvada enviada desde el infierno! ¡La odio!", expresó con lágrimas en los ojos.

Vi la expresión de ira en el rostro de mi padre y pensé que podía pegarme. Pero antes de que pudiera hacer algo, me moví rápido.

Cargando...

Publicidad

Agarré el portarretrato de mi madre de las horribles manos de Erika y salí corriendo. Llegué a la parada de autobús y decidí subirme a una unidad.

Sin darme cuenta, llegué a nuestra antigua ciudad natal. Caminé por estas calles que apenas recordaba y me pregunté si podría encontrar nuestra antigua casa.

Cargando...

Publicidad

Por suerte, recordé el barrio y vi nuestro lugar. Pero una nueva familia vivía allí y sus hijos jugaban en el patio. Verlos correr solo me recordó lo horrible que había sido mi infancia, gracias a mi madrastra.

Entonces, entré a la ciudad y deambulé hasta que vi a una mujer sin hogar. Reconocería esos ojos en cualquier lugar. Se parecía a mi madre. "Hola, señora", dije con cautela.

"¿Qué puedo hacer por ti, joven?", ella respondió.

No pude evitar preguntarme si en realidad era mi madre. Era difícil pasar por alto el parecido. Pero ¿cómo podía ser ella mi madre? Mi madre lleva años muerta.

Cargando...

Publicidad

"¿Eres Emma Freites?", me atreví a preguntar. Finalmente me miró y sus ojos se agrandaron.

"¿Me conoces?", ella preguntó. "Soy José", le dije.

“¡José! ¿Eres realmente tú, hijo? ¡Espera, por supuesto, eres tú! ¡Ay Dios mío!", expresó y me abrazó con fuerza. Lloramos un rato abrazándonos.

“Mamá, ¿qué pasó? Mi padre dijo que habías muerto”, le pregunté cuando nos calmamos.

“¡Esa escoria malvada! No puedo creer que haya dicho eso", comentó mamá. “Recordé cuando me visitaste en el hospital. Pero después de un tiempo, dejaste de venir y Oscar no respondió a ninguna de mis llamadas. Pensé que había pasado algo".

Cargando...

Publicidad

"Él nos alejó", le dije.

“Ese hombre horrible. Cuando salí, descubrí que Oscar se había llevado todos nuestros ahorros y había solicitado el divorcio. También hizo arreglos para tener la custodia total. Manejaba todo a través de abogados. No tenía forma de encontrarte”, continuó mamá.

"No puedo creer que haya hecho eso, especialmente conseguir la custodia. Su nueva esposa me odió desde el principio”, agregué.

“Sospecho que tiene algo que ver con el linaje. Oscar estaba obsesionado con pasar su apellido. Pero de todos modos, tuve que vender nuestra vieja casa, que fue lo único que me dejó, para pagar abogados y detectives privados para encontrarte. Aun así ninguno de ellos pudo”, explicó la mamá.

Cargando...

Publicidad

"¡Lo siento mucho, mamá!", le dije llorando.

"No es tu culpa. Eras un niño. No debería haberme rendido, pero me quedé sin dinero. Nadie quiere ayudar a una mujer sin hogar. Pero lo único que importa es que nos encontramos”, señaló.

"No te preocupes. Ya no te quedarás sin hogar", le dije. Había ahorrado durante años para alejarme de mi padre y mi madrastra. No alquilan a jóvenes de 17 años, pero mi madre era una adulta. Conseguimos un lugar juntos y comenzamos nuestras vidas de nuevo.

Cargando...

Publicidad

Conseguí un trabajo después de graduarme y comencé a tomar cursos nocturnos, mientras que mi madre finalmente regresó a su carrera a la que tuvo que renunciar cuando se enfermó.

También cambié mi apellido a Freites, el apellido de soltera de mi madre, para cortar todo lo relacionado con mi padre. Me alejó de mi madre durante muchos años, por lo que ya no tenía derecho a llamarme hijo.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

La verdad saldrá a la luz. Algunas personas malvadas se salen con la suya en sus planes, pero la mayoría de las veces, prevalece el bien.

Cargando...

Publicidad

La sangre no te hace familia. El padre de José estaba obsesionado con el linaje, pero al final, su hijo cambió su apellido porque no era familia para él.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos. Incluso podría servir de ejemplo para alguien que esté pasando por una situación similar.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad