Noticias

27 de agosto de 2021

Amenazan a mujer de 102 años con quitarle la pensión si no prueba su identidad

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

Una agencia gubernamental australiana ha sido criticada severamente por amenazar a una jubilada de 102 años con retirar su pensión.

La anciana originaria de Punchbowl, llamada Anne Hawkins, ha tenido que enfrentarse a una complicada situación. Centrelink le amenazó con retirar sus pagos de asistencia social si no proporcionaba una prueba de identidad.

La agencia le había enviado una carta en julio a su familia donde ordenaba que la anciana debía proporcionar la prueba de identidad en persona. Pero la mujer de 102 años tenía dificultades para hacerlo, pues está postrada en cama. Más detalles abajo.

Foto de una anciana afligida. | Foto: Pexels

Publicidad

EL RECHAZO DE LA AGENCIA

Los hijos de Anne hablaron sobre sus intentos de solucionar la situación, dada la condición de su madre. Además de estar postrada en cama, el único medio de identificación de la anciana es su ciudadanía australiana. Pero la agencia había rechazado esto.

Centrelink insistía en que la familia debía proporcionar otras formas de identificación, como una tarjeta de prueba de edad.

Pero la hija de Anne, Mary Byrnes, había explicado que suministrar la prueba exigida por la agencia era difícil. Esto se debe a que su madre tendría que ser llevada en ambulancia y trasladada dentro de la instalación en una cama de hospital.

Publicidad

El hijo de la mujer, Frank Hawkins, también había intentado explicar la situación a la agencia para pedir clemencia, pero había sido en vano. Según él, Centrelink no había proporcionado ninguna alternativa.

DECEPCIÓN ANTE LO OCURRIDO

Esto obligó a la familia a informarle a Anne sobre lo ocurrido, a pesar de su determinación de protegerla de dicha situación.

Sorprendentemente, la anciana se tomó la información mejor de lo esperado. Incluso bromeó diciendo que quizás tendría que conseguir un trabajo.

Publicidad

Recibir la carta de Centrelink en el momento más álgido del bloqueo en Sydney hizo que la familia se sintiera más frustrada.

Frank expresó su decepción por el intento de la agencia gubernamental de expulsar a su madre durante el confinamiento. También manifestó que la solicitud del ente la pondría en riesgo de contraer la variante Delta del coronavirus.

El diputado local Tony Burke ha estado defendiendo a la familia. Él exigió que la agencia explicara por qué había hecho una demanda tan escandalosa. Desde entonces, el gobierno se ha comprometido a investigar el incidente.

Publicidad

RESPUESTA DEL GOBIERNO

Linda Reynolds, una ministra de Servicios del Gobierno, dijo a NCA Newswire que ofreció sus más sinceras disculpas por los acontecimientos.

También afirmó que estaba investigando los eventos precisos para determinar qué había ocurrido exactamente. Además, aseguró que se estaba analizando cualquier necesidad de cambios en los procedimientos y la comunicación.

Sostuvo que la máxima prioridad del gobierno de Australia era la salud, la seguridad de los clientes y el personal. Además, la agencia se comprometió a cumplir con las órdenes de salud dictadas por las autoridades pertinentes.

Publicidad

Se establecieron arreglos especiales para ayudar a quienes no pueden presentarse en un centro de servicio a demostrar sus identidades.

Esto se hizo para garantizar que los asuntos de la agencia gubernamental transcurrieran sin problemas. También para evitar poner en riesgo la seguridad de sus clientes.

Publicidad

La información contenida en este artículo en AmoMama.es no se desea ni sugiere que sea un sustituto de consejos, diagnósticos o tratamientos médicos profesionales. Todo el contenido, incluyendo texto, e imágenes contenidas en, o disponibles a través de este AmoMama.es es para propósitos de información general exclusivamente. AmoMama.es no asume la responsabilidad de ninguna acción que sea tomada como resultado de leer este artículo. Antes de proceder con cualquier tipo de tratamiento, por favor consulte a su proveedor de salud.