MediosVideos virales

30 de agosto de 2021

Un cachorro muerde a su dueña y su propia madre le da una lección de comportamiento

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

Publicidad

En TikTok, el video de un adorable cachorro que se sale de control y muerde a su dueña se ha hecho viral por la reacción de la madre del animal, que lo disciplinó de inmediato.

La maternidad es algo realmente universal. Criar hijos es una experiencia maravillosa, pero también es sumamente difícil. Y las dificultades parecen trascender a las especies.

Y el video que te traemos el día de hoy es el ejemplo perfecto de ello. Se trata de un adorable cachorro que debe ser disciplinado por su mamá canina. ¡Te derretirá el corazón!

Cachorro con su mamá. | Foto: Shutterstock

Publicidad

El video fue publicado por el usuario de TikTok @NoSoyCarlosPecy, Carlos Galvez. El joven suele publicar videos de sus mascotas, y cuenta con poco más de 25.000 seguidores en la red social.

Sin embargo, ninguno de sus videos ha tenido tanto éxito como el que te traemos hoy. Más de un millón de personas han visto la corta grabación, la cual ha generado más de 2.000 comentarios y 318.000 reacciones.

El video comienza con el potente alarido de una mujer al ser mordida por un diminuto cachorro. "Ay, me dolió, ah, me dolió", gritó la mujer entre sollozos y risas.

Publicidad

"Ella es Luna, una de las perritas más lindas que siempre me defiende de todos. Incluso de su propia cría", dijo Carlos en los comentarios, según recoge La República.

Publicidad

Los gritos de la mujer hicieron que la madre del cachorro viniera al rescate. Al ver la situación, la gentil perrita inmediatamente intervino, y parece llamar la atención de su cría con un suave ladrido.

El pequeño cachorro parece entender la señal de su madre, pues soltó en el acto la pierna de la mujer y se refugió en un mullido cojín. La madre entonces se acercó al cachorro, como si fuese a disciplinarlo.

El cachorro se echa de lado y mira a su madre, quien gruñe suavemente, como si lo estuviese castigando. Entonces, el cachorrito se echó de espaldas, mostrando su vientre a su madre.

Tras gruñir un poco más y olfatear un poco a su cría, la madre parece satisfecha, y se aleja del animal. Entretanto, el adorable chiquillo se quedó echado en el cojín, cual niño castigado. ¡Qué ternura!

Publicidad