Sobre AM
Medios

02 de septiembre de 2021

Mi esposo reescribió su testamento a mis espaldas y no puedo perdonarlo - Historia del día

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Mi esposo me ayudó a criar a mis hijas, aunque no era su padre biológico. Al final, él tomó una gran decisión por su cuenta que cambió mi vida y arruinó todo.

Hace años, conocí a Nicandro durante el momento más difícil de mi vida. Yo era madre soltera y tenía dos hijas que alimentar. Pero nos enamoramos y nos casamos en menos de un año.

También nos mudamos a la casa más hermosa que pudiera imaginar. Nicandro se había divorciado en el pasado y tenía un hijo con el que apenas hablaba, Nicandro Jr.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

Su exesposa hizo todo lo posible para evitar que Nicandro viera al niño. Él odiaba esa actitud y extrañaba a su hijo. Por lo tanto, asumió un papel paternal con mis hijas y se convirtió en el mejor padre que jamás hayan tenido.

Finalmente, ellas dejaron de llamarlo "padrastro". Para las chicas, él era su verdadero padre. Pero eso fue hace más de 20 años. Mis hijas crecieron y ahora tienen sus propias familias.

Afortunadamente, la mayor, Dayana, nos dio dos nietos. Nicandro adoraba a esos niños y los visitaban a menudo. Vinieron a almorzar un domingo y yo quería hablar con Dayana sobre algo serio.

Cargando...

Publicidad

Mi esposo me había dicho algo la noche anterior con lo que sentí que no podía lidiar. Pensé que era injusto, así que quería la opinión honesta de mi hija. Afortunadamente, Nicandro planeaba llevar a los niños al parque.

“Está bien, Alicia. Nos vemos luego”, me dijo, dándome una mirada preocupada porque sabía que había estado pensando en lo de anoche.

Cargando...

Publicidad

"Mamá, ¿qué está pasando?", preguntó Dayana cuando finalmente estuvimos solas.

“Ay, Dayana. No sé qué voy a hacer ahora. No sé si estoy siendo egoísta o qué", comencé.

"Bueno, cuéntame y vemos qué hacemos”, me dijo mi hija.

“Anoche, tu padre me dijo algo que creo no puedo perdonarle. Le heredará esta gran mansión a su hijo, Nicandro,” le expliqué.

"¿Qué? Pensé que no había hablado con él en años", dijo Dayana, confundida.

"¡Exactamente! Desde esa gran pelea en la que Junior lo llamó de todo porque Nicandro no le daba dinero", agregué.

Cargando...

Publicidad

"Pero entonces, ¿le va a dar esta casa? Tú también vives aquí. Ustedes están casados​​”, continuó Dayana.

"Ese es el problema, cariño. Simplemente tomó esa decisión por su cuenta sin decirme nada al respecto. Me mostró el testamento anoche. Ha sido notariado y todo… Y también le dejará todo el dinero de su cuenta bancaria”, le comenté.

Cargando...

Publicidad

“No puedo creer que papá hiciera esto", dijo Dayana. "Quiero decir... realmente no esperaba nada ni para mí ni para mi hermana. Pero nos ignoró por completo... su familia durante 20 años”.

"Así es como me siento. ¡Como si después de todo este tiempo, nunca fuimos su verdadera familia! Su hijo lo ha tratado horriblemente durante tanto tiempo, y sé que su madre es la culpable. Pero aun así... no sé qué hacer", dije mientras me secaba las lágrimas.

“De verdad, estoy en estado de shock. Para mí, ustedes han tenido la relación perfecta durante tanto tiempo. Mi esposo y yo los elogiamos siempre. No puedo creer que papá hiciera esto”, murmuró Dayana. “Déjame llamar a Rosa. Veamos lo que opina".

Cargando...

Publicidad

"¡¿Qué papá hizo qué?!", Rosa gritó a través del altavoz. “No puedo creerlo. No quiero su dinero, pero no puedo creer que él no quiera que mamá esté segura de por vida si pasa algo”.

“Sí, así es como me siento”, le dijo Dayana a su hermana. Mientras tanto, todavía lloraba suavemente.

"Bueno, lo siento. Lo considero mi padre, pero no lo toleraré. Mamá, tienes derechos sobre la casa y el dinero. ¡Tomaremos acciones legales AHORA!," dijo Rosa y colgó.

“Él es mi esposo y sé que quiere cuidar de Nicandro Jr. porque no estuvo allí la mayor parte de su vida", le dije a Dayana, esperando que ella convenciera a su hermana de que no buscara un abogado.

Cargando...

Publicidad

"No mamá. Eso no fue culpa tuya ni de papá. ¿Qué vas a hacer si pasa algo? Te quedarías sin casa y sin un centavo. Rosa tiene razón. No tenemos otra opción a menos que cambie su testamento”, persuadió Dayana.

"Intentaré hablar con él", dije tentativamente. Pero conocía a Nicandro. Sabía que no cambiaría de opinión. Hablé con él esa noche pero no accedió. En ese mismo momento, empaqué mis cosas y me fui a la casa de Rosa.

Cargando...

Publicidad

Terminamos tomando acciones legales, pese a que le dimos muchas oportunidades de cambiar de opinión. Al final, Nicandro decidió vender la casa grande y darme la mitad del pago recibido.

Yo no quería divorciarme de él, pero no había otra opción. Así que también recibí la mitad de nuestros ahorros.

Su decisión arruinó nuestra relación. Mis hijas y yo nunca lo volvimos a ver. Al final, no nos consideró familia en absoluto.

¿Qué podemos aprender de esta historia?

1. Los problemas de dinero pueden arruinarlo todo. Nicandro ignoró parte de su familia en favor de su hijo y, al final, arruinó su matrimonio.

Cargando...

Publicidad

2. Tienes que protegerte. Alicia no quería llevar a su marido a los tribunales, pero sus hijas querían protegerla.

Comparte esta historia con tus amigos. Podría alegrarles el día e inspirarlos.

Esta es una obra de ficción. Nombres, personajes, negocios, eventos e incidentes son productos de la imaginación del autor. Cualquier parecido con personas reales, vivas o fallecidas, o hechos reales es pura coincidencia.

Cargando...
Cargando...

Publicidad