"El Rubio", principal sospechoso del caso de Yéremi, habla: "Me cogen como cabeza de turco"

Mayra
11 sept 2021
06:00
Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail

El principal sospechoso en el caso del niño desaparecido hace 14 años proclama su inocencia. Además sostiene que estuvo en prisión siendo inocente del cargo.

Publicidad

Antonio Ojeda, conocido también como “El Rubio”, conversó con un grupo de reporteros tras conocerse que el caso de la desaparición de Yéremi Vargas se había reabierto.

El hombre de 61 años, quien se encuentra en libertad luego de haber cumplido 5 años en prisión por abuso a un menor, dice ser inocente de ambos casos.

Publicidad

“Nunca he tenido nada que esconder. Me cogieron como cabeza de turco y me 'jincaron' el marrón. No hice nada y había testigos. Solo les dije lo que había visto”, dice Ojeda respecto al caso por el que estuvo en prisión, según recoge Canarias 7.

PRINCIPAL SOSPECHOSO

En el escrito introducido por el abogado que representa a la familia de Yéremi, se pide investigar las supuestas declaraciones que habría hecho “El Rubio” a otro reo. 

En ellas, Ojeda habría contado detalles que solo conocía la familia, como que la piel del niño había adquirido una tonalidad azulada al ser sedado. También habría dicho que todo se había descontrolado y que el pequeño había muerto.

Publicidad

Años atrás, “El Rubio” había sido investigado y descartado por estas presuntas declaraciones, y el juez que llevaba el caso lo cerró. Según se explicó, no había indicios suficientes para sostener la acusación en contra de Ojeda. 

Publicidad

Ahora, el sexagenario vuelve a estar en la mira. La familia de Vargas ha logrado que el caso sea abierto nuevamente y como antes, él vuelve a ser el principal sospechoso. 

“No es que esté lleno de violencia, estoy lleno de impotencia. No he hecho nada. No tuve nada que ver con la desaparición del niño”, expresó Ojeda.

Antonio dice estar de acuerdo con que se siga investigando el caso, pero para buscar al verdadero culpable. También expresa su solidaridad por la madre del niño. Agrega que los presos que declararon lo hicieron buscando beneficios, y que deberían sufrir las consecuencias de lo que dijeron.

Publicidad