Sobre AM
NoticiasNoticias mundiales

15 de septiembre de 2021

"Estoy solo, no he comido en días. Ayúdenme": la llamada desesperada de un anciano a la policía

Compartir
FacebookTwitterLinkedInEmail
Cargando...

Publicidad

Él probablemente entregó todo a lo largo de su existencia. Ahora la soledad es su compañía, además de un refrigerador vacío.

Alfredo Landa se comunicó con la policía. Fue una llamada de auxilio. El anciano de 86 años estaba desesperado. No tenía comida, estaba solo y por eso pidió ayuda.

El habitante de Livorno en Italia no tiene a nadie que lo atienda. No cuenta con ningún familiar que le tienda una mano y auxilie. Está en completo abandono.

ARRIBARON A SU DOMICILIO

Cuando los funcionarios policiales arribaron a su domicilio se encontraron con una desoladora escena. El anciano está discapacitado. No puede caminar.

Cargando...
Cargando...

Publicidad

“Estoy solo, no he comido en días, no puedo ponerme de pie. Por favor ayúdenme”, fueron las palabras del hombre de la tercera edad al llamar a emergencia.

Dos agentes de la Dirección General de Prevención y Rescate Público verificaron que dentro de la nevera del anciano no había ningún alimento que calmara su hambre. Los efectivos consideraron injusto que el señor Alfredo viviera solo.

Por fortuna, el lema de la Policía de Livorno es “estar siempre”. Y así fue. Los funcionarios atendieron al adulto mayor y hasta le cocinaron un plato de pastas.

Cargando...

Publicidad

En una publicación compartida en el perfil de Facebook de la institución, se puede observar la ayuda y compañía que le brindaron al octogenario.

Con la intención de que el señor Landa pueda vivir en paz, fue activada la red de apoyo. Ahora contará con mucho más que comida y no tendrá que pedir auxilio.

El post se hizo viral. Cuenta con más de 10 mil reacciones, ha sido compartido centenas de veces y suma al menos 830 comentarios.

De acuerdo a información compartida en los medios, el anciano es viudo, está jubilado y se encuentra en total abandono. Cuando la policía llegó, llamaron al servicio médico para que lo chequearan y le compraron víveres para cocinarle.

Cargando...

Publicidad

Incluso le hicieron compañía hasta que Don Alfredo Landa terminó de almorzar. Desde que se compartió en Internet su historia, muchas personas han querido ayudarlo. La solidaridad de la gente permitirá que el anciano no vuelva a pasar por ninguna necesidad.

¿Te gustó esta historia? Compártela con tus amigos e invítalos a suscribirse a AmoMama para que disfruten de mucha más información de su interés. 

Cargando...
Cargando...

Publicidad